Los cubanos y la inconformidad innata de los seres humanos

Carlos Fraguela

Foto: Elio Delgado Valdés
Foto: Elio Delgado Valdés

HAVANA TIMES — Tengo un vecino que viajó a Italia, invitado por su hija que allí vive y que dejó Cuba hace más de 15 años, cuando se casó con un extranjero. El único hijo varón de mi vecino también vive allá, la visita supuestamente era por tres meses, pero resulta que a la semana de estar allá empezó a sufrir de una obsesión de regresar que lo hizo adelantar su regreso a 15 días de haber salido de Cuba.

Antes de viajar lloraba a diario la pena de no poder reunirse con sus hijos, pero en su primera semana italiana descubrió que no bastaba el estar con sus hijos, también necesitaba la promiscuidad cubana, el pasillo bullicioso, la esposa que quedó atrás, los dimequetedires de los vecinos. Por allá la gente de un edificio no se conoce apenas, no intercambian como aquí.

Cuando despertaba en la mañana sus hijos ya estaban trabajando, los nietos en la escuela y lo peor: al regresar del trabajo cada uno iba directo a su computadora o a labores en la casa que no dejaban un momento para atender al padre de familia. Viviendo con cinco personas se sentía solo. Comenzó el estrés y las llamadas a Cuba para decirle a su mujer que no aguantaba más, que quería regresar.

La hija indignada después de gastar un dineral para darle turismo a papá decidió gestionar el regreso. Ni siquiera las buenas bebidas alcohólicas allá abundantes pudieron corromper a este fanático de lo etílico. Dice que allá no vuelve ni amarrado.

Yo, sin embargo sigo pensando que me habría gustado una oportunidad como la que él tuvo. Es un privilegio viajar a Europa sin tener que pagar un centavo, y tres meses me parece poco para conocer tanto museo y lugar interesante del viejo continente, otras culturas. Pero en las condiciones actuales ni siquiera se me ocurre, por lo difícil que me resultaría ganar el dinero que cuesta un pasaje a Italia.

Ahora mismo en Cuba ofertan unos viajes turísticos de una semana a Italia por nada más y nada menos que 3 mil CUC, si eso es una oferta yo soy muy estúpido. Los trámites del viajero los hace la agencia de viajes en una semana. Sin embargo tengo un amigo que lleva meses arreglando papeles para viajar a Europa a casarse con su novia italiana.

Carlos Fraguela

Carlos Fraguela: Soy amante de la libertad, de la naturaleza, las artes decorativas, la música, la tecnología y los seres humanos. Repudio la estupidez humana, aunque comprendo que existe como parte de un todo imperfecto. Rechazo a los abusadores y a los parásitos. Me gusta bucear y compartir con mis amigos. Trabajo en restauración y solo me he aburrido cuando he estado ingresado en un hospital. El sexo y la amistad son mis únicos Dioses.


13 thoughts on “Los cubanos y la inconformidad innata de los seres humanos

  • el 21 septiembre, 2014 a las 10:22 am
    Permalink

    Es cierto,una buena parte de las personas mayores prefieren vivir donde lo han hecho toda la vida que enfrentar una nueva realidad aunque esta sea mucho mejor ,el ser humano a medida que envejece se hace mas renuente a los cambios.Mi hijo quiere regalarme una nueva computadora con el window 9 que saldra el dia 30 y me niego,quiero seguir usando mi XP.Conozco varias peronas mayores que han regresado a Cuba a pesar de tener casi toda su familia aqui y tener cubiertas sus necesidades y eso nada tiene que ver con la politica,es la naturaleza humana que vamos comprendiendo mejor los mas viejos..Yo llevo tanto tiempo en USA,que cuando visito mi Cuba cada temporada,quiero regresar a la semana..ya el barrio cambio,mis amigos murieron o emigraron y lo unico que no cambia es lo peor,el gobierno,la falta de higiene,la mala educacion,las carreteras y edificios en ruina y la promiscuidad,la que no critico porque cada uno se divierte con lo que tiene o con lo que puede.

  • el 18 septiembre, 2014 a las 10:05 pm
    Permalink

    Nada amigo la cabra tira pal monte…. ese no sabe lo que es un museo, una obra de teatro, sentarce en una terracita a tomar un cafe o una copa de vino sin emborracharce tranquilamente a observar el panorama….. nada señor este padre de familia que no debe ser tan “nuevo””” ya es el reflejo de la primera generacion del “hombre nuevo””” …. el chismoso,metido en casa del otro, el vago, jugando domino sin camisa en la esquina, el borracho que no ve mas alla de sus narices, el que necesita la bulla y la musica, el que tira la basura por la ventana…. conosco gente que viven en MIami y no saben que existe el distrito ardeco, ni la Lincon, nunca han ido a los cayos, no saben que existe la Ispanola Way, ni que Miamia es uno de los centros de arte contemporaneos puntera del mundo… eso si saben donde venden puerco por la izquierda en Homster (o como se escriba) y el precio exacto de los pasajes para Cuba ….. la cabra tira pal monte… y parodeando el refran “el que nace pa clavo del cielo le cae el martillo””” ojala yo tambien tuviera unas vacaciones pagas en europa, las mia me las pago de mi bolsillo con sacrificio pero las aprovecho al maximo. Y me encanta no conocer al vecino de al lado

  • el 18 septiembre, 2014 a las 7:15 am
    Permalink

    El pobre hombre padece del mal que pronosticó nuestro Martí: “ser culto es el único modo de ser libre” y lamentablemente, él no se ha esforzado por cultivarse, de modo que la celda de prisión personal que ha construido o ayudado a construir, como falta de liberad, cada vez se estrecha más. Su vida interior es demasiado pobre como para que sea feliz aquí o en cualquier lugar del planeta y se sentirá incomprendido de por vida y por todos…

  • el 18 septiembre, 2014 a las 12:42 am
    Permalink

    Eso no se llama inconformidad. Se llama ignorancia y total ausencia de una fuerte personalidad. Quien nace para mierda… del “cielo” -comunista- le cae el tibor.

  • el 17 septiembre, 2014 a las 8:40 pm
    Permalink

    Esto es bastante universal para la gente de la tercera edad. No sólo con el caso cubano, que ya sabemos cuán particular es. Mi cuñado, que es ciudadano canadiense y vive hace una bola de años en Toronto, se llevó a sus padres a Canadá por una temporada. Allá los viejos vivían en una casa regia y con todas las comodidades del capitalismo desarrollado, pero sencillamente no se adaptaban – por el idioma, las costumbres, las comidas, la falta de ese vecino que uno extraña tanto, por su ambiente hogareño – y estaban loco por volver a su apartamentico en Pekín. Señores, el ser humano es súpercomplicado. ¡Probemos a entenderlo y desechemos los estereotipos!

  • el 17 septiembre, 2014 a las 5:57 pm
    Permalink

    ….a mi me sorprende que los comentarios mas fundamentalistas ,intolerantes e irrespetuosos que se escriben aqui provienen de los que mas se pregonan como “patriotas librepensadores democratas”….el autor cuenta la experiencia de su vecino,que no es unica,y enseguida le caen arriba los inquisidores de la libertad….muchas historias parecidas hemos oido….los hijos invitan a sus mayores pero no tienen tiempo de atenderlos,ya sea por trabajo o por sus actividades sociales,los nietos ni lo conocen y posiblemente ni español hablen …television no puede ver porque no la entiende,salir a la calle solo es dificil cuando se es una persona mayor y el idioma es otro….muy poco habran hecho la hija y los nietos por hacer su estancia agradable y muy poco interes y cariño le habran demostrado….hay descerebrados que piensan que el señor ya tenia que estar eternamente agradecido y contento porque le hayan pagado el viaje y lo hayan dejado solo ,aunque la familia estuviera en casa,con un pan con mantequilla,queso y salami….pobre gente biliosa y despechada que creen que la felicidad es el mall,el internet y lamer las chancletas de los kennedy….

  • el 17 septiembre, 2014 a las 5:33 pm
    Permalink

    Parece solo un caso particular del que no vale la pena generalizar para todos los cubanos, después nos hechan en el mismo saco a todos Carlos, un abrazo.

  • el 17 septiembre, 2014 a las 5:32 pm
    Permalink

    Gary por favor, cual desilucion?. El de no tener que espantar las moscas de arriba del plato de comida?. Yo he sido testigo de un montón de gente que han venido de visita, y se han quedado solas en la casa, y se sienten felices mirando la tv, que hasta se envician con las novelas, sin calor, comiendo a cada rato una chucheria que hacia siglos que no comían, haciendo la comida para cuando lleguen del trabajo, que se van caminando a la bodega solo por deleitarse de lo que ven, la mama de mi amiga la cogió con la lavadora, no podía ver un pullover regado porque lo ponía a lavar, le formamos tremendo bonche. Al papa de otra la cogió con ir todos los días a jugar la lotería, el le decía la bolita. Y los fines de semana eran para pasear. Este señor lo que es un imperfecto, malagradecido y desconsiderado y arriba de eso un incivilizado. Pero bueno de esos esta llena Cuba teniendo la referencia de que la mayoría apoya esa inmundicia.

  • el 17 septiembre, 2014 a las 1:32 pm
    Permalink

    Así mismo es. Lamentablemente ese señor, después de de tantas décadas (sobre)viviendo en la miseria, la cochambre y la promiscuidad ya se degradó a niveles simiescos, sin deseo ni capacidad para apreciar nada en la vida que no sea revolcarse en el sórdido fanguizal de su día a día cual puerco en su cochiquera.

    ¡Gracias Fidel!

  • el 17 septiembre, 2014 a las 1:13 pm
    Permalink

    La primera visita de casi todos cubanos es una desillusion. Sus sentimientos son correctos, pero el no entiende quien mantiene Cuba, estos mismos personas extranjeros y sus parejas q mandan tanto cada vez a cuba pero ellos pueden hablar el dia entero con los vecinos. Y todavia falta mucho el respeto. Pero verdad quedarse tres meses en la primera visita aburrida en la casa no es facil. Conozco muy bien estos problemas, mi ex gasto una fortuna en llamadas nos fajamos y ella volvió a cuba y caso y jodi su vida, y ahora con poco mas conocimiento en la cabeza cambio su opinion. No es facil con tanta illusion en la cabeza como la vida es fuera. la vida fuera es duro mental y laboral y si no te acomstumbres mejor vives de arroz con frijoles pq por mas q el estado dar no alcanza.

  • el 17 septiembre, 2014 a las 12:05 pm
    Permalink

    Ya este disco esta rayado.
    Este señor, estaba en todo su derecho a sentirse así, señores metanse en la cabeza de que es así. Tal y como a casi ninguno de nosotros nos es consevible oir lo que dicen algunos por aqui, que para ellos les es inconsevible vivir fuera de su habitad.

    Ya se sabe que hay gente rayando al piso, que si no es con las narices en la tierra no se sienten bien. A los puercos no se les puede tirar margaritas. Dice el dicho. Y la cabra tira pal monte. Asi de simple.

    Para nosotros es de suponer que alguien que tenga 55años comiendo salcocho en Cuba, se sintiera bien disfrutando por unos meses de un buen pan con mantequilla, queso o salami y de salir a caminar por calles civilizadas, disfrutando viendo los negocios y museos, tirando fotos. Pero bueno ya sabemos que la cabra tira pal’monte.

  • el 17 septiembre, 2014 a las 8:51 am
    Permalink

    Hay de todo en este mundo, pero a esta historia le falta algo. Querer regresar a la semana despues de 15 años sin ver a. sus hijos y la oprtunidad de conocer a sus nietos. Esta fuerte el tema.

  • el 17 septiembre, 2014 a las 8:37 am
    Permalink

    Carlos, al parecer tu vecino es un poco estrecho de mente, o simplemente su vida se reduce a un vaso de ron, el chanchullo con los vecinos y el lleva y trae del barrio. Fuera de Cuba es normal que la gente trabaje durísimo (eso fue lo que posibilitó a la hija de tu amigo el poder costearle el viajecito); si él fuera un tipo inteligente, lejos de estar lloriqueando hubiera aprovechado el tiempo para salir a dar vueltas, visitar lugares interesantes y bonitos (como hace cualquier turista en cualquier lugar de este mundo), conocer coo se desarrolla la vida allí (te digo por experiencia que, con solo salir a caminar por una ciudad ya se tiene una idea aproximada de como vive la gente). Lo de la oferta turística esa de los 3 mil CUC es una broma de mal gusto, inalcanzable para la gran mayoría de los cubanos, en mi opnión es para dar una imagen de apertura y libertad de movimiento. Tu amigo no puede “cuadrar” todo y cuando vaya al viaje turístico aprovechar y casarse? Tal vez le salga más caro, pero puede resolver su problema. Saludos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *