Agradecido de vivir en Honduras

Por Ben Anson

Honduras

HAVANA TIMES – Recientemente he expresado mi frustración por escuchar a los hondureños hablar mal de su nación.

Siempre se vuelve muy tedioso. Sin embargo, uno debe ser comprensivo, la gente aquí sufre mucho, es una nación pobre y hay muchos problemas y dificultades a la mano, desde un Narco-Presidente (Juan Orlando Hernández), hasta la falta de medicamentos en los hospitales.

Todo muy cierto.

Sin embargo, en ocasiones, los hondureños son una raza peculiar. Pero no me hagan mucho caso, porque digo esto basado en mi propia opinión personal: todos estos artículos míos están completamente basados en mi criterio.

Compartiré algunos comentarios que he recibido de algunos hondureños, durante todo el tiempo que he pasado aquí.

“No me gusta Honduras. No puedo entender cómo es que te gusta estar aquí. ¡Vienes de Inglaterra!

“¿Cómo es que te puede gustar estar aquí?”

“Este es el peor lugar del mundo”.

“No tienes ambición alguna; ¡solo te interesa beber ron en el Caribe y pasar el tiempo con mulatas! (un comentario cómico de una antigua novia)

“Sí, debes estar loco o ser alguien raro; eres un tipo extraño, Ben. Eres de Inglaterra, quisiera estar allí “.

“No sé lo que estás haciendo aquí”, me dijo una joven de ascendencia palestina-hondureña, mientras me miraba fijamente a la cara en una fiesta de cumpleaños.

“¿No lo sabes?”, le contesté, dejando que el tono sutil de nuestro famoso sarcasmo inglés se extendiera sobre su cabeza. Ese es el lado bueno de ser inglés, debo admitirlo. Podemos utilizar el poder del sarcasmo, la sátira y la insinuación sutil, sin que la gente no inglesa se dé cuenta de que no los estamos tomando en serio.

Después de todo, no vine hasta Honduras para que esta chica pudiera entender lo que Ben Anson está “haciendo” en su “país”. Un país al cual sus antepasados ​​palestinos vinieron a explotar al máximo, obteniendo entrada ilegal a través de pasaportes turcos falsos. ¿Qué demonios estás haciendo aquí, cariño?

Pues, hacerse rica y seguir siendo rica.

Según reconocen, todos quieren estar en Inglaterra. Por supuesto que eso es lo que quieren.

Los hondureños no salen bajo la lluvia. ¿Y lo harán en el norte de Europa?  Buena suerte…

En lugar de tratar de cambiar o valorar algo, todo el mundo se pone duro con los dólares y los euros.

“¿Por qué quieres ir a vivir con tu hermano en Atlanta?”, le pregunté a un estudiante mío, un joven de unos veinte años. Esperaba que me dijeran que tal vez extrañaba a su hermano o algo por el estilo.

“Allí puedes comprar muchas cosas. Cuando fui el año pasado, me pagaron cien dólares en un día, montando techos. Luego fui y compré cuatro pares de zapatillas. Nike, Puma, Adidas y Jordans… ”

Increíble, amigo. Emigrar por la posibilidad de obtener un par de zapatillas marca Adidas.

Roatan, Honduras

Roatán es un famoso y querido destino turístico del Caribe. No es para menos que Michael Douglas, la estrella de cine de Hollywood, tenga una casa allí, y recientemente realizó grandes inversiones en la industria del turismo de la isla hondureña.

Todos quieren ir a Roatán. Un hondureño ha madurado (como hombre) cuando lleva a una joven (una mujer que le gusta, una novia, una esposa, o lo que sea) a Roatán. Ese es un destino costoso en las islas de la bahía de Honduras.

Para llegar allí, desde Honduras, uno debe tomar un ferry o un avión desde la ciudad costera de La Ceiba, una mierda de lugar, peligroso, sucio, lleno de libertinaje y caos.

Roatán cuenta con hoteles de cinco estrellas, algunas de las mejores aguas de buceo del mundo y es el hogar de actores famosos.

La Ceiba es como Centro Habana, cayéndose a pedazos, excremento humano en las calles y basura por todas partes.

¿Cuál es la diferencia?

Los extranjeros son mayoría en Roatán.

Los hondureños son mayoría en La Ceiba.

Un simple viaje en ferry te lleva de un asentamiento sórdido, plagado de crímenes y francamente feo, a un destino de crucero. Los extranjeros, desde italianos hasta israelíes, han venido e invertido, y en realidad “han hecho algo” al lugar.

Sí, los hondureños en territorio continental pueden estar enfrentando la pobreza, pero un poco de pintura aquí y allá, y usar tu baño en lugar de la calle sería de gran ayuda. Simplemente no hay ni orgullo ni ambición.

Volviendo a que me llamaran “sin ambición” … Así me llamó la chica que pensaba que solo llegaría a España, conseguiría un trabajo de cajera en un supermercado y ganaría dos mil euros al mes. Lo que me irrita es la arrogancia completa y la falta total de conocimiento. ¡Todos estaríamos trabajando en supermercados en España si pagaran dos mil euros al mes!

Me senté una noche, conversando con mi vecino en nuestro bloque de apartamentos. Él creció en los Estados Unidos y, aparentemente, fue deportado por beber y conducir al mismo tiempo. Él habló y yo simplemente estuve de acuerdo con todo lo que salió de su boca …

“Hermano, ¿sabes qué? No volvería a los Estados Unidos aunque tú me pagaras. De hecho, me ha gustado vivir aquí. Me siento bien. Quiero decir, me gusta levantarme por la mañana. El calor, los pájaros exóticos cantando, encaramado en mi ventana. El sol … Me gusta elegir qué ropa usar, beber mi café hondureño de Santa Bárbara, me gusta caminar hacia mi barbería, todo relajado. La vida es más tranquila aquí; el ritmo es más lento. La gente te conoce, te paras aquí, te paras allá. Hablas con la gente y saludas. Eso te hace sentir bien “.

Justo antes de responder, le dije que tenía toda la razón:

“Te entiendo, hermano, sin duda. También amo todas esas cosas. Puedes ir a una playa caribeña los fines de semana o a alguna montaña o río, o a una gran ciudad. ¡Todo está cerca! Buena comida, cultura fascinante… ”

“¡Si hombre! ¡Mujeres hermosas por todas partes! Blancas, negras, indígenas – mestizas. Me gusta, me gusta ir al supermercado. Me gusta que me atiendan las chicas a la salida “.

Luego continuó mencionando un aspecto positivo.

“Mira cuánto pagamos por nuestros apartamentos en el último piso. ¡Eso costaría una fortuna en una ciudad de Estados Unidos o en Europa!

“Solo pagamos aproximadamente un par de cientos de dólares …”, respondí.

“¿Sabes de qué hablo?”

“¡Y mira la vista que tenemos de las montañas!”

Él sonrió. “Hermano, ¡imagina cuánto pagarías, de donde venimos, por un apartamento, en el último piso, con vista a las montañas!”

Miles…

“La mayoría de esos apartamentos en los Estados Unidos solo dan a las paredes de los edificios circundantes”, continuó diciendo.

Ambos llegamos a la conclusión de que estábamos agradecidos de vivir en ese lugar, ya sea pobre o no. Los dos trabajamos, ganamos salarios locales, como todos los demás. La cosa es que no nos sentamos a llorar por un presidente o por la conquista española del siglo XVI, como hacen muchos.

Mi novia actual me dijo que quiere ir a algún lugar como Bélgica.

Me siento mal por hacer el ridículo en este aspecto, incluso llegué tan lejos que le conté a mi hermano.

“¿Bélgica? ¿Bélgica? ¿Quién diablos ha ido alguna vez del Caribe a Bélgica?

“Mi hermano preguntó con ligereza: “¿Qué es lo que ella quiere, calles adoquinadas y papas?” Fue un pensamiento muy gracioso; en realidad no recuerdo mucho más de mi visita a Bélgica hace años.

De todos modos, estas son solo opiniones personales, se puede estar de acuerdo o no.

Ben Anson

"En el momento en que salgo (de un avión), noto que todo en mi cuerpo y en mi mente se reajusta para mí". Así lo comentó Gabriel García Márquez, cuando hablaba de su relación con el Caribe. Él sintió la conexión física y mental más fuerte posible con esta parte del mundo, y consideró que era "sepulcral" e inmensamente "peligroso" para él abandonar esa zona. Solo aquí "Gabo" se sintió "bien" con él mismo. Honduras hace eso conmigo -precisamente lo mismo que el Caribe hizo por Márquez. Una nación resplandeciente, pero problemática, de la que decididamente no he podido separarme desde 2014. Por lo tanto, trato de capturar su esencia a través de la palabra escrita.

Ben Anson has 23 posts and counting. See all posts by Ben Anson

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *