Samuel Formell asume con éxito su último reto

Alfredo Fernández

Samuel Formell.  Foto: radiorebelde.cu
Samuel Formell. Foto: radiorebelde.cu

HAVANA TIMES — Pocos artistas dentro de la historia de la música cubana han tenido un doble reto tan grande como el de Samuel Formell. Quizás otro músico puesto a prueba, en su momento, por el destino fue el trompetista Chapotín, cuando se quedó al frente del conjunto del gran Arsenio Rodríguez debido al viaje de éste a los Estados Unidos para operarse de la ceguera. Pero igual, ya el sonido del conjunto estaba establecido y muchos de los temas a interpretar fueron preparados previamente por Arsenio, luego, el maestro de Guira de Macurije se incorporó a su conjunto decepcionado con la vida pues su falta de visión era irremediable.

Era 1993 cuando Samuel Formell asumía su primera prueba de fuego en la orquesta Los Van Van que dirigía su padre desde 1969, debía de sustituir a un insustituible, José Luis Quintana, alias Changuito, considerado por más de un prestigioso músico cubano como “El Rey del Timbal”. Entonces las alarmas de algunos suspicaces se dispararon y dijeron “nepotismo”, bastó que saliera el primer disco donde trabajaba de manera oficial Samuel Formell junto a músicos de nuevo ingreso a la orquesta como; Mayito Rivera, Angelito Bonne y Jorge Leliebre y todo quedó aclarado. Van Van cambiaba para mejor, para seguir demostrando que era una institución capaz de renovarse y ponerse a tono con los tiempos que corrían.

Con el pasar del tiempo Juan Formell presentaba a su hijo Samuel en los más disímiles foros como su heredero en la dirección de la orquesta, que si bien éste ya no dejaba duda a nadie al interpretar el timbal, si la despertaba entre muchos –me incluyo- en cuanto a la dirección de la mejor orquesta de música bailable cubana de los últimos cincuenta años, parecía que el puesto esta vez le iba a quedar grande al hijo de Formell.

FantasiaHoy, ya su primer disco como director está en la calle, o mejor dicho, en Yotube y me parece un disco fabuloso, producido con madurez y alto regusto por lo novedoso, unas de las coordenadas de la fama de Van Van.

“La Fantasía” se llama el fonograma y resulta desde ya un disco de culto dentro de la discografía de la orquesta, con la consagración de Mandy como el cantante principal de la orquesta, cubriendo con creces el vacío dejado por Mayito Rivera, algo que parecía imposible, pero así es Van Van una orquesta a prueba de iceberg.

Este trabajo discográfico recuerda por momentos el sonido de la orquesta de los años noventas, sobre todo al gran disco “Van Van Is here” del año 1997 que fuera galardonado con un premio Granmy de la academia. Ahora Van Van aparece con un estilo renovado en los coros de los temas, impresionante Mandy en el tema central “La Fantasia”, tremenda bomba del Lele en “Botálo y guárdalo”, así como un derroche de cubanía de Robertón en “Somos diferentes”.

En fin, Samuel Formell sale airoso de su segundo gran reto como artista, Dios bendiga a los Van Van en este nuevo camino que toma con “La Fantasia”, un disco para Granmy.

 

Alfredo Fernandez

Alfredo Fernandez: No me fui de Cuba, pues uno no se marcha de donde nunca ha estado. Luego de gravitar por 37 años en esa extraña isla, logré pisar tierra firme, sólo para comprobar que no he llegado a ninguna parte. Quizás y nunca perteneceré a sitio alguno. Ahora vivo en Ecuador, pero por favor, no me crean del todo que ando donde digo, mejor localícenme en la Cuba de mis sueños.


3 thoughts on “Samuel Formell asume con éxito su último reto

  • el 31 diciembre, 2014 a las 1:46 am
    Permalink

    Alfredo, por este camino te deseo todo lo mejor por el nuevo año.
    Tambien por todos los cubanos, mucho amor y suerte.

  • el 26 diciembre, 2014 a las 1:46 am
    Permalink

    Alfredo:

    Aunque ambos se han desempeñado indistintamente como excepcionales pailero y baterista en los Van Van, al menos yo siempre veo al maestro Changuito con más atributos de lo primero, y a Samuel reinando en el segundo instrumento. No sé si estarás de acuerdo.

    Sin la menor intención de desdoro para José Luis, su sustitución por parte del retoño Formell se hizo notar de inmediato. A mi juicio, ese cambio tiene algo que ver con esos potentes redobles de Samuelito, amén de su lógica pujanza juvenil, que además coincidieron cronológicamente con una notable transformación de la sonoridad Van Van. ¿Recuerdas “Esto me pone la cabeza mala”, de 1997, cuando ya Robertón había sustituido a Pedrito Calvo como voz lider. Detrás de él lo que se escuchaba era una tromba en el redoblante y los bombos. En fin, esto es más que todo una apreciación muy personal, quizás porque en la “cabeza mala” todavía llevo aquella exclamación de 1982, que Pedrito dejó grabada para la posteridad en “Por encima del nivel”: “¡Chango, el misterioso, rompe la paila!”

  • el 25 diciembre, 2014 a las 11:07 am
    Permalink

    Así es Alfredo. Samuel es un ejemplo de superación personal para la juventud cubana. No olvidar que en su juventud estuvo involucrado en una pandilla de delincuentes que lo llevo a la carcel. Un amigo que trabajaba en el Combinado me contó que Samuel utilizo el tiempo en prisión para perfeccionar el arte de la percusion. Después Formell le dio el espacio en la orquesta y el demostró que estaba a la altura introduciendo con éxito la bateria a la sonoridad del tren. Mi hijo se llama Samuel en su nombre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *