Sexo y canciones

Ariel Glaria Enríquez

HAVANA TIMES – Como todo el mundo, entre las cosas más frecuentes que he oído hablar y de las que, también, he aprendido algo, están las relacionadas con el sexo.  Algunas se remontan a los días de mi niñez.

Por ejemplo, aquella ocasión que Rebeca se lo enseñó todo a Armandito y él salió corriendo a contármelo. Yo andaba por los nueve o diez años,  jugaba a las bolas y, creo recordar, solo pensaba ganar muchas ese día. Él, como aún debe serlo, era dos años mayor.

La muchacha, que tendría la edad de Armandito, le pidió ver lo suyo. Mi amiguito ni corto ni perezoso le dijo que también ella se lo enseñara. Al final, me explicó que no se lo tocó, porque había oído decir que las mujeres se orinaban.

Hasta ese momento yo solo sabía que Rebeca vivía en la esquina y tenía varios perros pequineses, los primeros que vi en mi vida de esa raza.

Otro amigo de la infancia solía explicarme cómo descubría en los gestos de las mujeres toda la variedad de reflejos sexuales posibles. Su obsesión mayor era verlas tomar helados en barquillo. Las que atacaban a mordidas le parecían voraces y amantes del sexo furtivo. Las que no derramaban ni una gota y solo con la lengua la crema, le resultaban contemplativas, serenas y sensuales, “a veces hasta ponen los ojos en blanco mientras toman helado”, me dijo una vez.

Ya en la secundaria otro me expuso toda una teoría de cómo identificar a un tarruo. Lo primero, para él, eran las apariencias. Los tarruos siempre andan apurados, se sofocan por todo y todo lo preguntan, por eso, decía mi amigo, “detrás de un hombre chismoso o un chivatón hay siempre un tarruo” y agregaba su frase más lapidaria, “a cualquiera lo engañan compadre, pero un chivatón se lo busca”, decía.

Corriendo los años las cosas que escuchaba se volvían más específicas  y, en ocasiones, hasta líricas, como a una vecina que le gustaba, decía, se la metieran con maldad y se la sacaran con poesía. Sin dudas menos poéticas, pero igual de explícitas eran las parodias a canciones, como aquella que servía de presentación a un muñequito muy popular por las décadas del setenta e inicio del ochenta en Cuba que los muchachos cambiaron por “quisiera ser tu amigo y podértela meter” o la traducción a una vieja canción de Queen que los jóvenes, hembras y barones, cantaban a coro y con envidiable sentido del ritmo diciendo “abre las pata y goza”…

En fin, me pregunto ¿Para qué me he referido a algo con lo que todos hemos aprendido a ser un tanto más felices, ver mejor la vida y un poco a sonreír?

Ariel Glaria

Ariel Glaría Enriquez: Nací en la Habana Cuba en el año 1969. Soy orgulloso portador de un concepto en peligro de extinción: habanero. No conozco otra ciudad, por eso la vida en ella, sus costumbres, dichas y dolor son el mayor motivo por el que escribo. Estudie la especialidad de Dibujo Mecánico, pero trabajo como restaurador. Sueño una habana con el esplendor y la importancia que tuvo.

Ariel Glaria has 56 posts and counting. See all posts by Ariel Glaria

One thought on “Sexo y canciones

  • y despues dicen que la juventud de ahora esta perdida hehehe lo que pasa es que ahora lo hacen mas publicamente … ahora se pelean, tienen sexo, bailan restregandose igual que antes z demas, la diferencia esta en que ahora todos tienen un telefono para filmar, esta el internet, youtube ….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *