Positivo, cambio y fuera

Alfredo Fernández

La Habana, Cuba

No, esta no es la despedida de un policía cubano de su  punto de control, sino el secreto a voces de una generación  que ve culminar toda una era de sacrificio estéril siempre coronada con la añoranza de lo elemental, cuestión que ha imposibilitado a generaciones de cubanos edificar una existencia equilibrada y sana, éticamente hablando.

Aquí embustear y engañar son norma, basta que usted visite cualquiera de los mercados cubanos y comprobará que alguien lo ha intentado timar en el vuelto o la calidad del producto, esto por sólo citar dos casos del amplio panorama con que cuenta hoy la estafa nacional.

La respuesta del sector más joven y capacitado de la nación (los graduados universitarios) ante tanta mediocridad ha sido la emigración.  Ahora lo que continuaría a este hecho es preguntar si ¿son irresponsables los jóvenes cubanos al marcharse del país, sin antes haber hecho algo por cambiarlo?  Pero pecaría de poca seriedad si respondiera a tan escabrosa pregunta en tan breve espacio.

El presente de la nación no auspicia mejoría, las expectativas creadas por el presidente cubano Raúl Castro en su discurso del 26 de julio del 2007 se han desvanecido.

Allí el gobernante esperanzó a todos con la posibilidad de que cada cubano desayunara con un vaso de leche; al tiempo que alentó a realizar una cruzada contra el Marabú (planta improductiva que cubre buena parte de los campos de Cuba); como también habló de la necesidad de prescindir de prohibiciones innecesarias que desdicen del socialismo cubano.

Lo cierto es que a tres años del particular discurso, el mercado negro sigue siendo el principal proveedor de leche de la isla, el Marabú no ha sufrido disminución significativa y lo que es peor, continúan las prohibiciones innecesarias.

Meses atrás, en una protesta estudiantil ocasionada por la pésima alimentación que reciben los estudiantes del Instituto Superior de Arte (ISA), los jóvenes concluyeron su alegato con una frase que obviamente iba dirigida a los dirigentes históricos de La Revolución.

Gracias por el pasado, el futuro es nuestro. Me gustaría enriquecer el mensaje de los jóvenes artistas con un eufemismo extraído del lenguaje policial revolucionario: Positivo, cambio y fuera.

Alfredo Fernandez

Alfredo Fernandez: No me fui de Cuba, pues uno no se marcha de donde nunca ha estado. Luego de gravitar por 37 años en esa extraña isla, logré pisar tierra firme, sólo para comprobar que no he llegado a ninguna parte. Quizás y nunca perteneceré a sitio alguno. Ahora vivo en Ecuador, pero por favor, no me crean del todo que ando donde digo, mejor localícenme en la Cuba de mis sueños.

Alfredo Fernandez has 175 posts and counting. See all posts by Alfredo Fernandez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *