La medicina tradicional cubana en tiempos de…

Cordoban

Fotorreportaje por Ariel Glaria

HAVANA TIMES – Buscando respuestas y un poco, también, para entretenerme en estos días de encierro e incertidumbre, he ojeado algunos libros. Entre ellos, uno basado en la medicina tradicional cubana. Se trata de EL FOLCLOR MÉDICO EN CUBA, un extenso recetario de remedios contra casi cualquier dolencia o enfermedad, recogidos por JOSÉ SEONE GALLO en los años 1961 y 1962, en la oriental provincia de Camagüey.

Entre los remedios que se citan en el libro abundan los relacionados con las enfermedades respiratorias y la prevención contra epidemias. Conozcamos cómo lo explicaban nuestros campesinos de aquellos años. 

BRONQUITIS

“El bronquio es como un trozo de tubo, como un trozo de hueso sin tuétano, hueco, que está de la garganta para atrás. Cuando se sale de pronto para afuera, sin tener la garganta y el pecho arropados, se inflama, no deja pasar el aire como debe ser y produce dolor y asfixia. Eso es la bronquitis, que es muy peligrosa si no se atiende, porque propende a la pulmonía. La mejor cura que hay es tomar cocimiento hecho con cogollos de guácima y hojas de salvia, tres veces al día. Debe tomarse caliente y endulzado con miel, para que destupa la inflamación. El enfermo debe mantenerse encerrado.”  -Campesino, Piedras

“Lo mejor que hay contra la bronquitis es el jarabe de güira preparado con berro y romerillo.”  -Campesino, 60 años, Camagüey

Portada del libro

CATARRO

“El catarro es una infección de las vías respiratorias que se refleja en todo el organismo, porque da malestar. Es contagioso. El mejor remedio contra él es el cocimiento mixto de caña santa y hoja de guanábana. Se toma bien caliente, tres veces por día. Se puede endulzar con miel. Puede ser reforzado con hojas de limón y de chirimoya.” -Daysi, Camagüey

“El catarro es un microbio que ataca el pecho, la garganta y la nariz. Se coge, porque alguien se lo pega a uno, lo trae el aire o algún cambio de tiempo. La mejor medicina que conozco es la prevención y esta se logra comiendo sábila todos los días. Yo la como desde que era chiquita. Mi mamá me la daba pelada y en trozos. Hoy yo me la como y se la doy a mis nietos con cáscara y todo. Eso sí, la lavo muy bien. En mi casa no entra el catarro. Yo misma con la edad que tengo me baño encuera en un río y no me pasa nada.”  -Asela, 89 años, Ciego de Ávila

CORIZA

“La coriza es como el llanto de la nariz; la producen el catarro, la gripe, la alergia y cualquier cosa extraña que se meta por la nariz. La cura que conozco es coger un limón entero darle un machucón y ponerlo a hervir, cuando está soltando el humito del vapor se aspira por cinco minutos y se acabó la coriza.”  -Carolina, 79 años, Morón

PULMONÍA

“La pulmonía la da mucho aire que uno tiene metido adentro, sin que se sepa cómo le entró, aunque lo más posible es que entre por la boca. Esa es la corriente de aire que va a parar a los pulmones y lo jode a uno. El mejor remedio que conozco es un cocimiento que se hace con hojas de salvia, orégano de jardín y cogollo de guácima.”  -Manuela, 64 años, Cascorro

“Lo mejor que se puede hacer contra la pulmonía es el cocimiento doble de berro y caña santa. Antes de ponerlo a hervir se deben mojar un poquito.”  -Campesina, 56 años, Sibanicú

HIPO

“El hipo lo produce un aire atravesado en el pecho. Se quita serrando los ojos un ratico.”  -Eduardo, campesino, Nuevitas

“A mí me da hipo cuando me pongo nerviosa, y me lo quito tomándome un cocimiento de mastuerzo.”  -Adela, 58 años, Sibanicú

“El hipo lo produce un viento en el interior que no sabe qué hacer y se queda jodiendo un rato. Yo me lo quito halándome una oreja hacia arriba y la otra hacia abajo. También a veces con una cucharadita de miel.”  Julia, 50 años, Mabuya

“Cuando yo tengo hipo me paro en la puerta de la cocina pego un grito bien fuerte y se me quita.”  -Campesina, 56 años, Cascorro

INFLUENZA

“En el año 1918 hubo aquí una epidemia de influenza muy grande. Los médicos se pasaban el santo día borrachos de tanto ron y aguardiente que tomaban para no caer en la epidemia. Cuando aquello, yo no soñaba con ser yerbero, pero el único remedio que recuerdo era el cocimiento de hoja de yagruma. También con ella se hacían tabaquitos y se fumaba, era como fumigarse por dentro. El ron y el aguardiente no se usaban para curar la enfermedad, sino para evitarla.”  -Carlos, yerbero, Camagüey

“Cuando vino la epidemia de influenza del año 1918 la gente se curaba con cocimiento de hoja de yagruma. Las matas de yagruma se acabaron de tantos enfermos que había y de tanto remedio que se hacía, porque hasta los que no estaban enfermos la tomaban.”  -Andrea, 80 años, Vertiente

PREVENCIÓN CONTRA EPIDEMIAS

“El mastuerzo tiene una virtud desinfectante: mata cuanto microbio hay en el ambiente y lo limpia de cualquier influencia espiritual mala que haya. Se usa haciendo un humazo con una mata picada y unas cuantas brasas de carbón echadas sobre un recogedor de basura o en una lata y se pasea por toda la casa. Conviene hacerlo de vez en cuando, pero en caso de epidemia debe hacerse a diario.”  -Marina, 63 años, Ciego de Ávila

No faltan en el libro consejos generales de cómo cuidar la salud, un índice de patologías por especies de plantas, otro por especie animal, así como los nombres con los que hasta hoy se conocen a los principales emisores de esta sabiduría popular en Cuba son ellos, los yerberos, curanderos y santeros.

Si desean saber otros remedios o curas incluidas en el libro háganmelo saber en sus comentarios.

A continuación, les muestro algunas plantas que tengo sembradas en mi patio y que se citan como remedio en el libro.

NOTA: El libro que poseo es de 1984. Desconozco si se ha vuelto a publicar.

(Haga clic en una imagen para ver la galería.)

 

Ariel Glaria

Ariel Glaría Enriquez: Nací en la Habana Cuba en el año 1969. Soy orgulloso portador de un concepto en peligro de extinción: habanero. No conozco otra ciudad, por eso la vida en ella, sus costumbres, dichas y dolor son el mayor motivo por el que escribo. Estudie la especialidad de Dibujo Mecánico, pero trabajo como restaurador. Sueño una habana con el esplendor y la importancia que tuvo.

Ariel Glaria has 60 posts and counting. See all posts by Ariel Glaria

4 thoughts on “La medicina tradicional cubana en tiempos de…

  • El jugo de manzana con limón es muy bueno para la piel y órganos. Me gusta tomar infusiones hechas con ramitas de hierbas y hojas recién cortadas. El jengibre con anís, puesto a enfriar alegra las tardes.

  • Cuando yo tengo hipo, levanto el brazo izquierdo detras de la cabeza y me tomo un vaso de agua sin parar. Remedio santo, se me quita enseguida. Me han dicho que el té de caña santa baja la tensión arterial. Caminar sin zapatos por el suelo frio, y el jugo de tamarindo.

  • Amigo, buenos días desde México…
    Qué dice el libro sobre hipertensión?
    Saludos.

  • Muchos campesinos o personas que saben del poder curativo de la plantas, apuestan por ellas y dejan la medicina occidental a un lado. Tiene sentido. Me encantan las plantas y tambien creo que ayudan mucho a la salud de la personas. Buen post con las recomendaciones tan simpáticas de esta gente de campo.
    Dime sobre alguna planta que ayude a tener fresca e hidratada la piel, y otra para tener buen humor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *