Aprendiendo a vivir con menos

Por Ben Anson

“La gente en Europa es tan egoísta”.

HAVANA TIMES – Así lloró un español encarcelado, encarcelado dentro de un aterrador infierno boliviano en las profundidades de la capital de la nación, la ciudad de La Paz. Se me apareció en un documental de YouTube que me senté a consumir la otra noche. El hombre había pagado por sus errores (tráfico de drogas) y le juró al camarógrafo que si alguna vez regresaba a España, nunca viviría como lo había hecho anteriormente.

Nunca más él desearía cosas materiales.
Nunca más miraría por encima del ojo a los mendigos callejeros.
Nunca más trataría a los demás como inferiores.
Nunca más viviría su vida con lo que describió como “mentalidad europea”.

Después de residir en Honduras, no podría estar más de acuerdo con el español.

La gente en Europa generalmente es bastante egoísta. Egoístas, quizás sin darse cuenta, porque simplemente no saben cuán difíciles son las cosas realmente en otras partes del mundo. América Latina, por ejemplo.

En Honduras, tener una casa y un auto solo pasa cuando uno ha tenido éxito en la vida.

En Inglaterra, mi país, un automóvil no será suficiente. No para muchos. El esposo tiene su propio carro. La esposa tiene el suyo. También necesitan cambiarlo cada pocos años. Uno no debe ser visto usando la misma ropa ni conduciendo el mismo vehículo con demasiada frecuencia.

La sociedad mira mal al que no parece estar yéndole “bien”.

Él, que no está en una constante “actualización”.

Honduras me ha bendecido (por muy difícil que resulte a veces) para poder ver y vivir su realidad como lo hace el hondureño. A veces me río de mí mismo, mientras reflexiono sobre toda la mierda innecesaria que mi familia y yo tuvimos en nuestra casa. Lo peor, no éramos los únicos, casi todos vivían como nosotros.

Honduras me ha llevado a través de altibajos extremos. Me he acostado en el suelo con ratas corriendo por las vigas sobre mí. He dormido en colchones y sofás de amigos. Incluso he compartido camas con mis amigos. Innumerables días, no he tenido absolutamente nada de dinero a mi nombre. Ni un solo centavo en este mundo.

Sin embargo, una felicidad casi inexplicable crece dentro del espíritu de uno. Realmente adoras y estás agradecido por ese plato de arroz y frijoles que la madre de alguien te lanza. Fortaleces enormemente una amistad cuando tú y tu amigo unen sus últimos pesos; comen del mismo plato, ambos fuman el último cigarro hasta la colilla. El último trago de refresco o de ron es compartido entre ustedes dos.

“Vaya a comprar dos pollos mano”, dice Padilla, sacando sus últimas cien Lempiras con una sonrisa. El pollo frito y las frituras de plátano son lo que hacen que uno pueda sobrellevarlo.

Es durante esos momentos que miro hacia atrás, con regocijo y disgusto, por toda la estupidez que la gente posee en Europa.

Recuerdo a los españoles que conocí, que se sentaban alrededor de sus piscinas privadas y charlaban durante cinco o seis horas seguidas, bebiendo elegantes cervezas locales y comiendo paella mientras se quejaban de lo “terrible” que era la situación de España.

Además, recuerdo haber sido considerado un “perdedor” por no vestirme con Ralph Lauren y Lacoste mientras crecía. Mi hermano me dijo recientemente: “No he estado en ningún otro lugar del mundo donde la gente esté tan obsesionada con lo que llevas puesto como en Inglaterra”.

Las cosas que la gente tiene allá en sus casas…

Mesitas de noche. Muchos hondureños no tienen ni siquiera una mesa para comer, mucho menos muebles para pegar al lado de una cama en la que se coloca una lámpara para leer y un teléfono…

Mesas para café.
Alfombras para ir debajo de la mesa de café.
Closets para zapatos.
Closets para vino.
Una televisión en cada habitación.
Luego existe lo “ridículo”, como minibares y cines en casa.

No es que esté en contra de que alguien tenga todas esas cosas en su casa. Trabaje duro y consiga todo lo que quiera. Muy bien por usted. El punto es que los europeos (particularmente los de Europa Occidental) están tan perdidos en su burbuja mundial de consumismo y tonterías, que me parece casi imposible regresar allí.

Francamente, no podría regresar a ese estilo de vida ni a las conversaciones con ese tipo de personas.

“Sí, acabamos de depositar nuestro primer pago de la hipoteca”.

¿Por dos pobres habitaciones en un monótono pequeño callejón sin salida? Maravilloso…

“Tiene un salario de cuarenta mil dólares, deberías ver el Audi que maneja”.

No, no debería, me importa un comino si está en un Audi o encima de un caballo.

“Nadie te va a recordar por lo que tenías, sino por quien eras”.

La gente de mi casa me dice: “Honduras, es un poco loco por allá, todos esos carteles …”

Los carteles provienen principalmente de México y Colombia. En Honduras existen pandillas callejeras, que están a las órdenes de las organizaciones colombianas y mexicanas. Simplemente este no es un lugar que es todo cocaína y violencia. Simplemente no lo es.

Es un lugar que enseña humildad, fuerza y ​​brinda un entendimiento y comprensión por las pequeñas cosas de la vida, que uno simplemente no comprenderá viviendo en Europa Occidental.

Ben Anson

"En el momento en que salgo (de un avión), noto que todo en mi cuerpo y en mi mente se reajusta para mí". Así lo comentó Gabriel García Márquez, cuando hablaba de su relación con el Caribe. Él sintió la conexión física y mental más fuerte posible con esta parte del mundo, y consideró que era "sepulcral" e inmensamente "peligroso" para él abandonar esa zona. Solo aquí "Gabo" se sintió "bien" con él mismo. Honduras hace eso conmigo -precisamente lo mismo que el Caribe hizo por Márquez. Una nación resplandeciente, pero problemática, de la que decididamente no he podido separarme desde 2014. Por lo tanto, trato de capturar su esencia a través de la palabra escrita.



8 comentarios sobre “Aprendiendo a vivir con menos

  • Chamaco, me impresionan tus escritos llenos de anécdotas interesantes, espiritualidad y sabiduría. Sigue deleitándonos con ellos.

    Respuesta
  • Muchas gracias por expresarlo mi amigo, es muy amable de ti. Que Dios te bendiga, un saludo desde Honduras.

    Respuesta
  • Aprendiendo a vivir, todo los días aprendemos, si llegas a cuba y vives de un salario, comes de una libreta, tienes buenas ideas de emprender un negocio y los bancos no te dan un préstamo, trabajas independiente y el dinero no te alcanza para comprar lo que necesitas para brindar un buen servicio, tienes proyectos que nunca te aprueban por ser cubano y chocas con que un extranjero se lo aprueban rápido y el resultado es una gran basura pues refleja al cubano con el concepto del extraño, saca tus propias conclusiones, de lo que es vivir.

    Respuesta
  • Aprendiendo a vivir aqui en los u.s.a el que puede tiene y el que no puede no tiene y eso no tiene nada que ver con la espiritualidad cada uno vive como se puede,sin importarme si calza o viste los ultimos modelos

    Respuesta
  • Si cada millonario destinara la mitad de lo que tiene alcanzarian las riquezas, no una mesita ni un par de zapatos extra de un europeo. En Cuba los ciudadanos de a pie no pueden planificar ni una estancia en el extranjero como tu.

    Respuesta
  • Si hermano/a, pues en Cuba la cosa esta tan difícil que ni las palabras pueden capturarlo verdad? Te creo y lamento que su situación sea tan injusta.

    Respuesta
  • Bueno Pedro, como me dijo una vez un tipo ‘Rasta’: “El hombre llega hasta donde es capaz.”

    Respuesta
  • Muy pero muy triste y lamentable Irina. No nací Cubano y pues por lo tanto no he vivido esa experiencia injusta de ustedes…

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Foto del día

Foto del día
Imagen 1 De 1

Ranita de 2 centímetros, La Habana. Por Andrés Dovale Borjas (Cuba). Cámera: Nikon Coolpix

Usted puede participar en la Foto del Día
No tienes que ser fotógrafo profesional, solo envía una imagen (en blanco y negro o color), con un pie de foto indicando dónde fue tomada (ciudad y país), tipo de cámara o celular que usaste y una pequeña descripción sobre la misma.
Para nuestro formato es mejor que las fotos sean de orientación horizontal, ya que tenemos problemas con las verticales.
Envía tu foto, con tu nombre y país natal o de residencia a esta dirección de correo: [email protected]