Un poco de hambre y mucha mala alimentación

Alfredo Fernandez

Panfilo. Foto: latinamericanstudies.org

HAVANA TIMES, 2 mayo — Como cubano me impresiona la manera que tienen mis coterráneos de referirse al hambre –que literalmente pasamos en los años noventa- como algo del pasado, cuando en realidad no es del todo así.

Un breve repaso –por la maldita década- me hace recordar que allí comimos, bistec de toronja, picadillo de soja (el peor picadillo que ser humano alguno haya probado en el siglo XX, “misterio” que por demás hoy nos acompaña) o algunos con menos suerte que llegaron a comer bistec de colcha de trapear.

En los noventas se nos hizo habitual, cocinar sin aceite – cuando cocinábamos-, a veces sin sal, utilizar como grasa el cebo de carnero o de res, también escaseaba el pan.

En fin, la dieta de los cubanos llegó por momentos  a niveles sumamente insuficientes.

Hoy es cierto que en nuestra alimentación reaparecieron –no sin mucho esfuerzo-  el aceite, la sal, algún que otro muslito de pollo, se introdujo un picadillo de pavo –que aunque todavía es caro para el trabajador, a veces éste se permite el lujo de comerlo-, ah, y unos frijoles que más o menos se mantienen casi todo el año en el mercado.

Pero bien, ahora valdría preguntarse si la dieta que consumimos hoy en día en Cuba, es  una alimentación acorde con los parámetros aceptados por la Organización Mundial de la Salud.

No es mentira que el hecho de comer en Cuba mejoró en comparación con la década de los  noventas, pero a decir verdad todavía nuestra dieta anda muy lejos de ser aceptable, pues el insuficiente salario que gana el cubano, le hace imposible balancear su alimentación con frutas, cereales, fibras y proteínas, tal cual lo hace cualquier trabajador de salario medio en este mundo.

Los cubanos de hoy a no dudar, vivimos en el “imperio del carbohidrato” con tanto pan y azúcar en el centro de nuestra alimentación que muchas de nuestras enfermedades se deben a tan desmedido consumo, ah y claro está,  al déficit nutricional como consecuencia de los ya míticos años noventa.

Cuando hace dos años el Panfilo –vecino del Vedado que con sus “copitas” de mas-  tuvo el atrevimiento de interrumpir un video promocional del  grupo Ogguere para hacer su célebre pedido de “jama” (comida), muchos se asombraron en el mundo de que en tan poco tiempo, tan singular video fuera visto por mas cien millones de personas en You Tube.

Nada, que cuando veo mi salario de todo un mes y lo que puedo adquirir  con él, siempre me pregunto ¿Terminó el hambre de los noventas?

Alfredo Fernandez

Alfredo Fernandez: No me fui de Cuba, pues uno no se marcha de donde nunca ha estado. Luego de gravitar por 37 años en esa extraña isla, logré pisar tierra firme, sólo para comprobar que no he llegado a ninguna parte. Quizás y nunca perteneceré a sitio alguno. Ahora vivo en Ecuador, pero por favor, no me crean del todo que ando donde digo, mejor localícenme en la Cuba de mis sueños.


6 thoughts on “Un poco de hambre y mucha mala alimentación

  • el 4 mayo, 2012 a las 4:05 am
    Permalink

    INVENTIVAS QUE NUNCA TERMINAN, VIVIMOS DEL INVENTO.
    Hay tantas y tantas historias sobre lo que se comió en este famoso período especial, que se pudiera hacer una película de ciencia ficción o fantástica: Los famosos arroz “microllé”: una latica de arroz por dos de agua, aumenta considerablemente el grano, pero solo es agua, a los 5 minutos ya tienes hambre otra vez.
    Mi abuela – que aún llora su anillo de compromiso de oro blanco que tuvo que vender al gobierno a precio risible para poder comprar un jabón de baño- tenía que comprar aceite Tenca u otro pescado, con horrible y fuerte olor, lo ponía en un frasco ancho y le metía dentro una naranja pelada para quitar el olor, que nunca se iba del todo, el aceite de coco, el de carnero, etc. Picadillo de cascara de plátano sazonado con ajo, ají, cebolla, o lo que apareciera.
    En fin da ganas de llorar. Claro que aún no comemos como Dios manda! Pero la falta de información, quizás a conveniencia, y los bajos sueldos nos hacen dependientes de una dieta defectuosa. Son temas que no se hablarán en la mesa redonda, ni en el noticiero de televisión, el pueblo no debe saber mucho.
    Mientras tanto, todos los sabemos, otros botan la comida.

  • el 3 mayo, 2012 a las 12:13 pm
    Permalink

    Marite, como decia mi madres, “esa es la pregunta de los sesenta y cuatro mil pesos”…si una sola vez , hubiera visto , que “ellos” vivian modestamente, como proletarios de un gobierno de proletarios con lo necesario y justo, …y no como burgueses y màs , pues aventajaron en gustos, comodidades, y privilegios a los Batistianos que habìa combatido y vencido…otro habrìa sido el canto. Pero no , la excusa la tenìan, “el embargo, que no es bloqueo, es embargo” ,la propaganda cegadora “estamos construyendo el socialismo” (etapa de trànsito, en el comunismo viviriamos mejor , ja ja ja…, eramos un paìs en vìas de desarrollo, dònde se malogrò , quièn sabe…) y la fuerza, mucha fuerza. Sin la fuerza, …no estarìa hoy ahì.

  • el 3 mayo, 2012 a las 6:20 am
    Permalink

    El Tal Bloqueo es la escusa…La retorica, la manera de salirse de toda culpa….
    ¿Por qué no hay resrticciones de NADA para los extranjeros y dirigentes;????

  • el 3 mayo, 2012 a las 3:07 am
    Permalink

    Lo mas triste es que la lechuga, la col, las frutas, no tienen que venir de IOWA o California, las gallinas. vacas y cerdos pueden ser residentes cubanos. no extranjeros. Porque la culpa, de nuevo la tiene el criminal bloqueo, taotaotao…

  • el 2 mayo, 2012 a las 1:49 pm
    Permalink

    No soy marxista , ni lo serè nunca, libreme Dios de eso…pero al leerte, excelente artìculo, recordè a mi Mtra. de Marxismo de la Universidad, y nos enseñaba, y creo es un postulado de esa ideologia, “que el hombre, antes de hacer arte, politica, religiòn, ideologia…, debìa tener “la panza llena”…quizàs por eso, no ha fraguado el marxismo en Cuba. Muchas consignas y poca “jama”…ja ja ja…

  • el 2 mayo, 2012 a las 9:51 am
    Permalink

    Y que tal la que viene cuando muera Hugo Chávez?

    Horrible pensar que en Cuba las cosas sólo se dan de manera sinusoidal…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *