Cuba en una caja de fósforos

Fotoreportaje por Ariel Glaría Enríquez

HAVANA TIMES – Una de las prácticas más antiguas y universales de la humanidad ha consistido en atraer mediante invocaciones, ritos o imágenes todo aquello de lo que dependiera la subsistencia o bienestar de una comunidad. El sol, la lluvia o el fuego han sido, tal vez, los elementos más representados por el hombre.

Siguiendo esa antigua tradición y en pleno uso de mis facultades invoco mediante la siguiente plegaria e imágenes porque hallan fósforos en Cuba.

Prometeo, dios del fuego, concédeme lumbre. No te pido algo tan volátil como el gas de las fosforeras. Tampoco algo tan abstracto como el magneto o tan escurridizo como una minúscula piedra de fosforera. Te pido nada más una humilde y sencilla caja de cartón con fósforos. Que estos bellos lugares de mi país, impresos sobre cajas de fósforos, realicen el milagro de que los fósforos aparezcan en Cuba.

De ser posible, también, divino Prometeo, aunque se salga de tu radio de acción, un teléfono móvil.

NOTA: Las cajas están vacías.

Lea más del diario de Ariel Glaría Enríquez.

Ariel Glaria

Ariel Glaría Enriquez: Nací en la Habana Cuba en el año 1969. Soy orgulloso portador de un concepto en peligro de extinción: habanero. No conozco otra ciudad, por eso la vida en ella, sus costumbres, dichas y dolor son el mayor motivo por el que escribo. Estudie la especialidad de Dibujo Mecánico, pero trabajo como restaurador. Sueño una habana con el esplendor y la importancia que tuvo.


One thought on “Cuba en una caja de fósforos

  • el 28 noviembre, 2020 a las 12:05 am
    Permalink

    Ni eso te venden en la canasta basica, ni en las tiendas hay fosforeras. Pero si no hay bombillos, ni baterias, ni velas. Eso pasa por no producir y vivir de las importaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *