En el peor lugar posible de una nación distópica

Por Ammi

HAVANA TIMES – En mayo del 2018, cuando ocurrió el primer derrumbe, aún había esperanzas. Pensamos que el edificio iba a resistir por mucho tiempo, como si cien años no fueran nada. Pero ya en octubre otras partes habían colapsado dos veces más, lo que nos hizo ver que era una bomba de tiempo.

La vista del precipicio físico, moral y gubernamental se nos mostraba como un cuadro surrealista en evocación del caos. En aquellos días todo fue silencio por parte del Gobierno. Recuerdo hasta hoy la cara del señor Alexis, hoy superintendente de La Habana, inmutable, frío, inexpresivo… – son las palabras de Jorge, el propietario de una vivienda colapsada en el barrio de San Isidro, de La Habana Vieja.

Llegó la pandemia y con ella, un virus mortal se alojó en nuestras mentes: la duda, con un elevado índice de inseguridad. Es como si se hubiera abierto un campo de batalla. No podíamos estar en la calle. Familiares y vecinos no podían alojarnos por la estrepitante frase de: “Quédate en casa”. Me dolían los oídos de escucharla y yo pensando: ¿en cuál casa me quedo? Comenzaban a cerrarse las puertas de la ciudad y con ellas nuestras posibilidades de un techo seguro.

Miraba al edificio que parecía una tumba vertical, dispuesta a momificarnos dentro de sus escombros. Decidimos abandonar la vivienda definitivamente en agosto del 2020, hasta que se encontrara una solución.

Cuatro rentas en un año es demasiado. Al principio pagábamos 60 CUC o 1500 pesos cubanos. Pero con la llegada del reordenamiento en enero 2021, muchos arrendatarios cambiaron el valor por la moneda de moda (el dólar estadounidense). El costo aumentó considerablemente de 60 CUC a 60 USD o el equivalente en moneda nacional. Aquellos 1500 pesos hoy se nos han multiplicado hasta alcanzar los 4500. A veces hay que elegir entre estar a salvo o comer, y comer puede esperar hasta dos días.

La mayoría de los cubanos tienen que conformarse con un salario que básicamente solo alcanza para comprar alimentos y algo de aseo, por lo tanto, reparar un edificio centenario ha quedado como el sueño frustrado para muchos, que hoy viven en condiciones similares.

Después de tres años, mi hija ha cambiado de escuela cuatro veces. No sabemos dónde comenzará la secundaria, ni idea acerca de nuestra supervivencia. Estamos al azar, ni siquiera podemos volver al derrumbe de la calle Damas 905 y esperar a la suerte o la desgracia, ya eso no es opción. Subir por esa escalera podrida, testigo de muchos aguaceros y donde reina el moho, puede ser fatal.

Mientras tanto miramos solo la punta del iceberg, como parte de una estructura más, en una ciudad distópica. – guarda silencio con la vista en uno de los baches de la calle.

Lea más de Ammi aquí en Havana Times.

Ammi

Una mujer de pueblo, madre de cuatro hijos que a través de constancia, estudios y superación ha alcanzado a mejorar su entorno y he aprendido que todo esfuerzo se premia y el conocimiento se comparte. Para mí no existe nada más importante que la libertad y sobre todo aquella que se impone y es capaz de romper los limites personales. Se me considera alegre, entusiasta, curiosa y dispuesta a aprender de cada nueva experiencia.


2 thoughts on “En el peor lugar posible de una nación distópica

  • el 7 noviembre, 2021 a las 8:23 am
    Permalink

    Felicia, y que tiene que ver la izquierda de Coca Cola y Burger King con el problema de la vivienda en Cuba?. No han sido las leyes capitalistas las culpables de la crisis de la vivienda sino la desidia de un gobierno inútil. El gobierno es incapaz de resolver este problema, gracias a los privados muchos tienen un techo para vivir

  • el 5 noviembre, 2021 a las 5:02 am
    Permalink

    Cuando triunfo la revolucion, Fidel hizo la ley de alquileres que consistia que todo aquel que tenia personas en alquiler en su propia casa no podia desalojarlos, asi se dividio la casa en dos, una parte para el propietario y la otra para el inquilino que le pagaba al estado cubano para aquirir la propiedad.
    Hasta que recientemente no se publico la ley de alquiler, las casas cubanas aun estando vacias la gente tenia miedo a alquilarlas por las pocas probabilidades de poder desalojar legalmente y de consecuencia perder la propiedad.
    Es inaceptable para la izquierda internacional que viaja como turista a la isla, que despues de toda esta historia de “justicia social”, ahora el gobierno comunista promulgue nuevas leyes capitalistas. Estan escandalizados por los precios de los alquileres y las familias cubanas sin tener donde vivir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *