Quedarse o irse. ¿Será la cuestión?

Ariel Glaria Enriquez  

Jóvenes. Foto: Juan Suárez
Jóvenes. Foto: Juan Suárez

HAVANA TIMES — El martes 5 de enero en la parada de guaguas de Prado y Trocadero, justo frente a los Leones de bronce que custodian uno de los tramos del paseo habanero; Cinco jóvenes – dos muchachas y tres varones – discutieron, cerca de mí, sobre las razones de irse o quedarse en Cuba. Entre ellos primó la confianza.

El debate lo inició una de las muchachas. La nombro muchacha A; a su compañera, muchacha B. A los varones I, II y III.

Muchacha A: ¿Qué piensan ustedes de los cubanos varados en Costa Rica? La pregunta deja indiferente a los demás. Yo quisiera que llegaran a Estados Unidos. Insiste. Los otros reaccionan.

Muchacha B: Mi papa piensa que Nicaragua los embarcó y a Estados Unidos no les importa.

Varón I: Yo pienso lo mismo. Pero estoy seguro que van a llegar. A mi padre le cayó muy bien el presidente de Costa Rica. No lo conocía.

Muchacha B: Qué va a conocer si aquí solo se habla de los mismos y de lo mismo.

Varón I: Yo me aburro de escuchar siempre lo mismo. Por eso no me interesó en nada y entiendo por qué todo el mundo se va.

Varón II: Todo el mundo no. Yo no me voy a ninguna parte.

Muchacha A: Yo me voy si mis padres se van o por su puesto si me caso con un extranjero. En ese caso lo primero sería sacar a mis padres.

Varón I: Eso lo dices ahora. Con lo que tú me has dicho que te gusta viajar, no creo que te ocupes mucho de ellos.

Muchacha A: Si. Viajar es uno de mis mayores deseos.

Varón III: Se quita los audífonos. Yo sí estoy loco por irme.

Varón II: Tú, que te pasas la vida durmiendo.

Varón III: Yo duermo porque me aburro de no tener nada que hacer. Si algún día logro irme voy a ser la persona que menos duerme. Quizás, por eso, hasta escuches hablar de mí.

Muchacha B: Eso es verdad. Aquí no hay nada que hacer. Yo también por eso duermo mucho. Para mí esto se ha convertido en un país de viejos.

Varón I: Tienes razón. Hogares de ancianos y círculos de abuelos es lo que más hay. A veces pienso que nosotros molestamos. Se vira hacia varón II. Tú no te vas porque tus padres te lo dan todo. Pero eso se acaba.

Varón II: Crean ustedes que la cosa afuera es fácil.

Muchacha A: Yo tengo un tío que volvió de España. Dice que allá no regresa. Aquello es duro.

Varón III: ¿Y esto es blandito? Yo no recuerdo la última vez que desayuné con leche. Y todos, en mi casa, trabajan.

Varón II: Es por el bloqueo.

Varón III: O porque no sabemos criar vacas.

Muchacha B y varón I se abrazan y besan. Muchacha A, los interrumpe. La guagua. Todos salen corriendo.

Un viejo, con gorra del equipo Industriales, dijo cerca de mí. Por mí se fueran todos. Asi alcanzarían mejor las cosas.

¿Sabrá, este hombre, lo que dice? ¿Habrá otros que piensen como él? Me pregunté.

 

Ariel Glaria

Ariel Glaría Enriquez: Nací en la Habana Cuba en el año 1969. Soy orgulloso portador de un concepto en peligro de extinción: habanero. No conozco otra ciudad, por eso la vida en ella, sus costumbres, dichas y dolor son el mayor motivo por el que escribo. Estudie la especialidad de Dibujo Mecánico, pero trabajo como restaurador. Sueño una habana con el esplendor y la importancia que tuvo.


48 thoughts on “Quedarse o irse. ¿Será la cuestión?

  • el 23 enero, 2016 a las 8:43 pm
    Permalink

    Para hablar en plata: la realidad es que los que estámos fuera de Cuba no somos los que tenemos que comernos el socialcosadesa, ni el desastre castrista, luego los que tienen que hacer algo son los que lo están soportando en carne propia. Nosotros, unos más y otros menos, pero la inmensa mayoría, tenemos qué comer, qué vestirnos, libertad para hacer de nuestra vida lo que nos dé la realísima gana sin lamerle las suelas a ningún gobierno; y hasta nos matamos alún que otro antojo de cuando en cuando. Y SÏ, hemos hecho algo más que los que se quedaron: Nos fuimos, y al irnos, nos arriesgamos a muchísimas cosas: Unos a que se los comieran los tiburones; otros a que los asesinara un coyote; no pocos a no volver nunca más a la patria ni ver más a sus seres queridos; otros a dormir debajo de un puente; otros a vivir eternamente añorando el país que dejaron y a morirse sin verlo, todo ello mientras otros sencillamente se dedicaron a aguantar y a sobrevivir a base de doble moral, resolver por la izquierda; y a morirse de apatía sin ver la luz al final del túnel; a lamentarse eternamente y a vivir de la caridad de la familia. Estos son los que tienen que hacer algo en primer lugar. ¡ Y a llorar al parque!

  • el 23 enero, 2016 a las 7:50 pm
    Permalink

    …..”desde miami llegan los dolares”….y lo que les jode a ¿ustedes? es que con esos dolares no pueden comprar el derecho a decidir lo que se hace en cuba….sigan planeando “huelgas” y “alzamientos” por internet….algun dia alguien les hara caso si le siguen mandando dolares….

  • el 23 enero, 2016 a las 1:13 pm
    Permalink

    Desde las montañas de Miami lo que llega es la plata para que no te mueras de hambre.

  • el 23 enero, 2016 a las 7:39 am
    Permalink

    EDUARDO, desde las montañas de Miami llegan los dolares conque en el puesto de mando de la tirania arma la jabita mensual que recibes. Me imagino que debes estar preocupado con las iniciativas sobre el tema, ahora que la teta de Venezuela se esta quedando sin leche.

  • el 22 enero, 2016 a las 7:14 pm
    Permalink

    Por suerte aquí nadie tiene puesto de mando, y tú la sabes muy bien.

  • el 22 enero, 2016 a las 7:05 pm
    Permalink

    Yo estoy mil porciento de acuerdo en se llenaran de coraje e hicieran un paro general, fuera lo ideal, igual que plantárseles y pagarles con los mismos pesos conque les pagan, prohibirle que las escuelas usen a sus hijos como banderín político, negarse a participar en los actos de repudio, no dejarse obligar a ir a una manifestación más, y podemos seguir enumerando lo que han hecho otros pueblos para exigir sus derechos civiles. Mientras los de afuera sigan resolviendoles las necesidades que el gobierno no cubren, nadie se va a molestar en hacer nada. Yo lo único que sé es que con esta dictadura no ha habido entendimiento que valga.

  • el 22 enero, 2016 a las 3:59 pm
    Permalink

    ….de risa el ver como los “rebeldes” de las montañas de miami se encargan de arreglar y resolver los problemas de cuba y dar ordenes y consejos a los cubanos de la isla desde sus “puestos de mando” de internet….por suerte alla si hay mucho papel sanitario para limpiarse los dedos con que escriben tanto argumento …y ver como cada uno quiere ser mas rebelde ,valiente y recalcitrante que los otros en su “lucha” contra la dictadura es mas de risa todavia….

  • el 22 enero, 2016 a las 3:52 pm
    Permalink

    Te entiendo Miranda, pero si el pueblo hace un paro general y nadie sale a trabajar 1 o dos meses tampoco tendrán dinero para alimentarse. No olvidar que en Cuba se vive al día. Pero igual hay que hacerle un boicot general a la dictadura para que escuchen al pueblo cubano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *