Lo peor que he visto en mi vida

By Ben Anson

HAVANA TIMES – Damas y caballeros, Honduras se encuentra en un estado tal, que por primera vez estoy bastante preocupado por mi situación aquí. Por causa de la COVID 19 la nación ha entrado en un limbo terrible e indefinido.

Todo está parado.

El Partido Nacionalista del presidente Juan Orlando Hernández, de manera desvergonzada y sin ningún obstáculo, robó de una sola vez los millones de dólares en ayuda enviados por aliados extranjeros. Es realmente bastante increíble. No se ha gastado ni un solo centavo en algo necesario y ya no podría ser más obvio.

No se construyeron nuevas instalaciones médicas. Bueno, a menos que contemos las carpas…

Sí, se han erigido tiendas de campaña aquí y allá con casos de ancianos enfermos con coronavirus, quienes son fotografiados debajo de los árboles con mantas arrojadas sobre ellos, muriendo a la intemperie. Los hospitales de San Pedro Sula y Tegucigalpa (las dos ciudades más grandes de Honduras) se llenaron tanto, hace meses, que ni siquiera se permite la entrada de nuevos pacientes.

Hemos visto agua de lluvia cayendo desde los techos en el hospital de Tegucigalpa, la capital.

También hemos visto lonas impermeables colgadas al azar alrededor de los enfermos mientras estos yacen en agonía sobre todo tipo de camas, mesas, tableros, etc, con todo tipo de ventiladores mal conectados a sus cuerpos.

Hemos visto, en la localidad, un puente de última generación construido encima de un río … salido de la nada.

¿Por qué?

¿Por qué un puente y no un hospital?

¿Por qué las carpas, en lugar de las instalaciones adecuadas?

Un total de 4.589 millones de lempiras (183 millones de dólares) fue el presupuesto que el Gobierno hondureño tuvo para combatir la pandemia.

Invest-H es una “unidad de gestión” (planificación, administración e implementación) de proyectos y programas estratégicos para el desarrollo de la nación, supervisados ​​por el Gobierno.

Marco Bogran, exdirector de Invest-H, fue quien compró “hospitales móviles” (carpas, básicamente) por mil millones de lempiras (40 millones de dólares estadounidenses) de lo que se ha denominado como una “empresa fantasma”.

Eso ocurrió en marzo. De hecho, también fue en marzo cuando casi todos en Honduras fueron despedidos del trabajo, incluido yo mismo. ¡La gran mayoría (nuevamente, incluyéndome a mí) literalmente no ha trabajado ni recibido ningún ingreso de sus trabajos en más de cuatro meses! No es nada menos que un milagro y un completo y absoluto misterio que la gente todavía esté viva. Muchos han sido expulsados ​​del alojamiento de alquiler, incluido yo.

No hay dinero ni trabajo.

Volviendo a esas carpas, supuestamente llegaron al puerto de Puerto Cortés. Curiosamente, ni una sola grupo de reporteros puede acercarse a la embarcación que contiene esos “hospitales móviles” fantasmas. Solo han llegado dos de los siete hospitales ordenados y no se sabe si están “completos”, ni cuándo llegarán los cinco restantes. Con el sistema nacional de Salud colapsado y en ruina, esos hospitales móviles, a pesar de ser completamente inaceptables, tienen una necesidad tremenda y extrema.

Curiosamente, Marco Bogran fue despedido de su cargo desde la compra.

El nuevo hospital en El Salvador

Mientras tanto, en El Salvador, el popular presidente Nayib Bukele gastó el presupuesto de su país en un hospital moderno de última generación, dedicado exclusivamente para pacientes con COVID 19, con una capacidad para más de dos mil camas.

Sin embargo, al otro lado de la frontera, en Honduras, nadie ha trabajado en más de cuatro meses, muchas personas están debajo de los árboles en los colchones, no se menciona la reapertura de las fronteras ni el regreso a la normalidad, mientras que aparentemente hay carpas en algún barco, pero no se permite a nadie acercar a ellos.

El otro día, le pregunté a mi antiguo jefe de una academia de idiomas europea (finalmente lo despidieron ir hace unas semanas) cómo le estaba yendo, a lo que respondió: crudamente: “Estoy tan jodido como lo está todo el mundo.”

Luego se despidió con: “Aquí es sálvese quien pueda”.

Y ciertamente es así.

Nadie está contratando, no hay trabajo, todo permanece cerrado, y por tiempo indefinido. Las personas tienen miedo de acercarse a un hospital, debido a la terrible situación que enfrenta el personal médico. Las fronteras permanecen cerradas. Me puse en contacto con la embajada británica, solicitando información. Recibí la siguiente respuesta totalmente inútil.

Estimado, señor Anson

 Gracias por su correo electrónico. Lamentamos saber de su situación. Lo agregaremos a nuestra base de datos de ciudadanos británicos que desean abandonar Honduras. No tenemos información sobre cuándo se volverá a abrir la frontera, sin embargo, podemos sugerirle que se suscriba a las actualizaciones de consejos de viaje, ya que publicamos allí toda la información relevante sobre las circunstancias actuales en Honduras. Puede encontrar los consejos de viaje en el siguiente enlace: https://www.gov.uk/foreign-travel-advice/honduras

Entendemos que United Airlines tiene vuelos a los EE.UU. de manera regular, por lo que le sugerimos que también supervise su sitio web.

 Saludos cordiales,

 Equipo consular

¿Vuelos a los Estados Unidos? ¿Qué haría yo allí? No soy ciudadano de ese país, no me darían entrada. De todas formas, eso era lo que se podía esperar del Gobierno británico, todos son unos imbéciles.

 Como se dice en este momento en Honduras, claramente es cada hombre por sí mismo…

Ben Anson

"En el momento en que salgo (de un avión), noto que todo en mi cuerpo y en mi mente se reajusta para mí". Así lo comentó Gabriel García Márquez, cuando hablaba de su relación con el Caribe. Él sintió la conexión física y mental más fuerte posible con esta parte del mundo, y consideró que era "sepulcral" e inmensamente "peligroso" para él abandonar esa zona. Solo aquí "Gabo" se sintió "bien" con él mismo. Honduras hace eso conmigo -precisamente lo mismo que el Caribe hizo por Márquez. Una nación resplandeciente, pero problemática, de la que decididamente no he podido separarme desde 2014. Por lo tanto, trato de capturar su esencia a través de la palabra escrita.

Ben Anson has 20 posts and counting. See all posts by Ben Anson

7 thoughts on “Lo peor que he visto en mi vida

  • Cuban@s, así es, sin duda alguna. Lo único que se puede hacer uno es tratar de cumplir con las medidas y aguantar lo que se esta sucediendo.

  • Gracias por sus palabras Pedro, amen. Espero que se encuentre bien allá donde este.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *