Cuba: derechos a conveniencia

Armando Chaguaceda

los portavoces oficiales hablen de “los derechos humanos que defendemos”, acotándolos a los conocidos logros en salud y educación.  Foto: cubahora.cu
Los portavoces oficiales hablen de “los derechos humanos que defendemos”, acotándolos a los conocidos logros en salud y educación. Foto: cubahora.cu

HAVANA TIMES — La imagen y el sonido dicen más que mil palabras. Al grito de “Abajo los Derechos Humanos”, el anciano sintetiza, de forma terrible y magistral, la ideología oficial del estado cubano. Los Derechos Humanos (DH) son un arma del enemigo para la subversión interna. Y punto.

No importa que luego, en algún foro internacional, los portavoces oficiales hablen de “los derechos humanos que defendemos”, acotándolos a los conocidos logros en salud y educación. Tampoco que esas conquistas de la Revolución, en tiempos de retóricas pro-mercado, estén hoy en retirada.

Los perdedores de las reformas raulistas –las familias carentes de remesas, los habitantes de los barrios de la periferia capitalina y el interior del país, la masa de negros y mestizos, ancianos y mujeres pobres- las disfruten cada vez menos. Porque no pueden exigirlas como derechos, precisamente por el secuestro de derechos civiles y políticos realizado por el estado.

No se engañen si esos funcionarios cubanos invocan a Bonafini, Esquivel –y a otros reconocidos luchadores por los Derechos Humanos– para acusar, nuevamente, al imperialismo. Los DH son un asunto que está bien siempre que se le administre a conveniencia, se relegue al pasado, se le exija al adversario. Abordar este asunto sigue siendo hoy, básicamente, un tema tabú dentro de Cuba.

Son obviados –o maltratados- por la mayoría de la academia y publicaciones oficiales. No existen legalmente inscritas organizaciones defensores de estos derechos dentro del Registro de Asociaciones del Ministerio de Justicia de la República de Cuba.

A los ciudadanos cubanos se les hace virtualmente imposible (y punible) la acción de testimoniar, vigilar y denunciar, de forma organizada, las violaciones cometidas –a veces contra la propia legalidad socialista– por funcionarios, dada la capacidad de control social del estado y la subordinación de los medios masivos de comunicación a las directrices gubernamentales. Y cuando algunos, al margen del poder, se organizan para exigir el respeto a los derechos propios y ajenos, sufren el acoso policial y, peor aún, la práctica de los llamados actos de repudio.

No hay un catálogo de derechos para los revolucionarios y otro para los disidentes, es falso que sean asunto de los intelectuales o una cosa que no le interesa al pueblo. Quien se queja por un mal servicio médico y aquel que protesta por un familiar injustamente preso ejercen, de igual modo, sus derechos como ciudadanos enfrentados a una mala acción estatal. Los derechos deben ser exigibles, y existir mecanismos donde demandarlos y defenderlos.

También suponen un carácter universal, inherentes a cualquier sujeto y abarcar a toda la población, amén su identidad sexual, cultural, preferencia política y condición socioeconómica. Y, sobre todo, son indivisibles, por lo que si no se poseen a cabalidad, derechos civiles y políticos nunca podrá ser efectiva la defensa de los derechos sociales…. y viceversa.

En suma, o asumimos todos los derechos, en todas sus expresiones y para todos los ciudadanos y ciudadanas cubanos, dentro y fuera del país, o los condenamos a ser mero instrumento, punitivo y regulador, del Leviatán tropical.

Armando Chaguaceda

Armando Chaguaceda: Mi currículo vitae me presenta como historiador y cientista político.....soy de una generación inclasificable, que recogió los logros, frustraciones y promesas de la Revolución Cubana...y que hoy resiste en la isla o se abre camino por mil sitios de este mundo, tratando de seguir siendo humanos sin morir en el intento.



23 comentarios sobre “Cuba: derechos a conveniencia

  • Muy de acuerdo, la única objeción que pongo es ¿Cómo se puede llamar “defensor de los derechos humanos”a alguien como Hebe de Bonafini que, estando, precisamente en La Habana brindó con champagne al enterarse del atentado del 11 de septiembre , que mató a más de 2000 seres humanos?
    ¿Conocía esto el autor?

    Respuesta
    • Comparto tu perspectiva sobre Hebe de Bonafini. Posiblemente fue muy valiente en algún momento y su rol en la creación del moviento de Las Madres es loable, pero desde hace tiempo que es un personaje bastante repugnante. Lo de celebrar la matanza de civiles americanos es una de bastantes declaraciones publicas asquerosas. Agrégale que se le conoce complicidad en actos de corrupción estatal en Argentina. Hasta tal punto está desprestigiada que Hijos, la asociaciín de los hijos de desaparecidos en Argentina, quemó una éfige de ella durante una marcha de protesta. Yo personalmente la odio.

      Respuesta
  • Excelente tu post Armando, y coincido plenamente con tus posiciones.
    Y los derechos humanos universales e indivisibles, siguen siendo tabú en el discurso oficial, y reprimidos- todos- cuando la población indefensa( sin posibilidades de defenderse frente a las sistemáticas y continuas violaciones, legales y procedimentales) protestan y se organizan para luchar por ellos.
    Pero parece que ahora el gobierno cubano quiere imponer una nueva interpretación sobre ellos, y por eso las conversaciones entre los gobiernos de Cuba y EEUU, se estancan, y se obstaculizan por el gobierno cubano.
    De espaldas al sentir popular, se ralentizan las conversaciones mientras se reprime brutalmente y cada domingo a los que disienten. Es ese el objetivo del gobierno cubano incluso en sus relaciones con el gobierno de los EEUU: mantener la mayor impunidad en la represión interna como hasta ahora.
    Gracias por tu post.

    Respuesta
  • “Todos los derechos para todas las personas”

    Respuesta
  • Armando:

    Has tocado un punto de particular relieve, que con frecuencia se pasa por alto:

    La imagen de ese anciano (que no explicas en qué medios o circunstancias aparece) dice mucho sobre la polarización en que ha sido sumida la sociedad cubana por demasiado tiempo ya. Al punto de que ejercer prerrogativas básicas se considera un ejercicio del “enemigo” en exclusiva. A mi modesto modo de ver ha sido una pérdida irreparable.

    Creo que deberá pasar un buen tiempo para que esa imagen se difumine y dé paso a una aceptación, gradual pero irreversible, de los derechos humanos en su más amplia acepción. Dependerá con mucho de nuestra capacidad como individuos y como conjunto social para consolidarlos.

    Eso sí, no confío en mano extranjera alguna para llegar a esa meta.

    Respuesta
    • Isidro me parece incoherente tu posición.
      Estás a favor de los derechos humanos pero en contra de que los que defienden los derechos humanos en Cuba, tengan ninguna ayuda extranjera.
      Estoy esperando tu pronunciamiento por que les permitan trabajar estudiar y ser cuentapropistas o cooperativistas a todos y no sólo a los que el gobierno considera “revolucionarios”.Estoy esperando porque le pidas al gobierno cubano que de financiamiento para las ONGs que en Cuba luchan por los derechos humanos.
      Mientras esto no sea así, bienvenida la ayuda que coincide con nuestros intereses autóctonos y no “importados” de cualquier organismo internacional, gobierno, o ONGs internacionales. Como mismo hace el gobierno cubano.
      ¿Por qué el gobierno sí recibe ayuda extranjera y no te molesta y los ciudadanos no y eso te molesta?

      Respuesta
      • Marlén:

        Para seguir siendo “coherente” (y ahora breve además):

        1. Apoyo el disfrute de TODOS los derechos para TODOS los cubanos.

        2. Estoy esperando que condenes el doble discurso o rasero de las sucesivas administraciones de EE.UU., de tratar de ahogar al Gobierno cubano mediante agresiones armadas, sabotajes, embargos- bloqueos y todo tipo de presiones, – que incluyen negarle por completo el acceso a fuentes de financiamiento – , mientras por otro lado han propiciado la entrega (o al menos la aprobación) de millonarias partidas de dinero federal para los que se oponen a ese mismo gobierno. Eso para mí es inmoral, por usar el término más suave que me viene a la mente.

        Respuesta
        • Aquí te va, te contesto como Obama: no me echen la culpa de lo que hicieron otras administraciones que cuando nací ya existía.
          Sigue haciendo el recuento histórico para justificar la lentitud del gobierno cubano y la posición de este gobierno con relación a los derechos humanos: “muchos años de desconfianza”
          Tu respeto a los derechos humanos, se vuelve una consigna hueca lanzada para que quedar bien.
          Hoy se repota más de 150 detenidos el domingo en todo el país. A Tania Brgueras la siguen reprimiendo y le tienen una causa por desacato y “la siguen investigando” retenida como rehén en la Isla.
          Sigue con la cantaleta del embargo y no menciones las represiones que resultas muy poco creíble y serio en lo que dices defender.
          Pero ya sé que como Rasveberg, para entrar y salir de Cuba hay que seguir al discurso oficial: El síndrome de Estocolmo.

          Respuesta
          • Marlén:

            Pues yo hubiera preferido que me contestaras como Marlene Azor, no como Obama, quien tiene que jugar con muchos intereses de política interna, partidistas, de compromisos electorales y geoestratégicos, a la hora de pronunciarse sobre un tema, algo que, entiendo, no es de tu competencia. Pero ya que citas al inquilino de la Oficina Oval, permíteme recordarte que, a diferencia de él, que no había nacido cuando la administración Eisenhower comenzó los teje-manejes para cambiar la situación cubana a su favor, tú ya estabas bien crecidita cuando el Plan Bush para la transición en Cuba salió a relucir en el aún cercano 2003. Así que en teoría deberías estar muy al tanto de los propósitos de esos grupos de poder respecto a nuestro país.

            Yo ya te di mi postura respecto a los derechos humanos.

          • Pues al tanto de todas las políticas que has mencionado por supuesto que estoy. El bombardeo del discurso oficial hace imposible que un cubano no esté al tanto. La imagen de víctima bien que se ha explotado, lo que no se conoce tan bien y no quieres informarte es las veces que se pudo hacer de manera diferente con relación a los EEUU, pero también con relación a los derechos humanos en Cuba.
            Lo que queda pendiente, es tu negativa a que algún organismo extranjero gobierno , ONGs, instituciones internacionales ayuden a los activistas de derechos humanos en Cuba. Ese es el asunto y respaldas la posición del gobierno con relación al tema.
            Ya sé que el totalitarismo cubano ha entrenado a sus ciudadanos en que si quiere salir y entrar sin problemas, y si quiere vivir en Cuba, tiene que respaldar la represión( aunque sea con el silencio cómplice) y la visión gubernamental sobre las ayudas “externas”
            Acá tu “independentismo” es sólo hacia el gobierno y no hacia la población. Y esa doble moral es evidente.

          • Marlene:
            Coincido con Isidro. Responde como si fueras tu. Si lo q quieres es hablar por hablar bien; pero si quieres realmente hacer las cosas bien entonces da elementos y se coherente.
            “A Tania Brgueras la siguen reprimiendo y le tienen una causa por desacato y “la siguen investigando” retenida como rehén en la Isla.”
            A cualquier persona que tenga una causa pendiente (en cualquier lugar del mundo) se le deja ir asi como asi. Además, las cosas que provocaron todo esto están en la ley bastante claras, lo único que si es para “defender los derechos humanos” entonces se puede hacer cualquier cosa. Te pongo un contraejemplo: En Suiza (paradigma del mundo desarrollado y de los derechos humanos) para hacer lo que quería hacer Tania Brugueras solo se permite un día en el año y tienes que decirlo con al menos un mes de adelanto.

            Lo otro Marlene. “…entrar y salir de Cuba hay que seguir al discurso oficial: El síndrome de Estocolmo.”
            Yo tenía entendido que muchos de los llamados “disidentes” han salido del país (Yoany S, Bertha S. Elizardo S, etc…). En cuanto al Síndrome de Estocolmo, me parece que la estadística del comportamiento de la población cubana es un “punto fuera de la función”.

          • Enerdany, no creo que tomar las palabras de Obama y citarlo, para responder sea negativo. Todo lo contrario, citar las palabras de personas significa que coincides con esas palabras. Pero parece que las normas básicas de redacción se le han “olvidado” a Isidro y a tí. ¿O estoy frente a dos censores totalitarios que definen las citas que puedo o no hacer?
            La causa contra Tania es arbitraria en la medida en que no ha cometido ningún delito, pero como estamos en un estado sin derecho, la policía política- y al margen de la ley y la defensa posible- te endilga cualquier delito y los ciudadanos no tienen cómo defenderse de esas arbitrarias acusaciones. Esto es el ABC de la aplicación del derecho en Cuba. Parece que no eres cubano/A o perteneces a las cyber tropas de los actos de repudio.
            Y en cuanto a entrar y salir libremente de Cuba, creo que tampoco estás enterado/A. Miles de casos que no pueden salir por decisión arbitraria del gobierno cubano y miles de personas a las que no se les deja entrar de acuerdo a la arbitrariedad del gobierno cubano.
            Ni Tania tendría que estar pendiente de proceso alguno legal, ni ninguno de nosotros tendríamos que tener ninguna habilitación para poder entrar en Cuba.Otros como Aldo Menendez, no pueden entrar porque les retiran la habilitación y su único pecado es no pensar de acuerdo al régimen.
            En cuanto Isidro y Ravsberg por poner dos ejemplos, critiquen las políticas públicas del gobierno o sus desmanes, el primero deja de ser corresponsal extranjero o periodista en Cuba e Isidro no puede entrar a Cuba y le quitan la HABILITACIÓN como hicieron al artista plástico Aldo Menéndez. Los dos saben a qué se enfrentan y por eso respaldan al régimen.
            E n fin que te veo muy desinformado de las leyes y la manera en que se aplica de manera arbitraria y sin posiblidad de defensa a proceso debido. Antes de opinar, por favor, infórmate.

        • …Y si de hablar por boca ajena se trata, me quedo con la de este otro mulato, que además es nuestro:

          “…Tampoco espero nada de los americanos, todo debemos fiarlo a nuestros esfuerzos, mejor es subir y caer sin ayuda que contraer deudas de gratitud con un vecino tan poderoso”.

          Maceo, 1884

          Respuesta
          • Pues le hicieron el caso del perro cuando hasta pusieron el nombre de un país poderoso hasta en la Constitución (Y no fue el de los de enfrente, por cierto)

          • Te doy la razón en lo del rechazo al reconocimiento constitucional a los bolos, que en lo personal nunca me hizo gracia, como tampoco aquella fugaz – y por suerte frustrada – iniciativa de “Repùblica Socialista de Cuba”.

            Ahora, partamos de realidades: Rusia-URSS, a diferencia de los yankis, nunca ambicionó anexarse a Cuba (hubiera sido disparate mayúsculo) ni influyó a través de la historia en el desarrollo político de la Isla. La forma en que gestionó con EE.UU. el fin de la Crisis de los Misiles dejó en claro que los suyo con Cuba era en el fondo un “amor circunstancial” de raíz geoestratégica, que podía terminar con la misma premura con que se inició el idilio. Esto se hizo más palpable aún cuando montaron en un barco y salieron de cuba en 1993. Y hoy, aun con el recalentamiento del viejo romance, los rusos seguirán siendo un socio bien lejano, con pocas posibilidades de regalarnos una enmienda platt o mucho menos un bloqueo-embargo de 55 años. Ah, y al final no cobraron la deuda…

  • Por que no llamar al estado cubano como lo que realmente es: una dictadura y se entendera mejor la ausencia de muchos derechos humanos que son reconocidos en la mayoria de los paises de mundo.

    Respuesta
  • Los derechos humanos, como su nombre indica, son “derechos” y como tales ningún gobierno o dictadura les podría coartar.

    Pero atención, tales “derechos” se basan sobre grandes “deberes” del ciudadano. Comenzando por el deber de exigir tales derechos ( no es un trabalenguas aunque lo parezca).

    Un pueblo que ve limitados sus derechos y que no hace nada por exigirlos es, simplemente, un pueblo que quizá no se merezca tales derechos.

    Excelente artículo del señor Chaguaceda. ¡Felicidades!

    Y muy valida y cierta la anotación del estimado jorgealejandro1.

    Respuesta
  • Señor dhaniel !Amén! y !Chapó! para usted. Ese es punto central de este asunto. Si “un” pueblo por ignorancia (oportunista), cobardía, desinterés, apatía… ni se molesta en conocer y demnadar sus derechos, pero sí se los exige a otro (USA, etc) -por presión o imitación de un discurso que le es totalmente ajeno-. Entonces no merece el uso de tales Derechos y está condenado a la perenne esclavitud o martirios de sus amos gobernantes. Eso lo tuve siempre muy claro, por eso partí como el primero y cuando visito la isla -porque es mi derecho y quiero ver a mis familiares- me comporto justo como alguien que los conoce y que siempre ha sabido que los tiene. Simplemente elejí la dureza del exilio a vivir sin Derechos y les juro que no me arrepiento.

    Respuesta
  • Coincido con Dhaniel y El lapon.Cuantos lucharon contra la dictadura de Batista,cuantos contra la de Fidel?..Opino que somos una lastima de pueblo buscando un tipo duro que nos ponga el yugo.

    Respuesta
  • Jose Luis, yo tambien estoy de acuerdo con usted,. Pero en una ocasion le dije a un cubano que en vez de hablar mal del gobierno a escondidas que exija publicamente sus derechos y me contesto lo siguiente: “Fijate cuantas personas murieron para que FC se adueñara del poder y ahora es peor que antes, no me interesa poner el muerto para que otro vacile a costa de mi vida. Fue asi que me percate que una mayoria de cubanos piensan igual. Que daño al pais ha hecho FC!!

    Respuesta
  • Me llama la atención esta frase:
    Los perdedores de las reformas raulistas –las familias carentes de remesas, los habitantes de los barrios de la periferia capitalina y el interior del país, la masa de negros y mestizos, ancianos y mujeres pobres…

    Quiere decir esto que: las famillas que reciben remesas, los habitantes del centro de la capital, la masa de blancos y chinos, los jóvenes y las mujeres (sea cual sea su entrada) son ganadores y por tanto “no deben aspirar a más?

    ¿O es esto solo un recurso populista para ponerse al lado de los pobres? Como aquellas autobiografías que escribíamos diciendo: “Yo, Fulano de Tal”, nacido en el seno de un hogar pobre…” Como si la pobreza fuese un mérito, como si la pobreza en el caso de Cuba se escogiera.

    Los reclamos de derechos deben se para todos, sin excepción, sin diferencia para el blanco y el negro, el “rico” y el pobre, el guajiro, el de La Lisa y el del Vedado. La oración es injusta, basta decir CUBANO

    Respuesta
    • yoyo, Suscribo tu opinión. Qué bonito ese yoyo cubano. Se te extrañaba.

      Respuesta
  • Elemental mi querido Wicho, Elemental :) te falto adicionar que los derechos no se solicitan, se garantizan y ya.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Foto del día

Foto del día
Imagen 1 De 1

Vedado, La Habana, Cuba.  Por Arlene Greaves (Trinidad y Tobago).  Cámera: Nikon D3300

Usted puede participar en la Foto del Día
No tienes que ser fotógrafo profesional, solo envía una imagen (en blanco y negro o color), con un pie de foto indicando dónde fue tomada (ciudad y país), tipo de cámara o celular que usaste y una pequeña descripción sobre la misma.
Para nuestro formato es mejor que las fotos sean de orientación horizontal, ya que tenemos problemas con las verticales.
Envía tu foto, con tu nombre y país natal o de residencia a esta dirección de correo: [email protected]