“La normalidad: Crónica de la pandemia 4

Por Armando Chaguaceda

Evangelicos en acción.

HAVANA TIMES – Hoy el virus adquirió rostro. Alguien conocido, hija de una amiga, en Europa. Y aunque es una persona joven, fuerte y bien atendida, me inquieté. Me entristecí, porque cuando la amenaza se hace cercana, la cosa cambia. Deviene tangible. Pensé enseguida en cosas graves y solemnes, entre estas, suprimir mis bromas en redes sociales.

Pero ¿acaso no necesitaremos el humor para resistir lo que viene? ¿Agregar más amargura y pesimismo nos salvará? ¿No necesitan de la risa nuestra psiquis y defensas inmunológicas? Pues bien, he decidido seguir riendo: en público y en privado, allá y aquí, en este Internet que se ha convertido en sustituto del mundo real. Mientras pueda hacerlo. No lo tomen como irrespeto o insensibilidad ante el dolor ajeno, sino como arma en la lucha por la supervivencia, para resistir nuestra “nueva normalidad”.

La “nueva normalidad” no llega igual a todas las zonas, las clases, las familias. Mi barrio, creo les dije, es una mezcla sui géneris de clases medias y trabajadores. En casa, que pertenecemos a las primeras, planificamos la cuarentena, tomamos medidas, porque supimos y pudimos. Pero otros, que aquí -y en nuestros países- son mayoría, no correrán igual suerte. Simplemente, seguirán con su antigua vida hasta que sea posible. Su relación precaria con el Estado -que no los orienta ni protege- y el mercado -en el cual compiten en franca desventaja- se los impide.

En ese caso, en las próximas semanas -y salvo que la reclusión sea absoluta-, quizá vayamos por algo que se agotó. Comprarle al negocio de la esquina será la opción, pues la suerte de los pequeños comerciantes -nuestros vecinos- estará echada si no los ayudamos. Repensemos, clasemedieros, nuestras excusas: el contagio puede sobrevenir también en un supermercado abarrotado o en el envío postal. De esta quizá no salgamos todos, pero debemos intentarlo, sobre todo, del modo más humano posible.

Vuelvo al mundo real, me asomo a la ventana. En la esquina, frente a mi casa, venden agua. Es que aquí la gente, incluida la humilde, compra el agua que bebe. Todo un tema… pues justo ahí, en el comercio, han acampado, previsores y ordenados, los testigos: gente con propósito y sentido de la coyuntura. En estas semanas pasan un día sí y otro también. Nada como las crisis para fomentar las sectas y difundir el consuelo.

Y es que en México, ante las incoherencias, demoras y omisiones de la autoridad, se extiende la improvisación y la búsqueda del pensamiento mágico. En este mundo, entre quienes mandan, sobran políticos y faltan estadistas. No importa la ideología o el tipo de régimen. Pero si fuese solo así, la cosa sería menos grave. El problema es que, entre quienes desde abajo pueden -por recursos y agencia- hacer la diferencia, hay muchos más habitantes que ciudadanos. Necesitaremos mucho de esa conciencia cívica, dormida o ausente, para afrontar lo que se asoma en el horizonte.

Armando Chaguaceda

Armando Chaguaceda: Mi currículo vitae me presenta como historiador y cientista político.....soy de una generación inclasificable, que recogió los logros, frustraciones y promesas de la Revolución Cubana...y que hoy resiste en la isla o se abre camino por mil sitios de este mundo, tratando de seguir siendo humanos sin morir en el intento.

Armando Chaguaceda has 127 posts and counting. See all posts by Armando Chaguaceda

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *