Salven a Fidel

Armando Chaguaceda

HAVANA TIMES — No lo merece… ni él ni nadie. En el ocaso de su vida, Fidel Castro, el octogenario ex comandante, ha sido expuesto públicamente por la prensa cubana en un torpe reportaje que cubría su asistencia a votar, el pasado domingo 3 de febrero.

El visible deterioro del protagonista y las muestras de adulación de los presentes daban al suceso un cariz irracional, surrealista, lamentable.

Fidel ha sido, con sus luces y sombras, un trozo de la historia contemporánea cubana, continental, planetaria. El culto –organizado o espontáneo- a su imagen ha combinado la devoción sincera de mucha gente de a pie con el usufructo oportunista de su legado que realiza la elite burocrática, engendrada bajo su largo mandato.

En los últimos años, “la nueva” dirección del país ha ido desmontando, de forma paulatina y no declarada, buena parte del legado fidelista. Para bien, pues ha introducido cambios en una dimensión pragmática y concreta de concebir la vida de la nación y su gente, lejos de la épica trascendente –y egolátrica- del Comandante.

Para mal, porque buena parte de las locuras rescatables del fidelismo –un país pobre con gente instruida, sana y solidaria con otros pueblos- se desvanece ante el peso combinado de un modelo que hace aguas y los criterios mercantilistas que prevalecen dentro del reformismo oficial.

Así, este Fidel se convierte en una suerte de alma que mora en el limbo, precario habitante (aún) de este mundo, convertido en la sombra del antiguo personaje y poder que, hace años, fue.

Ante tal situación, me irrita sobremanera cómo un gobierno acostumbrado a fabricar y preservar tan meticulosamente su imagen ha expuesto, en plena decadencia, a quien declara el gestor de sus principios.

Será porque tengo un abuelo de su misma edad, al que no soportaría ver convertido en objeto de escarnio de algún vecino cruel. O porque me desagradan las sonrisas hipócritas y adulonas de los funcionarios y periodistas que rodean sus esporádicas apariciones, los mismos que en privado seguramente se mofarán de “lo jodido que está el viejo”.

O acaso porque creo que la integridad de cualquier ser humano debe ser preservada, en la medida de lo posible, del escarnio público, máxime si esa persona es un anciano frágil, indefenso y, a todas luces, senil.

No importa que él mismo, en su intolerancia con la crítica ajena, haya sembrado en derredor la semilla de la simulación y el cinismo. Y que sus víctimas o enemigos se sientan con todo el derecho de cuestionar su obra y figura.

Lo que considero éticamente reprobable es que los máximos beneficiarios del régimen que él creó no tengan un poco más de cuidado con su persona. Y que le conviertan en un objeto museable y mostrable, un premio a la adoración o curiosidad morbosa de algún mandatario latinoamericano.

No, gobernantes cubanos, asuman con honestidad el rumbo de sus propias decisiones, avancen en la ruptura con sus errores, preserven – sin canonizaciones- lo salvable de su legado. Pero por sobre todo, cuiden al ser humano…cuídenlo de Fidel, de la razón de estado, de ustedes mismos.

Armando Chaguaceda

Armando Chaguaceda: Mi currículo vitae me presenta como historiador y cientista político.....soy de una generación inclasificable, que recogió los logros, frustraciones y promesas de la Revolución Cubana...y que hoy resiste en la isla o se abre camino por mil sitios de este mundo, tratando de seguir siendo humanos sin morir en el intento.

Armando Chaguaceda has 133 posts and counting. See all posts by Armando Chaguaceda

20 thoughts on “Salven a Fidel

  • No jodas socio!… cómo se te ocurre sugerir que nos priven de tan grato espectáculo?, lo que si creo que se puede proponer es que no lo exhiban delante de los niños porque las pesadillas con el chupacabras no se las quita nadie, que el aspecto del tipo es peor que el de Nosferaus acabado de salir del ataud.

  • Chaguaceda, si realmente quieres salvar a alguien pues dedícate a este Sr. Elpidio (13 febrero 2013 a las 17:05) y a su “Padre Azul”, que se ve que la chochera moringuera es realmente contagiosa.

  • Mi estimado articulista Armando Chaguaceda: el titulo de tu articulo es patetico y tergiversador, pues que todos sepamos a Fidel no hay que salvarlo de algo, todo lo de Fidel esta hecho, siempre brillo con luz propia y nunca a la sombra de algo o de alguien, por tanto el Comandante en Jefe, aun anciano, digno, honradoy honesto, no necesita que nadie lo salve, las interpretaciones tuyas sobre el amor y la admiracion del pueblo de Cuba por Fidel, dejan mucho que desear y mucho que decir, aunque no vale la pena emborranar cuartillas respondiendote como mereces.

    Hace pocos dias, otrro escrito, se lanzo de cabeza en la misma direccion, el pobre senor solo fue de error a horror en sus interpretaciones y falsedades, le conteste y pienso que no volvera a caer en la total falta de respeto, ignorancia y malas intenciones con las que escribio su articulo.

    Todos llegaremos a viejos, seremos mas ancianos, menos ancianos, con mas achaques o menos acheques, con menos o mas problemas de salud, todos tenemos padre, abuelos, tios, etc, que no queremos esconder ante nadie aunque sean viejos, y tengan problemas de salud, pues la vejez es un don que nos ha dado El Padre Azul, para seguir acumulando experiencias antes de pasar a otra vida donde no existe el tiempo como lo consideramos y lo catalogamos en este tiempo nuestro.

    Fidel no ha sido lanzado al ostracismo politico, humano y politico, se ha ubicado donde el mejor piensa que puede ayudar al proceso que comenzo hace doscientos anos, con sus errores y con sus muchas virtudes, o como dijo Jose Marti, el sol tiene manchas pero nos alumbra, ese es Fidel Castro Ruz, aunque muchos solo vean en el las manchas, pues los sentimientos de frustracion, odio y deseos de venganza de todo tipo, tienden en los seres humanos, hacerlos pensar que lo que ellos sienten es lo que siente el pueblo, es decir que ponen en boca y mente de otros (sin hablar con ellos, sin consultarlos y sin siquiera respetarlos), lo que no es mas que un sentimiento que los acerca a los perdedores en todos los dominios de la vida nuestra, principalmente la politica

    Aqui se puede aplicar el famoso dicho del actor Mejicano Tin Tan – NO ME DEFIENDAS COMPADRE -,pues a Fidel Castro lo defiende la historia, veremos quien te defendera a ti cuando llegue el momento de tu ocaso en la viday seas un anciano, y que no puedas mostrar lo que has hecho por tu pueblo en hechos contantes y sonantes, no palabras, escritos y veleidades intelectuales de tipo alguno, y veremos si la balanza de virtudes y errores no se inclina hacia el lado opuesto en que se ha inclinado con Fidel, pues el peso de sus virtudes y aciertos en la vida, opacan los errores, aunque el y otros como yo los conozcamos lo hayamos criticado en tiempo y espacio.

    Que el Padre Azul siempre proteja a los hombres dignos, honestos y dispuestos a darlo todo por su pueblo.

  • El que a hierro mató que a hierro muera.
    A la m… con Fidel, como hizo él mismo con tanta gente.
    Que se sienta ya muy pero que muy feliz de no tener que estar todo el día por la calle Obispo pidiendo limosnas o vendiendo jabitas de nylon en una esquina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *