La coherencia de ser solidarios

A Elaine, Dmitri e Isbel, por su persistencia

Armando Chaguaceda

Lasa 2013HAVANA TIMES — Nos han jodido. La decisión de no conceder visa a varios activistas y académicos cubanos, ponentes inscritos a la conferencia de Latin American Studies Association, ha condenado al naufragio, cuando menos, a una sesión de debates.

Impidiendo no solo lo que prometía ser una oportunidad de intercambiar perspectivas plurales en torno a los problemas de la sociedad y cultura cubanas.

También postergó más de un reencuentro entre viejos amigos, un descubrir de colegas físicamente desconocidos. Y eso duele.

Las lógicas burocráticas son, como decía un escritor, infranqueables: crean a cada solución un problema. Ni siquiera tendríamos que ponernos conspiranoicos, ya que así suelen operar las autoridades consulares en buena parte de este mundo, máxime en los países dominantes de la arena mundial.

Presuponer -con la superficialidad de cuatro preguntas- que  alguien es un posible emigrante o candidato al visado es una lógica de maquinaria, demasiado frecuente. Al menos a mi me ha tocado sufrirla varias veces.

Si a eso agregamos que ciertos criterios adhoc- raza, aparente nivel cultural o de ingreso- son tomados en cuenta por el entrevistador en el momento de su faena, tenemos como resultado un coctel impresionante, lleno de subjetividad, discriminación y casuística.

Lo que sí no es entendible es que quienes compartimos los campos, intereses y, en algunos casos, las luchas por una academia, un país y un mundo más libres, cerremos los ojos ante tamaña desmesura. Porque la mirada del ciudadano se sitúa, por esencia, en las antípodas de la del funcionario.

Demandar que sea corregida una mala decisión institucional –de la empleomanía del State Departament estadounidense o de los agentes de Migración y Extranjería cubanos- debería ser suficientes para unir(nos) a muchos en ese empeño.

Da igual si es un connotado disidente, un académico oficialista o un activista autónomo: todos tienen el derecho al intercambio de ideas, al contacto con otras realidades, al encuentro con sus pares.

En otros momentos, desde las filas de una izquierda autónoma, algunos hemos reclamado -no sin debates internos y enfrentando incomprensiones ajenas- los derechos a la voz y la existencia de aquellos que no comparten nuestras filiaciones ideológicas y propuestas políticas.

Hoy valdría la pena que, desde la acera del frente -y desde todos los rincones de la esfera pública criolla- expresásemos en una sola voz la solidaridad con nuestros colegas vetados.

Porque sí, como decía una comunista inmortal, la libertad es solo la libertad para el que piensa diferente, debemos empujar para que las diversas interpretaciones de ese noble credo se junten, dialoguen, crezcan en la fecunidad del debate cívico. En Washington como en la Habana.

Armando Chaguaceda

Armando Chaguaceda: Mi currículo vitae me presenta como historiador y cientista político.....soy de una generación inclasificable, que recogió los logros, frustraciones y promesas de la Revolución Cubana...y que hoy resiste en la isla o se abre camino por mil sitios de este mundo, tratando de seguir siendo humanos sin morir en el intento.

Armando Chaguaceda has 132 posts and counting. See all posts by Armando Chaguaceda

4 thoughts on “La coherencia de ser solidarios

  • Muchas gracias a todos por la solidaridad.
    Paco, sé que el mundo es así como dices; pero este tipo de denuncias está justamente encaminado a cambiar el estado de cosas en este mundo.

  • Has señalado un punto importante. Porque los cubanos de la Isla que hoy mismo recibieron el paspaporte español por la famosa ley de nietos, mañana mismo pueden entrar en EEUU como Pedro por su casa, pasando por Bahamas. Injusto, pero el mundo “ansí”.

  • El posicionamiento político no debe ser usado jamás como algo a considerar en la expedición o no de una Visado. Sinceramente no pienso que ese haya sido el caso, aun menos en esta administración. Por lo demás me duele que les hayan negado las Visas y ojala puedan reclamar y obtenerlas. Ahora el articulo de Isbel sobre este tema no iba en este sentido. Desgraciadamente en el mundo de hoy no existe el “derecho” a la libre circulación por el planeta y la triste realidad es que todos los tramites consulares para quienes no tenemos un pasaporte del primer mundo son un dolor de cabeza independientemente del país que se trate. Resulta contraproducente que si Isbel tuviera un pasaporte Español aun viviendo en Cuba no tendría ni siquiera que pasar por la SINA ni a saludarlos y habría resuelto con un sencillo tramite por internet. Es injusto, irritante pero asi funciona este mundo hasta que lo cambiemos o hasta que simplemente dejen de existir los países.

  • No comparto muchas de las ideas de Isbel pero reconozco que es genuino defensor de lo que cree ya he manifestado en su Post mi solidaridad también le sugerí que apelara la decisión si es posible.

    La visa de Elaine que inicialmente fue negada entiendo que fue re analizado su caso y se le otorgo la visa. Veo esto como una oportunidad magnífica para que diferentes corrientes de pensamiento se encuentren fuera de cuba y dialoguen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *