La suerte de reinventarse

Por Alfredo Fernández

Foto: Metroecuador.com

HAVANA TIMES – Hasta que no aceptemos que lo permanente es el cambio, no habremos entendido el sentido de la vida.

Los gremios de taxistas en casi todo el mundo hacen huelgas a fin de parar o, en su defecto, aminorar el avance de empresas como Uber, Cavify o InDriver.

Fueron incapaces de reinventarse y hoy lo pagan caro, no se necesita ser muy inteligente para saber que el último taxista ya nació, ellos pensaron que el mal servicio que, en no pocas ocasiones podía hasta incluir asaltos y secuestros, sería para siempre.

Hoy, con la cuarentena, he visto carteles en los postes donde se ofrecen servicio de peluquería a domicilio, y el peluquero advierte que anda debidamente esterilizado; si bien esta situación ha traído muchos problemas, también comienza a exteriorizar la creatividad de las personas.

Los Youtubers ya cuentan entre los grandes beneficiados de la cuarentena, con canales que se han multiplicado en varios miles de seguidores, así como con empresas que cada vez más se acercan más a ellos para hacer publicidad, incluso con los residentes en Cuba.

Y es que, no me cansaré de repetirlo, no hay desgracias sin bendiciones, pues, así como el matrimonio trae la suegra, el divorcio ostenta la bendición de no volver a verle.

En lo personal observo, desde ya, una aceleración en la creatividad de los seres humanos a raíz de esta desgracia, al punto que no me extrañaría que para dentro de un año existieran nuevas formas de trabajos, sí, trabajos nunca vistos, ¿cuáles …?, no podría decir con exactitud, pero si recuerdan bien, hace diez años no existían Uber, ni Glovo, ni teletrabajos, y todo eso fue creado sin la presión de reinventar ya, como la tenemos hoy encima.

Me duele ver, aquí en Ecuador, como más de millón y medio de empleados han sido despedidos luego de años de trabajo, pero me alegra saber que este percance hará renacer a muchos, despertando su genio interior, haciéndoles atreverse a forjar aquello que les apasiona y que postergaban por estar atados a un empleo mediocre.

Soy realista, más que optimista, y, gracias a eso, espero un futuro poblado de creatividad e innovación a muy corto plazo, ya verán, como siempre ha sucedido luego de que la humanidad sale de una catástrofe.

Veo, inmediatamente, a las Naciones Unidas solicitaando a la Organización Mundial de la Salud que revise su protocolo de información sobre enfermedades a los pueblos, así como a los países, aumentando las medidas profilácticas para evitar la propagación de enfermedades, veo, cómo no, a los gobiernos invirtiendo más en campañas de salud y, por consiguiente, en educación, ya que sin esta última no existe la primera.

Hace algunos años leí un informe de la OIT -Organización Internacional del Trabajo- el cual decía que un trabajador contemporáneo, en el periodo de 20 a 60 años, tendrá, al menos, nueve trabajos diferentes y, o sorpresa, seis de esos nueve trabajos hoy no existen.

Antes de esta pandemia, mucho antes, en el 2013, cuando leí el artículo, la OIT daba por hecho la imparable explosión de creatividad a la que seríamos convocados en los próximos años, ahora están todas las condiciones para que esta se dispare.

Las empresas con plataforma en Internet, Uber, Glovo, etc, han sido la solución laboral para miles de inmigrantes venezolanos en Ecuador, lo veo a diario, personas que, de otra manera, no hubiesen conseguido un salario decente en un país quebrado como este.

Termine está crisis y continúe la ola de creatividad en la que ya, inadvertidamente, estábamos subidos desde hace años. Eso sí, el aprovecharla o no, dependerá de usted.

 

Alfredo Fernandez

Alfredo Fernandez: No me fui de Cuba, pues uno no se marcha de donde nunca ha estado. Luego de gravitar por 37 años en esa extraña isla, logré pisar tierra firme, sólo para comprobar que no he llegado a ninguna parte. Quizás y nunca perteneceré a sitio alguno. Ahora vivo en Ecuador, pero por favor, no me crean del todo que ando donde digo, mejor localícenme en la Cuba de mis sueños.


2 thoughts on “La suerte de reinventarse

  • el 16 mayo, 2020 a las 4:53 am
    Permalink

    El mundo está en un cambio constante y quien se aferre al pasado en el se queda, miremos Cuba en un pasado que no fue bueno ni cuando comenzó y en él nos hemos quedado, los cambios tienen que ser para bien, las buenas ideas siempre han prevalecido, esperemos que cuba esta pandemia le sirva de algo positivo.

  • el 11 mayo, 2020 a las 4:11 am
    Permalink

    Perdóname, estimado Alfredo, pero lo que tú llamas “iniciativas” no son más que recursos de supervivencia utilizados ya, una y mil veces, en situaciones de crisis en muchos lugares del mundo Iniciativa es algo que se inicia “pioneramente” en una actvidad, es decir que nunca se ha hecho antes por otras personas. Incluso algunas de las que nombras ya existían antes de que la pandemia se extendiera; como esa de la auto promoción. No obstante, lo loable es que el cubano se está poniendo las pilas -que es otra cosa- y no está esperado porque los inútiles y mentirosos del gobierno les “resuelvan sus problemas”; solo en el infame NTV o esa ridícula Mesa Redonda. Por lo demás, agradecerte que nos informes de cómo la gente de a pie se abre paso lentamente -aunque sea “mancodianamente”- ante el descalabro que no evitaron a tiempo y hasta promocionaron turísiticamente, los imbéciles que mal gobiernan a esa improductiva y parásita finca llamada; Cuba.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *