Mi televisor “tiene un chino atrás”

Alfredo Fernández

“Tener un chino atrás” en Cuba es una expresión para describir lo adverso de la suerte, exactamente de la suerte cotidiana, de esa que se encarga de facilitar la vida diaria, suerte que no es otra cosa que un buen trasporte, un fácil acceso a la comida o el buen funcionamiento de las instituciones.

De manera que cuando un cubano admite “tener un chino atrás” es porque todo anda mal y así con reiterada frecuencia -el perseguido por el chino- experimentará una y otra vez sucesos negativos.

Y es que de tal manera me siento varias veces a la semana al encender el televisor, pues con  “casualidad dudosa” suelo encontrarme a un cocinero chino en pleno apogeo de un plato con ingredientes inalcanzables a mi exiguo salario.

Resulta que con reiterado asombro me encuentro en los hoy demasiados espacios culinarios de la  televisión nacional a estos asiáticos gourmets que lo mismo preparan un plato que cuenta entre sus ingredientes  a dos libras de carne de res que a varias colas de langostas.

¡Que lejos está mi televisor de aquellos días de mi infancia donde una Nitzia Villapol preparaba exquisitos manjares siempre teniendo en cuenta el poder adquisitivo de los trabajadores y lo que hubiera en existencia en el mercado!

Recuerdo que su programa “COCINA AL MINUTO” llegó a ser uno de los más duraderos de la televisión mundial (1951-1997). Más aun con los años noventas y la llegada del “Periodo Especial” Nitzia en su afán de cocinar ante las cámaras de la televisión “con los pies en la tierra” no pudo más y tuvo que suspender el programa, poco tiempo después Nitzia fallecía (1998), quizás el no haber podido seguir llevando a cabo su apetitoso programa, que era la obra de su vida, le deprimió y contribuyó a su deceso.

La televisión cubana ahora no tiene problemas, toma a cuanto chino cocinero exista y nos los pone a cualquier hora con unas recetas de ciencia ficción, no sé si tal vez ya existan personas en Cuba con el poder adquisitivo que exige la comida china, quizá los hallan y de ahí los programas dirigidos a ellos.

Si así fuera el gobierno debería ir pensando en brindar la televisión por cable a quienes ya su consumo culinario excede con creces al del cubano de a pie.

Si por una inexplicable razón en la televisión cubana no se puede ver el beisbol de grandes ligas, entonces ¿por qué tenemos que ver a los cocineros chinos con estas recetas tan lejanas de la realidad cubana?

Hoy gracias a un DVD y a los vendedores de “discos quemados” de La Habana, libro a mi televisor de su mala suerte con los chinos cocineros y le hago mostrar a los peloteros de Grandes Ligas.

 

Alfredo Fernandez

Alfredo Fernandez: No me fui de Cuba, pues uno no se marcha de donde nunca ha estado. Luego de gravitar por 37 años en esa extraña isla, logré pisar tierra firme, sólo para comprobar que no he llegado a ninguna parte. Quizás y nunca perteneceré a sitio alguno. Ahora vivo en Ecuador, pero por favor, no me crean del todo que ando donde digo, mejor localícenme en la Cuba de mis sueños.


One thought on “Mi televisor “tiene un chino atrás”

  • el 14 septiembre, 2011 a las 5:10 pm
    Permalink

    Excelente el humos que despide el artículo, caracterizado por la ironía que parece ser lo fuerte de Alfredo. Desde esa arista pone el dedo en la llaga. Aunque en este caso me apena un poco que se elija a un pueblo (el chino) para decir esas cosas. Es cierto que ese refrán es popularísimo en cuba pero los chinos no tienen la culpa de las políticas internas de la isla. Ese es un refrán un poquito ofensivo. ¿si un chino lo lee, le gustará?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *