Un marasmo de nuestro tiempo

Ariel Glaria Enríquez

Foto: globalpost.com
Foto: globalpost.com

HAVANA TIMES — No es secreto el auge alcanzado en Cuba por los llamados cultos o religiones de nuevo tipo, en los que destacan aspectos y semejanzas de patrones psicosociales de las últimas décadas en nuestro país.

Algunos de estos patrones son, a mi modo de ver, los siguientes:

El vigilante: ahora convertido en guardián de la fe, es el que más abunda. Gusta vestir camisa blanca, clara o de cuadros, y no falta por supuesto el bolígrafo. Usa pantalón oscuro y zapatos de cordón. Su misión de campo es propagar la fe, su aspecto es de agente secreto del tipo última temporada de la guerra fría, cuando ser espía o informante era un hobby.

El intelectual o ideólogo: posee los rasgos externos del anterior, pero un detalle emocional lo reivindica a viejas doctrinas; en alguna etapa deseó o ejerció algún tipo de poder, dando indicios de haberse involucrado en tareas organizativas oficiales. Posee un alto nivel de convocatoria. Por lo general, asume la oratoria en el culto, empleando como método la reiteración. Suele mostrarse  persuasivo.  Sus sermones se oyen en toda la manzana.

Otro ejemplo es el maestro – encargado de enseñar el culto, cuenta con dos perfiles fundamentales correspondiente a su generación.

El primero. Si fue educado por Makarenkos* o él lo fue, aplica su ideal pedagógico en mostrar el perjuicio de la duda como la herramienta más elocuente al explicar las “escrituras”, según la fórmula de interpretación más conveniente. La histeria puede aparecer en él.

El segundo perfil puede estar en discordia con el Makarenko. Siendo más joven no fue víctima de las doctrinas pedagógicas rusas. Puede bromear mientras enseña las “escrituras”,  busca la aceptación general, en particular, del intelectual. El Makarenko, en cambio, se agencia un maletín de informático y se pega al vigilante.

El oportunista, este muestra más pasión que el resto. Brinca de culto en culto hasta crear el suyo propio. Sus intereses y propósitos pueden ser muy diversos, en no pocos casos, lográndolos.

Cuentan estas congregaciones con profesionales de todos los sectores: abogados, médicos, artistas, deportistas, ingenieros etc.

El elemento ideológico, del cual el resto estamos excluidos y con frecuencia sus propias familias, lo rige un igualitarismo primitivo, bucólico y absurdo.

Por otro lado, de espaldas a la realidad social cubana; rechazan nuestro patrimonio sincrético religioso, todo elemento de identidad nacional, así como el respeto a la diversidad sexual.

Sin falsas expectativas el problema de género entre ellos parece no existir.

Las mujeres de estos cultos resultan poco pintorescas. Las más notables – acaso- son las “ilustradas” – es decir, profesionales-, estas se distinguen por mostrar, en público, una perpetua abstracción. Otras son las mismas y poco sutiles de siempre, solo que ahora el chisme y la desidia lo fundamentan de cierta moral teológica. Un tema de conversación común entre todas son las enfermedades, epidemias y desgracias de todo tipo.

No puedo ignorar la influencia que a este fenómeno aportan las nuevas tecnologías y fuentes de información, aprovechadas en divulgar, dentro de estos grupos, videos foráneos de histéricos predicadores y devotos feligreses que comienzan a penetrar el imaginario colectivo de estos cultos en mi hermoso país.

*Antón Makarenko*: Pedagogo y maestro Ruso, cuyos métodos y doctrina se impusieron en la década del sesenta en Cuba.

 

Ariel Glaria

Ariel Glaría Enriquez: Nací en la Habana Cuba en el año 1969. Soy orgulloso portador de un concepto en peligro de extinción: habanero. No conozco otra ciudad, por eso la vida en ella, sus costumbres, dichas y dolor son el mayor motivo por el que escribo. Estudie la especialidad de Dibujo Mecánico, pero trabajo como restaurador. Sueño una habana con el esplendor y la importancia que tuvo.

9 comentarios sobre “Un marasmo de nuestro tiempo

  • El aumento y surgimiento de nuevas religiones se debe, entre otras cosas, a la falta de confianza del individuo para con la sociedad en su conjunto. Algo similar paso en la Antigua Union Sovietica despues de la Segunda Guerra Mundial, donde la explosion de nuevos religiosos buscaba algun consuelo ante tanta perdida humana y material. En Cuba demas esta especificar que ese aumento de la fe viene dado por la busqueda de tranquilidad espiritual a falta de estabilidad material. Aparecen nuevas Iglesias y grupos porque los ya existentes , o se han mercantilizado (Santeria) o ya no representan esa solucion a los viejos problemas materiales (catolica)

    Respuesta
  • Bien por Atanasio. Ariel, en tu análisis (que encontré certero, además de divertido en la forma de retratar a los personajes), te falto un elemento común a la inmensa mayoría de los dirigentes de estos cultos(llamense pastores o de cualquier otra forma), elemento presente en toda América Latina y no sé si, por extensión, en Cuba; me refiero a la forma sutil y a veces descarada de extorsionar a los feligreses, mediante diezmos y cuanto invento para sacar dinero existe, ojalá y en Cuba los creyentes (por poseer un nivel educacional mayor en general) no se dejen embaucar. En América Latina he observado que pululan las iglesias de todo tipo, los infelices van a ellas en busca de consuelo y ayuda y generalmente son estafados, los pastores impólutos, de traje y carro del año vociferando (como si el Señor fuese sordo), trabajando 24 por 24 porque la máquina de hacer (robar) dinero no puede parar. Bien lo dijo Ricardo Arjona:-«Jesús es verbo, no sustantivo». Saludos.

    Respuesta
    • Kamikaze, siendo Cuba un país en extremo pobre, lo más común es que las iglesias y sus pastores desarrollen programas de ayuda social no solo para los feligreses sino para la comunidad. Realmente existe algún hipócrita que disfrace la ambición con supuesta fe, pero no es la norma. Por otro lado, los estereotipos expuestos por el articulista demuestran un profundo desconocimiento de la diversidad existentes entre los evangélicos en Cuba, los cuales son tan diversos como denominaciones existen. Intuyo que con ínfulas de psicólogo frustrado, el articulista visitó una iglesia, malinterpretó las conductas y cometió un error aun más grave, las generalizó.

      Respuesta
      • Las iglesias evangélicas de Cuba no las conozco, pero te reitero que las que he visto en AL en general dejan mucho que desear, los hipócritas a los que te refieres Eglis en estos países se sobran, con independencia que se pueda encontrar algún que otro pastor verdadero; pero te repito, no es lo común. Saludos.

        Respuesta
        • En eso estamos de acuerdo, hay una crisis seria entre las iglesias en LA, los «apostoles» de la Teología de la Prosperidad hacen mercadería con la fe, nada más lejos de la enseñanza de la Biblia que dice: «Por gracias sois salvos…». Soy cubana, viví en Venezuela y ahora vivo en Colombia pero también he visitado Brasil y he conocido algunas iglesias, por conocimiento de causa te puede afirmar que la iglesia cubana (a Dios gracias), goza de más salud y tiene miembros y pastores más sinceros. En Cuba ser cristiano es un astigma social no superado, enraizado por años de, persecución primeramente en los primeros años de la Revolución y luego de crítica cruda, de modo que ser cristiano en Cuba no muestra demasiado atractivo, sino fuera el de la fe genuina. Insisto en salvar las excepciones, porque existe dentro del trigo cizaña. Un saludo.

          Respuesta
  • Por eso me gusta la catolica si quieres vas a la iglesia si no no vas ,si quieres dar das y si no no das.

    Respuesta
  • Bueno, Piri, yo voy a una iglesia evangélica y si quiero doy y si no, no doy. Lo que pasa en Cuba, a i modo de ver,es que la gente abandoó a Dios al principio por sguir a FC,autoerigido en falso profeta. Ahora, desengañados de bares y cantins, como dice la canción, reresan a buscar el consuelo que el buudo no les pudo dar con toda su verborrea. Más bien los utilizó en aras de sus propios mezquinos intereses. Cada día son menos los que se tragan el cuento de la revolución, pero el hombre necesita aferrarsae a algo en esta vida. Porque de lo que sí csi todo el mundo está seguro es d que aparte de este mundo que ven nuestrs ojos hay otro que nos permite lo percibamos de vez en cuando. En esta vidahay mucho por explicar y un fe da consuelo en mmetnso difíciles. El artículo e resultó interesate porque no sabía que había esa explosión de cultos en Cuba. Si supe hace un tiempo de musulmanes cubanos y me asombré. De hinduismo y budismo sí tenía noticias antes de irme y asistí a alunos eventos. Sería bueno que el autor abundara más en este tema.

    Respuesta
  • ¿Esto habla de los evangélicos verdad ?

    Respuesta
  • Sin llegar a ser mordaz, mas sí incisivo, el retrato que haces, Ariel, de los nuevos maestros o líderes espirituales de esos grupos actuales que están proliferando de modo geométrico, encaja muy bien con la «evolución» del ¿sentimiento religioso?» en Cuba. Y por supuesto queda mucha tela por donde cortar. Adelante.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Foto del día

Foto del día
Imagen 1 De 1

Lo que trajeron los rusos a La Habana.  Por Judith Llanio (Cuba-EUA).  Cámera: Canon EOS 1 100D

Usted puede participar en la Foto del Día
No tienes que ser fotógrafo profesional, solo envía una imagen (en blanco y negro o color), con un pie de foto indicando dónde fue tomada (ciudad y país), tipo de cámara o celular que usaste y una pequeña descripción sobre la misma.
Para nuestro formato es mejor que las fotos sean de orientación horizontal, ya que tenemos problemas con las verticales.
Envía tu foto, con tu nombre y país natal o de residencia a esta dirección de correo: yordaguer@gmail.com