Vargas Llosa y su elogio a la Thatcher

Armando Chaguaceda

Mario Vargas Llosa.  Foto: wikipedia.org
Mario Vargas Llosa. Foto: wikipedia.org

HAVANA TIMES — En política los extremos suelen conducir al cierre de la razón y, en ocasiones, de la sensibilidad humana. Hace unas horas leí un texto de Mario Vargas Llosa, en el cual el laureado escritor hacía una suerte de elogioso obituario a la recién fallecida Dama de Hiero, Margaret Thatcher.

Mientras lo hojeaba, vi como la mudez de Vargas Llosa ante los costos y víctimas de las políticas tatcheristas llegaba a alturas siderales. Recordándome que si un socialista degradado puede derivar al estalinismo, desde un liberalismo a ultranza es fácil pasar a posiciones neoconservaduras, difícilmente compaginables con la democracia y la justicia.

Ciertamente, me ha provocado un profundo rechazo leer esta crónica de alguien tan inteligente e informado; de un intelectual al que, aún sin comulgar con la totalidad de sus ideas, suelo disfrutar como escritor y al cual he aprendido a admirar por sus posturas consecuentes como hombre público, por su frontal enfrentamiento al clan Fujimori y sus acertadas críticas al dogmatismo de izquierda.

Pero cuando el escritor señala que “… Cuando la Dama subió al poder Gran Bretaña se hundía en la mediocridad y en la decadencia, deriva natural del estatismo, el intervencionismo y la socialización de la vida económica y política, aunque, eso sí, guardando siempre las formas y respetando las instituciones y la libertad (…)  Ella puso en marcha un programa de reformas radicales que sacudió de pies a cabeza a ese país adormecido por un socialismo anticuado y letárgico que había desmovilizado y casi castrado a la cuna de la democracia y de la Revolución Industrial, la fuente más fecunda de la modernidad” creo asume una postura acrítica y cómplice con la figura y legado de la fallecida política británica.

Estremece que el Premio Nobel no haya contemplado, en su conmovedor relato, a los millares de familias y pueblos arrojados a la pobreza por las políticas neoliberales de la premier, o a las decenas de activistas sociales y líderes sindicales que sufrieron todo el rigor represivo de su gobierno.

Tampoco a las aventuras de política exterior que apoyó la inquilina de Downing Street, como el estrecho apoyo a la dictaduras de Pinochet en Chile –mencionada escuetamente en la crónica- y el Apartheid en Sudáfrica.

Sólo espero que ese Estado de Bienestar que, en horripilante cuadro de decadencia, nos pinta el creador peruano, sea merecedor de algún pedazo de sus afectos, aunque sólo sea por el hecho de haber constituido el piso de equidad y desarrollo humano de cientos de millones de europeos en la postguerra.

Por suerte, en el Viejo Continente, existen aún ciudadanos e intelectuales que –a despecho del novelista hispano, de la burocracia de Bruselas y de los banqueros de Dusseldorf- pueden ofrecer otra lectura del legado neoconservador y proponer formas viables de defender y hacer avanzar al asediado Estado de Bienestar.

Armando Chaguaceda

Armando Chaguaceda: Mi currículo vitae me presenta como historiador y cientista político.....soy de una generación inclasificable, que recogió los logros, frustraciones y promesas de la Revolución Cubana...y que hoy resiste en la isla o se abre camino por mil sitios de este mundo, tratando de seguir siendo humanos sin morir en el intento.


9 thoughts on “Vargas Llosa y su elogio a la Thatcher

  • el 28 abril, 2013 a las 7:14 pm
    Permalink

    La Tatcher, no será olvidada, mas bien reverenciada…mujer de hierro sí, pero salvó Inglaterra, de la decadente izquierda parasitaria, y nefasta, que asola muchos países, donde reyezuelos ignorantes, se levantan, sobre los hombros de los oprimidos, para luego, al retirarse o morirse, dejar en la ruina a sus países, mientras sus familias, heredan grandes capitales (lo acabamos de ver con el venezolano Chávez)
    “Mi trabajo es evitar que los británicos se vuelvan rojos”
    (Margaret Tatcher)

  • el 28 abril, 2013 a las 2:42 am
    Permalink

    A Mario Vargas Llosa, y no a Mayito, le dieron el premio Nóbel porque representa los valores, la ideología de la época en que vivimos, el Zeitgeist. Como él mismo bien dice, es un liberal. Su mundo libre solo es y será libre para los que tengan la oportunidad de llegar allí, adónde él ha llegado. Pero lo que él no nos dice es que por lógica matemática no todos podemos llegar allí. Lo que además no pueden o no quieren ver algunos, ¿por falta de luz o quizás por interés? Vargas Llosa y el liberalismo da para un libro en sí. En Alemania, por cierto, hay muchísimos estudios de la relación entre liberalismo y fascismo, sin querer incriminar a nadie, pero en el artículo se habla intencionadamente de socialista y estalinista, comparación muy burda, que me parece. No es lo mismo socialista que burócrata. ¿Confusión de conceptos? Sin embargo, la creencia en el intelectual íntegro sí es muy necia. Son personas como todos los demás, con necesidades como todos y más que muchos, vulnerables a ser comprados o peor, a venderse. Y ahí están las claves de nuestro Vargas Llosa. Desprecia a los indígenas, a los pobres. Se puede leer en sus libros, un ejemplo Lituma… Por otro lado se codea con los ricos y poderosos (boda del prícipe español, conferencias en distintas cámaras y bolsas de comercio y en la OTAN, entre otros, nunca para la ONU o UNICEF. Claro es que no pagan como los primeros…) Pero también, como es inteligente, sabe que necesita de los pobres, de la mayoría y ahí no escatima en mentiras y medias verdades u ocultamientos (¿no son mentiras también?). Como ejemplos se pueden leer los discursos durante su poco exitosa carrera de político en Perú.
    Pero como ya dije, Vargas Llosa representa el Zeitgeist, Thatcher como Reagan, figuras que dañaron el mundo son celebrados, intelectuales se venden a mejor precio y aprendices de periodistas escriben desconociendo la verdad histórica. Vaya mundo.

  • el 27 abril, 2013 a las 9:59 pm
    Permalink

    Vamos, vamos..que lo cortés no quita lo valiente…Mario es un excelente fabulador y malabarista de la lengua…pero eso no lo hace ni buen economista y mucho menos político…por algo sus compatriotas se negaron a llevarlo a la presidencia.

  • el 27 abril, 2013 a las 12:55 pm
    Permalink

    ¿Y a Mayito le dieron el Nóbel “en detrimento de los pobres y trabajadores” también?

  • el 25 abril, 2013 a las 6:34 am
    Permalink

    No sea tan simplon y arrogante: las gano manipulando, y cuando estuvo a punto de perder hizo la masacre del belgrano en Argentina y dejo morir de hambre a los jovenes irlandeses. Es que Uds los cubanos derechistas emigrados son tan dogmaticos que pierden contacto con la realidad

  • el 25 abril, 2013 a las 3:27 am
    Permalink

    Esa es una simplificación burda que no responde a la realidad.

    Thatcher venció tres elecciones seguidas; todas a las que se presentó. Fue el primer ministro británico durante mas tiempo seguido en el poder en el Siglo XX. Eso no sería posible sin el apoyo de la mayoría del pueblo británico, logrado gracias a que salvó la economía británica. Eso no se consigue solo con el apoyo de los ricos, que en todos los países son una minoría muy pequeña.

  • el 24 abril, 2013 a las 8:18 pm
    Permalink

    Es que Mayito hace tiempo que vive en su muy particular Estado de Bienestar…y el resto del mundo que se hunda…

  • el 24 abril, 2013 a las 11:33 am
    Permalink

    Salvo a la economia de los ricos ingleses en detrimento de los pobres y trabajadores.

  • el 24 abril, 2013 a las 10:45 am
    Permalink

    Me toco vivir en Londres en la época más dura de Tatcher. Los sindicatos de mineros ponían y sacaban a los partidos en el gobierno. Paralizaban el país en cuanto se negaban a sacar carbón, ya que este era necesario para la generación de la electricidad. Eso condujo a una decadencia económica contra la que reaccionaron los electores poniendo a Margaret Tatcher en el poder.

    Tatcher optó por enfrentarse a los mineros comprando carbón a Polonia, que en aquel momento era un país comunista. El carbón se tenía que transportar a las centrales térmicas en camiones custodiados por la policía para evitar los atentados de los sindicalistas, que causaron 15 muertos en diversos accidentes. Por ejemplo, en una ocasión tiraron una piedra desde un puente sobre el coche de un minero que decidió romper la huelga, causándole la muerte. Aquellos mineros que decidiesen romper la huelga disponían de protección policial en sus casas y para su familia.

    Por la misma época una empresa de impresión de periódicos decidió desafiar al poderosísimo sindicato de linotipistas. La sede de la empresa fue rodeada día y noche por los manifestantes. Tatcher organizó un cordón policial para proteger la fábrica y permitió que introdujesen en la fábrica camas y alimentos para los trabajadores que rompían la huelga. Los alimentos se suministraban por helicóptero y los periódicos impresos se sacaban de la fábrica en camiones blindados. Para poder romper el cordón de manifestantes los camiones entraban acelerando a toda velocidad hasta que era imposible frenar para evitar atropellos. Entonces se confiaba en que quienes bloqueaban la entrada se apartasen. La cosa no funcionó siempre bien y se produjeron dos atropellos mortales.

    Tatcher doblegó por completo a los sindicatos mineros, y cuando los tenía vencidos y humillados se vengó de ellos cerrando las minas más conflictivas y echando a sus mineros al paro.

    Sin duda Tatcher es una figura muy polémica, pero hay algo que nadie puede negar:

    Salvó a Gran Bretaña de la decadencia económica.

    Gran Bretaña dejó de ser un país gobernado por los sindicatos para ser un país gobernado por quienes eran elegidos democráticamente en las urnas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *