Una Cuba mejor es posible

Armando Chaguaceda

HAVANA TIMES — En los primeros días de agosto, la opinión pública ha recibido la noticia de un nuevo manifiesto de ciudadanos cubanos, enfocado sobre el presente y futuro del país.

Este podría ser uno de tantos textos afines (como regla, obra de intelectuales para intelectuales) si su aparición no reuniera un conjunto de elementos relevantes, dignos de consideración.

En primer lugar, porque fue el fruto de un arduo proceso de deliberación democrática, que implicó a decenas de personas durante varias semanas, donde la demanda de mayor claridad de ideas y precisión de propuestas no fue una camisa de fuerza para acelerar la fragua del necesario consenso.

Y donde la gestión del debate se produjo de forma colectiva, bajo la inspiradora guía del maestro Ariel Hidalgo, impulsor de la iniciativa.

Más de una vez la redacción del texto fue puntual o profundamente enmendada, para incluir las sugerencias de los participantes; procurando que los asuntos de fondo (demanda de derechos, defensa de la soberanía nacional y popular) no desterraran la lista de pasos o medidas que podrían convertirlos en realidad.

Así se combinaron los principios y las urgencias, las visiones centradas en la nación y en las personas que la habitan, la denuncia de la violencia y la intransigente defensa de un futuro sin exclusiones ni injusticias. Nació un texto claro, breve y sustancioso.

Pero si un acierto tiene este documento es haber convocado firmas de un amplísimo espectro ideológico y anclaje personal. Evadiendo las sospechas y rencores mutuos, socialistas y liberales, creyentes y agnósticos, residentes en la isla o en su diáspora, se unieron en este plural empeño.

Nadie pudo imponer su postura ni nadie fue excluido por su ideología; como demuestra el mismo agregado del ciberdebate. Nadie prevaleció porque todos ganamos: ganó el país y su gente. La riqueza y diversidad de la nación cubana puebla las páginas de este documento, que a continuación compartimos.

Llamamiento urgente por una Cuba mejor y posible

Vivimos tiempos cruciales. Es necesario conocer y aprender del pasado para no repetirlo. Llamamos a todos los cubanos a evitar actos de violencia, derramamientos de sangre y particularmente aquéllos dirigidos contra la población indefensa.

La violencia, la intimidación y el acoso abierto o sutil contra quienes sostienen ideas que se apartan de las oficialmente amparadas, deberán cesar inmediatamente. Una solución pacífica ha de ser el compromiso definitivo y público de todos y todas las partes sin excepción.

Demandamos un diálogo nacional, abierto, trasparente pluralista y sin condiciones para poder acometer constructivamente el desafío que nos presenta la actual crisis.

Sostenemos el derecho de los cubanos a determinar nuestro futuro en plena libertad, independencia y soberanía, sin injerencias o imposiciones de ninguna nación extranjera sea cual sea la ideología que profese su gobierno.

Nuestro país no debe estar supeditado a leyes de otro gobierno que nos afecten unilateralmente La soberanía reside en el conjunto del pueblo cubano y su derecho a la autodeterminación en plena independencia ha de ser respetado.

Presentamos a todos los ciudadanos cubanos un conjunto de medidas que no hay que supeditar a la agenda de ningún país extranjero y que puede comenzar a emprenderse entre todos inmediatamente de existir voluntad política para ello de parte de quienes siendo menos del 1% de la población, poseen la capacidad real de decisión sobre todos los aspectos de la vida cotidiana en nuestra patria:

1- Respeto inmediato a derechos y libertades ciudadanas básicas de conciencia, expresión, información, reunión, movimiento y asociación, derecho a la libre sindicalización, formación de partidos políticos y de organizaciones no gubernamentales y proscripción de toda forma de persecución o discriminación por razones de credo, ideología, raza, género u orientación sexual. Cese inmediato de la amenaza y uso de la violencia policial y parapolicial, aplicación de los estándares de Naciones Unidas para el tratamiento a los presos, trasparencia del régimen penitenciario al Relator Internacional contra la Tortura y abolición de la pena de muerte.

Ratificación inmediata de los Pactos Internacionales de Derechos Humanos y reforma legal hacia el establecimiento de un Estado de Derecho. Someter a referendo la incorporación de una cláusula constitucional criminalizando el empleo del terrorismo, la violencia, la tortura, el acoso y la discriminación de cualquier tipo, sea cual sea su promotor, justificaciones y procedencia, así como la adecuación de la Constitución a los principios y normas universalmente reconocidas de derechos humanos. Desmovilización o traspaso a otras funciones de aquellos agentes dedicados a la represión de esas libertades, y cierre de unidades represivas dedicadas a ese fin. Libertad inmediata de los presos políticos y amplia amnistía para quienes hayan sido encarcelados por haberse criminalizado acciones que no constituyen delito a la luz del derecho internacional.

2- Fin de las restricciones a las libertades de movimiento nacional e internacional de los ciudadanos cubanos así como la eliminación del destierro a cientos de miles de cubanos. Inmediata supresión de los permisos de entrada y salida, y libre relocalización en el país de los nacionales cubanos que así lo deseen. Fin inmediato de las confiscaciones de bienes y propiedades a los emigrantes. Igualdad de derechos –incluidos los de salud, educación y seguridad social- para todos los cubanos.

3- Liberación de todas las capacidades productivas y de innovación que atesora la nación cubana constituida por todos sus ciudadanos, residan en Cuba o en la diáspora. Traspaso inmediato de la propiedad de todas las empresas estatales de producción y servicios medianas y pequeñas a los trabajadores que laboran en ellas, y en las grandes empresas, participación en la administración y reparto de utilidades. Libertad de todos los ciudadanos para la actividad económica independiente, exportar e importar bienes, establecer empresas mixtas con el Estado o con la inversión extranjera y estímulos fiscales a las cooperativas y a la pequeña propiedad individual. Control trasparente del uso de los impuestos y de la renta nacional. Plan de emergencia para reanimar y fortalecer los sistemas nacionales de educación, salud y seguridad social. Acceso masivo a Internet y las nuevas tecnologías de la información y comunicación como herramientas imprescindibles de una economía moderna.

4- Adopción de una genuina política de paz y distensión internacional. Las relaciones con otros estados deberán fraguarse en base al respeto, la dignidad y la soberanía recíproca. Renuncia a participar, apoyar o fomentar guerras o conflictos en otros países. Las fuerzas armadas solo deberán salir de las fronteras nacionales para participar en operaciones internacionales multilaterales de Naciones Unidas. Creación de un grupo de buenos oficios para gestionar la normalización de relaciones con los países y organismos internacionales que están afectadas o suspendidas, incluyendo el tema de las sanciones unilaterales estadounidenses.

Se deberán iniciar conversaciones entre los gobiernos de Cuba y Estados Unidos, con vistas al cese de la usurpación de la base naval de Guantánamo contra la voluntad y el deseo del pueblo cubano. Nuestro territorio deberá quedar libre para siempre de bases y tropas extranjeras y jamás se concederán facilidades militares logísticas o de otra índole a otro país.

Alertamos que no sólo una Cuba mejor es posible. También lo es una Cuba igual o peor a la que hoy existe. Las opciones están en manos de los cubanos y el tiempo de tomar decisiones sustantivas ha llegado. Quien hoy no dé los pasos para dar salida sensata a esta crisis no podrá responsabilizar a otros por lo que suceda mañana. Si en algo estamos todos de acuerdo es que el país está al borde del abismo.

Dado el primer día de agosto de 2012.

Iván Acosta, cineasta y dramaturgo, Nueva York, Estados Unidos.
Ricardo Acosta, cineasta, Canadá.
Manuel Carlos Acosta Acosta, empresario y profesor universitario, México.
Pablo Aguabella Valdivia, actor, Costa Rica.
Pedro Pablo Aguilera González, profesor universitario en Humanidades, Colombia.
Osvaldo Alfonso Valdés, publicista, Suecia.
Karelia Alvarez, médico, Florida, Estados Unidos.
Antonio Álvarez Gil, escritor, Suecia.
Pedro Pablo Alvarez Ramos, sindicalista, España.
Dora Amador, periodista, Florida, Estados Unidos.
Elías Amor Bravo, economista, España.
Ana de Armas, actriz, Cuba-España.
Marlene Arzola, psicóloga, Florida, Estados Unidos.
Marlene Azor Hernández, socióloga, Cuba.
Aldo Baltony, empresario en redes de mercadeo, Texas, Estados Unidos.
Roland J. Behar, agente hipotecario, Florida, Estados Unidos.
Luis Beiro, escritor, República Dominicana.
Beatriz Bernal Gómez, Profesora Universitaria, México.
Guillermo Bernal Suárez, periodista y escritor, España.
Juan Antonio Blanco, politólogo, Canadá.
Mijaíl Bonito Lovio, abogado, Chile.
Reinaldo Caballero, ingeniero ambiental, Florida, Estados Unidos..
Rolando Calderón Fuente, España.
Juan Caminero, Chile.
Pedro Campos Santos, analista de política internacional, Cuba.
Olga M. Cano, Contadora Pública, Florida, Estados Unidos.
Rolando H. Castañeda, economista, Washington D.C.
Asdrúbal Caner Camejo, poeta y economista,
Jorge Carrigan, escritor, Canadá.
Manuel Castro Rodríguez, profesor universitario, Panamá.
Asunción Caula Fernández, profesora de lenguaje, El Salvador.
Roberto Cazorla, poeta, periodista, España.
José Raúl Coello Sotelo, empresario, España.
Raúl E. Colón Rodríguez, traductólogo, Canadá.
Carlos O. Cordovés Céspedes, médico veterinario y empresario, Brasil.
Manuel Cuesta Morúa, politólogo, Cuba.
Armando Chaguaceda, politólogo, Cuba-México.
Jorge Dalton, cineasta cubano-salvadoreño, El Salvador
Domingo J. Delgado, abogado, Florida, Estados Unidos.
Gilberto D’Escoubet, profesor universitario, Quebec, Canadá.
Carmen B. Díaz, psicóloga, Estados Unidos.
Pablo Diaz Espí, periodista, España.
Manuel Díaz Martínez, escritor, Gran Canaria, España.
Ismael de Diego de los Ríos, cineasta, Cuba.
Haroldo Dilla Alfonso, sociólogo, República Dominicana.
Alexander Domínguez, publicista y promotor musical, Florida, Estados Unidos.
Equinongo Echeverria, Jubilado, Pennsylvania, Estados Unidos.
Juan Escandell Ramírez, abogado, Florida, Estados Unidos.
Reinaldo Escobar Casas, periodista, Cuba.
Ignacio Estrada Cepero, activista de derechos humanos y bloguero, Cuba.
Ana J. Fayá, analista política, Canadá.
Julio Fernández, proyectista, Venezuela.
Wilken Fernández, Economista, Virginia, Estados Unidos
Alfredo Fernández Rodríguez, investigador de la Academia de Ciencias de Cuba, Cuba.
Alexis Ferrer Colás, empresario, Suecia.
Roberto Fontanillas-Roig, publicista, Venezuela.
Mileydi Fougstedt, redactora de Misceláneas de Cuba, Suecia
Ariel Francia Manzana, economista, Canadá.
Alina Galliano, poeta, España.
Carmen Gamoneda, profesora, Florida, Estados Unidos.
Blanca I. García, trabajadora social, Florida, Estados Unidos.
Luis Manuel García Méndez, escritor y periodista, República Dominicana.
Jorge J. Gastón, activista comunitario, Florida, Estados Unidos.
Dayrom Gil, traductor, Brasil.
Antonio Gómez Sotolongo, músico, República Dominicana.
Tania González Domínguez, activista de derechos humanos, Cuba.
Arturo González Dorado, escritor, Reino Unido.
Daniel Gorostiaga Jardines, empresario, España
Ileana de la Guardia, Neuropsicóloga, Francia.
Antonio Guedes Sánchez, médico, España.
Ariel E. Gutiérrez, ingeniero, Puerto Rico.
Vicente R. Gutiérrez Santos, economista y director de empresas, España.
René Hernández Bequet, sindicalista, Florida, Estados Unidos.
Jorge Hernández-Pría, diseñador gráfico y publicista.
José Herrera, director adjunto internacional, España.
Ariel Hidalgo, maestro, Florida, Estados Unidos.
Yankilé Hidalgo, profesora de Lengua y Literatura, Ecuador.
Faisel Iglesias, abogado y escritor, Puerto Rico.
Manrique Iriarte, médico, Florida, Estados Unidos.
Wendy Iriepa Díaz, activista de derechos humanos y bloguera, Cuba.
Ivanova Irizarry, Traductora independiente, Virginia, Estados Unidos.
Maya Islas, poeta, artista visual, España.
Guillermo Labrit, Profesor universitario, California, Estados Unidos.
Eduardo Lamora, cineasta, Francia.
Felipe Lázaro, poeta y editor, España.
Milán López, empresaria, Florida, Estados Unidos.
Mónica López, traductora, New York, Estados Unidos.
Pedro Ramon López, empresario, Santo Domingo, R.D.
Humberto López y Guerra, escritor y cineasta, Francia.
Alina M. López Marín, investigadora retirada, Estados Unidos.
Antonio Llaca Busto, médico cirujano, Venezuela.
Joaquín Martínez, ingeniero electricista, Atlanta, Estados Unidos.
Ricardo Martínez-Cid, abogado, Florida, Estados Unidos.
Héctor Martínez Cruz, traductor.
Gerardo E. Martínez-Solanas, economista y politólogo, Florida, Estados Unidos.
Jorge Martínez Jorge, empresario y escritor, Uruguay.
Jorge Masetti, periodista, Francia.
Dmitry Massip, Ingeniero en Telecomunicaciones e Informática, Rusia.
Alex Medina, profesor universitario, España.
Digna G. Medina. Odontóloga, España.
Lázaro R. Miranda González, España.
Marcelino Miyares, politólogo, Florida, Estados Unidos.
Lizabel Mónica, escritora, Philadelphia, Estados Unidos.
Carlos Alberto Montaner, escritor, Florida, Estados Unidos.
María Emilia Monzón, sindicalista, Florida, Estados Unidos.
Julio César Morales, agente de bienes raíces, Florida, Estados Unidos.
Antonio E. Morales-Pita, profesor universitario, Chicago, Estados Unidos.
Luis E. Moro, proyectista, Venezuela.
Víctor Mozo, traductor, Canadá
Eusebio Mujal-León, politólogo, Estados Unidos.
Arnoldo Muller, empresario, Florida, Estados Unidos.
Tomás G. Muñoz, España.
Rinaldo Miguel Nodarse Hernández, Psiquiatra, España.
Ana Olema, artista visual/multimedia, Cuba.
Roberto Pardinas Sánchez, activista de derechos humanos, Nueva York, Estados Unidos.
Miguel Pascual, agente hipotecario, Florida, Estados Unidos.
Enrique Patterson, ensayista, Florida, Estados Unidos.
Geandy Pavón, artista visual, New Jersey, Estados Unidos.
Oscar Peña, activista de derechos humanos, Florida, Estados Unidos.
Radamés Peña Ramírez, Puerto Rico.
Groylan Pereira, Presidente Fundación Cubano-Dominicana, República Dominicana.
Jorge Ignacio Pérez, periodista y escritor, España.
Iván Pérez Carrión, filólogo, Santo Domingo, República Dominicana.
Pedro Pérez Castro, sindicalista, Venezuela.
Roberto Pérez Llanes, profesor universitario, Bolivia.
Antonio Ponte, escritor, España.
José Prats Sariol, escritor, México.
Ricardo Puerta, sociólogo, Honduras.
Efrén Pulgarón, periodista, Florida, Estados Unidos.
Rolando Pulido, artista visual y gráfico, New York, Estados Unidos
Roberto Quintans, profesor, Florida, Estados Unidos.
Justino Renee Morales, ejecutivo de turismo, California, Estados Unidos.
Dulma Rodríguez, informática, Gran Bretaña
Tomás Rodríguez, profesor y activista político, Florida, Estados Unidos.
Pablo Rodríguez Carvajal, comunicador, Florida, Estados Unidos.
Rafael Rojas, historiador, México D.F.
Teresa María Rojas, actriz, Florida, Estados Unidos.
Rodolfo Rojas Companioni, ingeniero, New Jersey.
Ricardo Roque, médico ortopédico, República Dominicana.
Luis G. Ruisánchez, periodista, República Dominicana.
Gilberto Ruiz Val, artista visual, New York.
Carlos Saladrigas, empresario, Florida, Estados Unidos.
Yoani Sánchez, filóloga y bloguer, Cuba.
Roberto A. San Martín, escritor y director de radio y televisión, Florida, Estados Unidos.
Diana Sarlabous, economista, República Dominicana.
Rafael E. Saumell, profesor de Lengua española, Texas, Estados Unidos.
Mike Sigler, editor y periodista, Miami, Florida.
Yamil Simón-Manso, investigador químico, Maryland, Estados Unidos.
Miquen Tan, poetisa, New York, Estados Unidos.
Osvaldo Torres, Michigan, Estados Unidos.
Dagoberto Valdés Hernández, director de revista Convivencia, Cuba.
Amir Valle, escritor, Alemania.
Sylvia Valls, escritora, México.
Camilo Venegas, escritor, República Dominicana.
Lía Villares, artista visual, Cuba.
Omar Villamil, médico, Panamá.
Carlos Alberto Yllobre Rodríguez, médico, Islas Canarias, España.
Eduardo Zayas-Bazán, profesor emérito y autor, Florida, Estados Unidos.
Alfredo David Zayas Cañedo, físico y médico, México.

Nota: Para añadir firma enviar a Ariel Hidalgo a: Infoburo@AOL.com

Armando Chaguaceda

Armando Chaguaceda: Mi currículo vitae me presenta como historiador y cientista político.....soy de una generación inclasificable, que recogió los logros, frustraciones y promesas de la Revolución Cubana...y que hoy resiste en la isla o se abre camino por mil sitios de este mundo, tratando de seguir siendo humanos sin morir en el intento.

Armando Chaguaceda has 126 posts and counting. See all posts by Armando Chaguaceda

30 thoughts on “Una Cuba mejor es posible

  • Se que este debate es de agosto, pero quiero aclarar para los que visitan este importantísimo sitio, que toda información debe verificarse bien, para ser usada como argumento. En Cuba los niños tienen garantizada la leche hasta los 6 años, no hasta 1 año como se está afirmando. Por supuesto que no es suficiente, pero debemos atenernos a la verdad. Por lo demás me parece excelente e importante lo que aquí se discute y espero que sea una contribución a una futura Cuba, socialista si, pero DEMOCRATICA.
    Gracias amigos.

  • Senor quitese de la mente si le pagan o no le pagan a alguien. Cuba necesita un cambio ya, y una de las cosas primeras es eliminar los tabu que nos hacen prisioneros de una politica u otra. El regimen necesita que estemos divididos para seguir controlandonos.
    Quizas a usted le sea indiferente el sufrimiento de otros porque a usted no le han tocado aun desgracias que a otros llevan tiempo machacandoles. Yo por ejemplo, por el solo hecho de haberme ido de mi casa(cuba), sin pedir permiso ante los rigurosos controles del sistema me han eliminado el derecho de entrar a mi pais para ver a mis ancianos y enfermos padres, a mi familia y a mis amigos. La vida es solo una y si esta politica de poder no cambia miles y miles de cubanos no solo fuera, sino muchos que estan entro que por el solo hecho de ser hio de un medico que se quedo en otro pais no le dan permiso de salir a reunirse con su padre.
    Esta es una violacion de los derechos del ser humano, no importa mas que una medida o ley que tome cualquier gobierno. Hay muchas cosas mas por la que muchos cubanos sufren. Necesitamos libertad. Como es posible que una persona que nacio en oriente pueda ser determinada ilegal por estar en la habana. Esa medida es de la prehistoria, de tribus que defendian una determinada zona de caza. Pero es inconsebible que un cubano no pueda decidir en que parte del pais vivir. Vulevo e insisto, en ningun pais del mundo ocurre esto , asi como tampoco que por salir sin pedir permiso despues no puedas entrar, y para salir solo sacas tu pasaje y vas a donde el puto dinero te permita. Eso del puto dinero seria otro tema, pero es algo que se tiene que arreglar en todo el mundo. El dinero solo ha causado desgracias para la humanidad y riquezas para el inteligente que lo desarrollo. Pero a corto plazo lo mas importante es arreglar el problema cubano. Derechos y libertad es lo mas urgente porque es algo ignato del ser humano.

  • Muy buen articulo, ¿ ya era hora no?.Con respecto a todo aquel apoyando la dictadura de los castro’s, bueno que se jodan, seguiran asi de jodidos hasta que leyes como estas las asuman todos los ciudadanos. Es dificil de comprender el nivel de ignorancia ideologica y como pueden guantar este yugo por tantos años, un circulo vicioso de discursos y promesas hasta llegar como vacas a su matadero. La diferencia es que es una muerte lenta, sufrida y despiadada como un cancer de huesos. Visitar la Cuba de hoy es exponerse a caras malnutridas, derrotadas por la miseria, niños sin acceso a la leche despues de un año, cosa que nunca podre entender de este govierno, en fin que se puede esperar….y todavia existen ciudadanos cubanos apoyando al carnicero. La culpa de la mala situacion en cuba sea politica o economica no es de los EEUU, sino de los mismos cubanos duelale a quien le duela, ellos son los que pueden cambiar su futuro ( sin anexionismo), el cubano es conocido por tener huevos suficientemente grandes en el combate, sea armado o de debate pacifico; Asi que hay que dejarse de comer m$#%& y continuar presionando por un cambio en este sistema que no conduce a nada

  • Veo que las opiniones de unos y otros se contraponen (dentro y fuera del pais). Eso es clave, se esta perdiendo el tiempo en magnificos y rimbombantes documentos con propuestas, muchas de ellas bien necesarias en nuestro pais, pero que no repercuten en la realidad de nuestra isla.
    Hay una solucion, una unica solucion: Que todo el que quiera una solucion del problema de Cuba se vaya a Cuba y comienze su labor a nivel poblacional, barrio por barrio. Se que estara enfrentando, insultos, carcel y represion, pero es la unica forma. Arriesgando su persona, como lo hicimos muchos en su momento, DENTRO DEL PAIS, No sigamos perdiendo tiempo.
    Se acuerdan de Eloy Gutierrez Menoyo, que vive en La Habana, sufriendo las mismas escaceses de todos los cubanos de a pie y que pudo quedarse como todos nosotros viviendo sin sufrir las consecuencias de un regimen represor, el opto por partir hacia Cuba, despues de estar 22 aniversarios en las carceles y sufrir una de las golpizas mas horrendas por el que ha pasado ser humano en Cuba (Yo estaba presente como prisionero politico tambien). Pues esa posicion de Eloy Gutierrez debe ser la posicion de los que quieren DE VERDAD hacer algo por el pais. Por supuestos hay riesgos y quizas muchos pierdan la vida…pero de documentos, Raul, Furry y los demas se rien….
    Mi nombre es Arnoldo Varona, prisionero #32314, natural de Santiago de Cuba.

  • Alberto usted dice que el embargo es solo entre el comercio de USA y Cuba. Me parece que Usted debe buscar en el departamento de estado sus reportes de multas a empresas de terceros paises por comerciar, hacer transacciones o mover mercancia hacia Cuba. Hay desde multas a navieras francesas, Bancos suisos o holandeses y fabricas de cebada.Etc.Todas fuera de USA.
    Eso sin contar que no hay barco que toque puerto cubano que pueda atracar en puerto norteamericano por 6 meses, lo que encarece el traslado de mercancia a Cuba por vavieras de otros paises,
    Todas las subsidiarias norteamericanas en terceros paises no pueden comerciar con Cuba.
    Todas las companias de terceros paises que produscan con algun componente o patente de USA no le pueden vender a Cuba.
    Todas las companias que elaboren sus productos con materias primas o productos procedentes de Cuba no le pueden vender ese produccto al mercado norteamericano.
    Es decir si la compania Nestle fabrica alimentos con azucar procedente de Cuba, estos productos no podran ser vendidos a USA.
    Cuba no puede hacer transacciones comerciales con dolares americanos, por lo que todos los dolares que recauda en su comercio o servicios tiene que cambiarlos por otras monedas para sus transacciones lo que produce perdidas economicas y complica los negocios.
    Estados Unidos acaba de sancionar con una multa a un banco suiso que operaba en jamaica atravez del cual se pagaba los alimentos que se pagaban a comerciantes Norteamericanos.
    Acaban de multar a la compania SIEMEN por reparar equipos telefonicos cubanos.
    Todo esto ademas de que persigue y pone en listas negras a el que este invirtiendo en Cuba.
    Todas estas sanciones apoyados en que Cuba es un pais terrorista segun ellos.
    Ustedes callan? Todo esto son noticias recientes.
    Sobre los sindicatos si usted es empleador no lo sabra bien pero preguntele a un trabajador de aqui de Miami si en su empresa le dejan tener un sindicato. Primero me manda a hablar bajo pues tienen miedo de solo escuhar esa palabra.
    Eso es asi aqui en el sur de Florida donde mandan los politicos cubanos.
    Y le pregunto si manana en Cuba hay elecciones al estilo occidental y por casualidad ganara un futuro representante del nuevo partido comunista que harian los americanos. Lo aceptarian? Hasta que no exista un gobierno con el visto bueno de ellos y se devuelvan todas las propiedades confiscadas se mantendra el embargo. Eso dice la ley. Y ustedes lo aceptarian?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *