Impresiones de un bárbaro en Roma

Armando Chaguaceda

HAVANA TIMES — Hace semanas que tenía pendiente esta crónica. Me la piden amigos, los colegas editores de HT y hasta conocidos extrañados por mi silencio en las redes sociales.

Pero, sobre todo, trataba de convencerme de que podría decir algo distinto, interesante, más allá de la crónica de viajero – como podría haber sido la de cualquier galo o bretón que visitase el corazón del Imperio romano- o el incompleto análisis de un mundo complejo como el estadounidense.

Así que, ahora que me decido, intento encontrar en mis recuerdos las cosas que más me impresionaron del viaje.

Y me doy cuenta que no fueron las construcciones impresionantes, la organización de la sociedad, los paisajes hermosos. Aclaro: no es que me desagradasen el bullicioso cosmopolitismo neoyorkino, el ordenado urbanismo de Washington o el ambiente tropical de Miami. Pero resulta que me impactaron más olores, actitudes y credos que creí percibir en esa multicolor población que habita al vecino del Norte.

Lo primero que más me sacudió fue percibir, al menos en los tiempos y lugares por los que merodeé, una presencia constante de la bandera de las barras y estrellas. Sobre jardines y fachadas de casas, en autos y comercios, en instituciones y parques públicos, la enseña nacional ondeaba orgullosa a la vista de todos los visitantes, que nos tomábamos fotos tratando de dejar huellas de nuestro paso para el álbum familiar.

Y la impresión que me quedó, hablando con varios locales, era una suerte de íntimo afecto por ese símbolo, cual si fuese tierra neutral entre los credos, razas, procedencias nacionales e ideologías que conforman la identidad estadounidense.

Otro detalle, estrechamente ligado al anterior, que acompañó –e incomodó- toda mi estancia, fue las muestras de segregación y hostilidad que percibí, en diálogos y actitudes, entre personas procedentes de los grupos subalternos de la nación americana.

Afroamericanos, latinos, descendientes de latinos, cubanos –estos últimos, un grupo especial- me hablaban, una vez superado el momento de la desconfianza, con mezcla de recelo y rechazo de los otros habitantes no WASP, de aquella prodiga tierra.

Era como si no compartiesen suerte de insertarse –salvo los migrantes cubanos, por razones muy particulares y contingentes- en los escalones menos favorecidos de la sociedad y economía norteñas.

Lo último –pero no por ello menos importante- es la huella que dejaron en mis papilas y fosas nasales los efluvios de la cocina cubana, reencontrada, en toda su magnificencia, en Miami.

Desde Versalles a La Carreta, del Palacio de los Jugos al Mojito, mis reencuentros con las croquetas y los pastelitos de guayaba, con las champolas y el lechón con congrí y yuca frita desataron las pasiones y jugos gástricos, llevándome a preguntar si los cubanos no podríamos acuñar la categoría del exilio o emigración gastronómicos.

Y que conste que ese juego con los placeres alimenticios nos arrastro a varios de los recién llegados, que coincidimos en foros académicos de la Florida International University o en los pasillos de Latin American Studies Association. Pero sobre este último tema ya tendré que contarles en próxima(s) entrega(s).

Armando Chaguaceda

Armando Chaguaceda: Mi currículo vitae me presenta como historiador y cientista político.....soy de una generación inclasificable, que recogió los logros, frustraciones y promesas de la Revolución Cubana...y que hoy resiste en la isla o se abre camino por mil sitios de este mundo, tratando de seguir siendo humanos sin morir en el intento.


5 thoughts on “Impresiones de un bárbaro en Roma

  • el 10 julio, 2013 a las 8:07 pm
    Permalink

    Armando y Joahanna:
    Que gusto saber de Ustedes por este medio y que hayan tenido la oportunidad de conocer finalmente el “Imperio” y que tengan su propia impresión, para que nadie les cuente. Sigan adelante con su vida, cosechando éxitos y espero verlos pronto.

  • el 8 julio, 2013 a las 2:03 am
    Permalink

    Hay una parte del alma de Cuba que desapareció en La Isla y se conserva entre los exiliados. Es la Cuba de los Reyes Magos, La Virgen del Cobre y la cocina cubana.

    Sin duda las esencias de la nación cubana se recuperarán en cuanto la libertad vuelva a Cuba.

  • el 6 julio, 2013 a las 9:42 am
    Permalink

    Evidente e inevitablemente, en el periplo ganaste unas cuantas libras.

  • el 5 julio, 2013 a las 9:40 am
    Permalink

    Nunca habia yo comido una Medianoche antes de visitar a Miami. Que delicia! Ahora ya se puede encontrar nuevemente en La Habana pero nunca con el sabor del que comí en Miami…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *