Asesinos de árboles en La Habana

Carlos Fraguela

img_0890HAVANA TIMES — Llevo mucho tiempo sin escribir, he aprendido que es mejor no hacerlo si las palabras no servirán para algo útil, cada día quiero hablar menos. Hoy llegué a mi casa tarde en la noche, y al pasar por la calle donde vivo recibí un golpe bajo al percibir que habían cortado dos árboles hermosísimos que estaban junto a la acera, media cuadra calle arriba.

Creo que eran los más bellos de la zona, debe ser por eso que los cortaron; se encontraban separados los troncos a tres metros de distancia, sé que las raíces estaban entrelazadas hace mucho. Eran una majagua y un roble blanco. Los que me conocen saben cuánto me duele.

Cada día al volver del trabajo paso bajo esa sombra doble, aquí ya no hay inviernos y las flores de la majagua me ayudan siempre con los catarros. Las flores del roble blanco son maravillosas. No se por qué dicen que los cubanos son cultos. A nadie aquí le importa que maten los seres alrededor.

img_0891La estupidez no tiene límite, crece cada día. En el noticiero de televisión siguen hablando la misma basura. La gente le tiene miedo al ciclón que viene y no le teme a la mierda que tiene en su cabeza. También asesinan gatos sistemáticamente.

Imagino que supuestamente alguien vino a podar, pero algún vecino pidió que cortaran los arboles porque eran un peligro para la subsistencia de los seres humanos que viven alrededor. En esa cuadra solo quedan dos árboles jóvenes de varía y un álamo viejísimo que no han cortado no sé ni cómo, lo mantienen solo en el tronco.

Los anormales que trabajan en las podas casi siempre matan en vez de podar. Espero que puedan dormir bien el resto de sus vidas, ya me despido, porque creo que voy a morir por el veneno que ahora he derramado. No se puede tener paz aquí.

 

Carlos Fraguela

Carlos Fraguela: Soy amante de la libertad, de la naturaleza, las artes decorativas, la música, la tecnología y los seres humanos. Repudio la estupidez humana, aunque comprendo que existe como parte de un todo imperfecto. Rechazo a los abusadores y a los parásitos. Me gusta bucear y compartir con mis amigos. Trabajo en restauración y solo me he aburrido cuando he estado ingresado en un hospital. El sexo y la amistad son mis únicos Dioses.


12 thoughts on “Asesinos de árboles en La Habana

  • el 9 octubre, 2016 a las 6:25 am
    Permalink

    La escusa, generalmente es que , hay cosas mas importantes, asi logran que todo sea superflujo

  • el 8 octubre, 2016 a las 8:39 pm
    Permalink

    Daban ganas de llorar una foto que vi de Mayia, me acuerdo que habían árboles a ambos lados de la calle, es triste ahora verlo como un desierto. Cuál fue la necesidad de que hayan despojado toda esa avenida de los árboles que tenía?, será como dice Fragela, parece que porque lucia lindo. Ya se sabe que esta gente por donde pasan, arrasan.

  • el 8 octubre, 2016 a las 7:06 pm
    Permalink

    Irina , no soy una persona que tome con exageracion el tema de los arboles , lo cual considero un defecto y para nada una virtud; lo cierto es que casi toda mi vida la vivi en Santos Suarez e increiblemente no pudiera mirar mi vida hacia atras sin pensar en las almendras que tumbe para comerme las semillas , de los mangos que robe, de los mar pacificos para hacer la nariz de pinocho o las vainas de flamboyan para usarlas de espadas, de los alamos para darle de comer a los conejos, de esconderme en el algarrobo , pasear por el tunel de flamboyan de la calle Santa Catalina. Increiblemente, un arbol es algo que deja una fuerte huella en la memoria, cuando es tumbado el vacio que deja es evidente en el espacio fisico y en tu memoria, practicamente puedo acordarme de cada arbol tumbado en mi barrio solamente con hojear mi memoria. Son cosas que pasan que no nos parecen importantes ; pero por alguna razon son referencias en nuestras vivencias.

  • el 8 octubre, 2016 a las 5:20 pm
    Permalink

    Fraguela: La tarde en que nos encontramos por la calle Neptuno, te reclamé tu omisión de HavanaTimes, y ahora al ver tu escrito me alegra, pero a la vez me entristece, pues en mi barrio, también unos estúpidos talaron un bello árbol que sus ramas casi trepaban por mi balcón, donde siempre había pájaros cantando durante el día. De ese brutal incidente también escribí, fue uno de mis primeros trabajos. Cuando veo árboles podados, o lo que queda de ellos, me siento mal, hay gente que usa los restos para hacer bancos, eso no es tan malo, lo peor es cortarlos por motivos que no tienen un fundamento real, cuando en realidad los árboles significan vida, oxígeno que necesitan los seres vivientes, además de la belleza extraordinaria que tienen para la vista, y para los otros sentidos. Debían meter tras las rejas lo que nos privan de los árboles. La imbecilidad de algunos, que abusan del poder, va a destruir y acabar con el planeta. Sigue con la escritura. Saludos colega.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *