Aves de rapiña

Armando Chaguaceda

Reina Luisa Tamayo. Foto: cubadebate.cu

HAVANA TIMES, 27 ene – Las agencias de prensa se hacen eco de las amargas declaraciones de Reina Luisa Tamayo, madre del difunto Orlando Zapata, muerto en Cuba en una huelga de hambre en 2010. En su testimonio (http://www.youtube.com/watch?v=M5XxzdVf4M8&feature=player_embedded) la señora ha expuesto la desatención y carencias que sufren ella y su familia tras una estancia de siete meses en EEUU.

Y denuncia aquellas promesas que, con bombo y platillo y sin escatimar detalles sobre los “abundantes recursos” puestos –supuestamente- en disposición de los arribantes, hicieran personeros de la política cubanoamericana del exilio, afincados en la ciudad de Miami.

Cuando uno lee estas noticias no puede menos que recordar los abrazos, las fotos y los encendidos discursos con los que tantos ilustres usufructuarios de la industria del “anticastrismo” pretendieron hacer méritos y ganancias a costa del sufrimiento de Reina Luisa.

El comprensible dolor, aturdimiento e ira de una madre herida –cuya postura política era más hija de las trágicas circunstancias que de  cualquier sofisticada elección ideológica- fueron cotizados insumos de los que se valió la maquinaria propagandística de una elite política cuyo éxito e influencia son directamente proporcionales al mantenimiento en el poder del gobierno de la Habana.

Ahora, una vez que estos señores sienten que han extraído el jugo mediático a la familia Tamayo, se aprestan a retirarse de la escena con una especie de “ojos que te vieron ir…”.

Semejante actitud es reveladora de cierta politiquería barata y activismo de café con leche acrisolados en los conciliábulos de la Calle 8, heredera de las peores tradiciones de la Cuba prerevolucionaria.

Es el vivo legado de quienes prometían puentes en poblados sin río, quienes cambiaban camas de hospital por cédulas electorales, quienes lanzaban –por cualquier causa- discursos cursis y rimbombantes con infaltables evocaciones a la República y los Padres de la Patria.

Son los mismos que hablan de honradez y democracia pero lucran con los fondos destinados a “la causa” y se han aliado- durante medio siglo- con los peores personajes de la política latinoamericana, incluidos dictadores como Trujillo, Somoza y Pinochet.

Los representantes de esta especie hegemonizan la política en esta ciudad de la Florida, con una retórica e intereses que resultan cada vez más ajenos a las nuevas oleadas de migrantes, y constituyen una falsa alternativa al régimen político de la isla.

Por su incapacidad para sentir de forma desinteresada el dolor ajeno, su afición al show y la mentira y su poco disimulable interés en que se perpetúe en nuestro país un orden de cosas que tributa -de forma directa- al mantenimiento de su especial status dentro de la política estadounidense, esos seres son cada vez menos humanos.

Son de la estirpe de los buitres, aves de rapiña que no deben tener cabida en la política democrática de una Cuba presente y futura.

Armando Chaguaceda

Armando Chaguaceda: Mi currículo vitae me presenta como historiador y cientista político.....soy de una generación inclasificable, que recogió los logros, frustraciones y promesas de la Revolución Cubana...y que hoy resiste en la isla o se abre camino por mil sitios de este mundo, tratando de seguir siendo humanos sin morir en el intento.

Armando Chaguaceda has 133 posts and counting. See all posts by Armando Chaguaceda

10 thoughts on “Aves de rapiña

  • A mi juicio siendo politica toda es “sucia”. No importa de donde venga ni donde sea fabricada. Siento mucho por la Sra la perdida del patriota (su hijo). Nada especial, hay muchas madres en Cuba separadas de sus hijos por estos no pensar igual o por solo querer vivir en tierras de libertad o querer ayudar economicamente su familia, NO SE QUE RESULTA MAS DOLOROSO, SI TENER UN HIJO MUERTO O SABIENDOLO VIVO TENER QUE DARLO POR MUERTO, ya sabia yo que esta Sra habia tomado bebida energizante cuando llego a Miami y que cuando se le acabaran las calorias la dejarian caer, que penso ? que habia llegado al paraiso?. Que lastima, se equivovo. AQui de la politica solo viven 4 gatos, y de ellos, 3 estan en Miami. Lo sientoooooooooooo………..

  • Armando. Comparto tu indignación. Incluso creo que no hay nada que se parezca más al Granma que el MIami Herald. Es posible que el régimen de La Habana pudiera resistir sin esos personeros que tan bien retratas, pero no viceversa. Una transformación democrática en Cuba les quitaría su fuente de vida y de negocios. Por otro lado Reina Luisa me hace pensar en tantas madres en Cuba cuyos hijos han dado la vida por causas que ellas apenas comprenden. Nada les aliviará el dolor de madre, pero además corren el riesgo de quedar a merced de los que comercian con ese dolor mientras les resulta rentable y luego las olvidan. Tengo una vecina que perdió sus dos hijos en Angola hace muchos años. Nunca la he visto sonreir. No creo que alguien le pueda explicar la noble causa que los llevó a entregar su vida adolescente tan lejos de su barrio, luchando contra el apartheid, ella ni siquiera lo sabe pronunciar y mucho menos comprende lo que significa. Libertad de expresión, democracia, derechos humanos, bloqueo, …, pueden sonarle a Reina Luisa tan raros como apartheid a mi vecina. Dolor, desconsuelo y abandono de aquellos que supuestamente lucharon junto a sus hijos por esas nobles causas le son iugual de familiares a ambas. !Cómo se parecen el PCC y la FNCA!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *