Mi primer año fuera de Cuba

Alfredo Fernández

HAVANA TIMES — El 11 de marzo cumplo un año de estar fuera de Cuba.  Ha sido un periodo de adaptación en el que he podido experimentar las más disimiles vivencias en la República del Ecuador, un país pequeño, rico en recursos naturales, como  pocos, con tal diversidad de clima, paisajes y fabulosos ecosistemas en una extensión de territorio casi similar al de Cuba, y al mismo tiempo pobre por el egoísmo de unos políticos horribles que, con alguna honrosa excepción, se encargaron de repartir bien mal la riqueza de esta nación.

Aquí fue mi primer contacto con el mundo real, que si bien no es el primer mundo, hoy intenta acercarse a este.  Creo que de continuar con presidencias como la de Rafael Correa, con un excelente sentido de la dirección de la economía, en unos años, el Ecuador en algunas cuestiones competirá con el primer mundo.

Ahora, me gustaría hacer un resumen de cosas que he visto aquí y que creí que solo sucedían en Cuba, cuestiones que justo ahora, después de un año, compruebo que, lamentablemente, no son privativas de nuestro país.

–          En Cuba me molestaba el hecho de que la televisión repetía sin medida los mismos programas. Pues bien, aquí la CNN, que tiene mucho dinero, repite mucho más sus programas que los canales cubanos.

–          En Cuba, siempre me molestó, más aún, ver que la gente no protesta. Aquí tampoco lo hacen, la protesta casi es de uso exclusivo de las organizaciones indígenas y de personas en situación extrema. Por ejemplo, el año pasado en la universidad donde he trabajado hasta ahora, sus dueños estuvieron 3 meses sin pagarles a los profesores y ninguno protestó, al menos públicamente.

–          Pero lo que me ha impresionado, que existe en Cuba y pensé aquí me libraría de ella, es la burocracia, que es mucho mayor que en la isla, ahora entiendo por qué Max Weber le dedicó parte de su tiempo al estudio de la burocracia en el capitalismo.

–          Pero mi mayor lección en este primer año ha sido sobre la información, y es con respecto a Latinoamérica. La enseñanza en cuestión es que para conocer de verdad lo que pasa aquí tienes que estar en el lugar, pues los medios de comunicación no son nada confiables, tanto los de izquierda como los de derecha suelen exagerar lo sucedido a su favor, dejan la verdad a un lado, como si esta no fuera tan importante.

Otro aspecto que no debo dejar de mencionar es el mito de que los cubanos estamos muy bien preparados, cosa que ya dudo. Hoy para ser competitivo en el mundo moderno hay que tener el grado académico de doctor y hablar no menos de dos idiomas aparte de nuestra idioma materna, solo eso,  puede en verdad marcar la diferencia sobre los demás competidores a la hora de buscar un trabajo. Puede que usted amigo lector no comparta mis opiniones, pero esta es mi visión con respecto a lo vivido luego de mi primer año fuera de Cuba.

Alfredo Fernandez

Alfredo Fernandez: No me fui de Cuba, pues uno no se marcha de donde nunca ha estado. Luego de gravitar por 37 años en esa extraña isla, logré pisar tierra firme, sólo para comprobar que no he llegado a ninguna parte. Quizás y nunca perteneceré a sitio alguno. Ahora vivo en Ecuador, pero por favor, no me crean del todo que ando donde digo, mejor localícenme en la Cuba de mis sueños.


33 thoughts on “Mi primer año fuera de Cuba

  • el 13 marzo, 2014 a las 5:25 am
    Permalink

    Hola, Alfredo:

    Deseo que te haya sido (y te siga siendo) provechosa tu estancia ecuatoriana. Intuyo que a partir de ella, tendrás un mayor cúmulo de posibilidades de colocar la vida en perspectiva, cuando menos. Y ojalá te sirvan al regreso, porque la Isla sigue muy necesitada de gente joven y talentosa como tú.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *