De un telescopio y por primera vez

Ariel Glaria Enríquez      

Telescopio en una tienda de antigüedades de La Habana.
Telescopio en una tienda de antigüedades de La Habana.

HAVANA TIMES — Con las prioridades de cada época, lo peculiar de las modas y el sueño individual: casa y automóvil son, desde que tengo memoria, los artículos más deseados por los cubanos. En mi caso, además, un telescopio.

En la década del 70, durante mi infancia, los equipos electro-domésticos soviéticos, asignados por el Estado como estímulo al trabajo, desataban verdaderas peleas en los centros laborales. Los televisores, las neveras y lavadoras eran la prioridad. Muy cerca el ventilador, la plancha y la batidora.

En la década siguiente, después de la casa y el auto, la moda fueron las video-caseteras. Verdaderos gremios se crearon entre quienes poseían esos equipos. Fue la época de la fiebre del oro y la plata, donde, en espacios llamados con el sutil nombre de: Casa de Intercambio, por el valor del objeto – oro o plata-, se obtenía el “derecho” a comprar en tiendas de divisas. Verdaderos patrimonios se esfumaron.

Las video-caseteras y los equipos de audio proliferaron, no así las viviendas y los autos.

Mi familia no tuvo que lamentar la pérdida de un patrimonio que no poseía, pero mi madre se quejó por primera vez de ser comunista y yo comencé a soñar con un telescopio. Tenía 15 años.

Después de mi madre fue mi hermano el primero en conocer mi deseo de tener un telescopio. Fue la primera vez que escuché “eso en Cuba es muy difícil” en algo que me concernía.

Entonces me lancé a la aventura renacentista de construir un telescopio. Mi primer paso fue desarmar mi viejo proyector soviético, cuyos lentes aún conservo y con los cuales apenas logré ver los espermatozoides expulsados con fervor, cuando comencé a considerar inevitable mi frustración.

Cámara soviética de la década 70-80.
Cámara soviética de la década 70-80.

Dije que mi madre era comunista, pues mi padre lo era aún más. Estaban separados. Él vivía lejos, ocupaba cargos y viajaba. En la primera ocasión que tuve le hablé del telescopio. Al marasmo de preguntas le siguió un compromiso sin futuro. “No te prometo nada, recuérdamelo en mi próximo viaje”, dijo.

Yo nunca sabía cuándo viajaba, por eso elegí no esperar y seguir con mis inventos renacentistas, que terminaban, casi siempre, en la observación de mis inquietos pasajeros.

Por esa época, fui mucho al Planetario de La Habana. En él, a oscuras, inmerso en la contemplación de la bóveda celeste proyectada, soñaba con mi telescopio. Allí, una tarde, reclinado hacia atrás con los brazos abiertos sobre el espaldar de las butacas vecinas, en éxtasis bajo la representación antigua de las constelaciones, tuve mi primera experiencia no manual, que me dejó, para que no pensara más en un objeto tan inaccesible como las estrellas, la terrenal huella de un creyón de labios.

En la actualidad, los artículos más deseados por los cubanos, después de la casa y el automóvil, son: la comida, el televisor plasma, el aire acondicionado, los teléfonos móviles y toda la parafernalia tecnológica diseñada para el hogar, en mi caso aún el telescopio.

Haga clic sobre las imágenes reducidas para ver todas las fotos de esta galería. En tu PC o Laptop, puedes usar las flechas direccionales del teclado para desplazarte dentro de la galería. En dispositivos móviles, utilice las teclas en pantalla.

Ariel Glaria

Ariel Glaría Enriquez: Nací en la Habana Cuba en el año 1969. Soy orgulloso portador de un concepto en peligro de extinción: habanero. No conozco otra ciudad, por eso la vida en ella, sus costumbres, dichas y dolor son el mayor motivo por el que escribo. Estudie la especialidad de Dibujo Mecánico, pero trabajo como restaurador. Sueño una habana con el esplendor y la importancia que tuvo.

Ariel Glaria has 60 posts and counting. See all posts by Ariel Glaria

21 thoughts on “De un telescopio y por primera vez

  • Soy cubano y tengo unos binoculares q entraron perfectamente por el aeropuerto, son unos 10 x 50 el elemental para aficionados a la astronomia. saludos

  • Ya lo expliqué en la “parrafada” a Dania…paciencia…leála…

  • Lucia, segun el camarada Isidro Cuba es un paraiso donde todos sin excepcion apoyan lo que esta gente llama “revolucion”, odian al “imperialismo” y se regodean en la justicia social y el respeto a la individualidad y los derechos humanos, ademas de que no conocen la ignorancia tecnologica ni de ningun tipo.

  • Y que es lo que acontece en Cuba segun Ud?

  • Hay telescopios sofisticados que conectas a internet y se mueven solos a cazar el objeto d l deseo y lo siguen en su movimiento, pero básicamente el telescopio de lentes sigue siendo la misma cosa y se le aprecia por no invertir la imagen lo cual es importante para los aficionados que están aprendiendo.

    Hay mucha gente que gusta de construir sus propios telescopios, así con espejuelos de palo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *