Misterios de la Guerra Fría

Por Ariel Glaria Enríquez

HAVANA TIMES – En la década del 70, cuando el mundo aún se asombraba de todo, misterios como el Triángulo de las Bermudas recreaban la atmósfera de incertidumbre generada por la Guerra Fría que entonces, con el arribo del hombre a la luna y el fin de la guerra en Vietnam, llegó a su tercera temporada.

Si bien otros misterios como la construcción de las pirámides en Egipto, su enigmático parentesco con las pirámides Mayas o, en el caso específico de Cuba, el triunfo futuro del comunismo en la tierra, permearon el imaginario infantil de mi generación, ninguno resultó tan sublime entre mi primer grupo de amigos y yo, como el famoso triángulo.

El principal asombro que nos producían las colosales pirámides construidas por los egipcios de la antigüedad radica en cómo sus constructores se las ingeniaron para transportar, sobre las movedizas arenas de un desierto, esos grandes bloques de piedra y luego montarlos unos sobre otros.

Aquella inquietud universal que pudo, en mi opinión de hoy, generar ideas imaginativas o desarrollar nuestro instinto constructivo, se redujo al argumento que fueron posibles debido a la esclavitud.

Tan reiterada fue esa explicación en nuestros libros de texto y en las respuestas que recibíamos, que terminamos cuestionando por qué se les daba tanta importancia y, sobre todo, por qué seguían allí.

Algo similar nos ocurrió con las pirámides Mayas, cuyas pulidas y elaboradas piedras no borraban de nuestra mente el dolor por los palos que se recibían en el antiguo Egipto.

El misterio del comunismo, por otro lado, no motivó en nosotros un asombro especial, bastaba, para olvidarlo el resto del día, comulgar con él todas las mañanas en la consigna que repetíamos antes de comenzar las clases.

Un hecho personal, sin embargo, me hace evocarlo hoy. Fue la convicción con la que un compañero del aula dijo que un día en Cuba todos tendríamos bicicleta.

Mucho me inquieta recordarlo cuando años después la URSS se derrumbó y no hubo en La Habana otro medio de transporte más que las bicicletas.

Por ese camino de misterios resueltos mediante luchas de clase o ecuaciones históricas infalibles llegamos casi por medios propios al Triángulo de las Bermudas.

Aquel fenómeno de figura geométrica tan específica y del que era muy difícil averiguar algo tuvo el efecto inmediato de una revelación. Con su nombre nombramos todo lo que no era explicado en los libros de historia; lo que no aparecía en las noticias o en las elementales preguntas que ya desde entonces se nos iban quedando sin respuestas.

Pero lo que hizo del Triángulo de las Bermudas el misterio más sublime entre mi primer grupo de amigos y yo, fue el hecho de emplearlo una tarde como metáfora cuando vimos, por debajo de las mesas, más allá de las rodillas, las piernas de la maestra.

Ariel Glaria

Ariel Glaría Enriquez: Nací en la Habana Cuba en el año 1969. Soy orgulloso portador de un concepto en peligro de extinción: habanero. No conozco otra ciudad, por eso la vida en ella, sus costumbres, dichas y dolor son el mayor motivo por el que escribo. Estudie la especialidad de Dibujo Mecánico, pero trabajo como restaurador. Sueño una habana con el esplendor y la importancia que tuvo.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Foto del día

Foto del día
Imagen 1 De 1

Atardecer, Cienfuegos, Cuba. Por Jeff Marot (Canadá). Cámera: Huawei P20

Usted puede participar en la Foto del Día
No tienes que ser fotógrafo profesional, solo envía una imagen (en blanco y negro o color), con un pie de foto indicando dónde fue tomada (ciudad y país), tipo de cámara o celular que usaste y una pequeña descripción sobre la misma.
Para nuestro formato es mejor que las fotos sean de orientación horizontal, ya que tenemos problemas con las verticales.
Envía tu foto, con tu nombre y país natal o de residencia a esta dirección de correo: yordaguer@gmail.com