Fan del rock a los cuarenta

Por Alfredo Fernández

Gustavo Cerati. Photo: www.rockandpop.com.py

HAVANA TIMES – Santiago de Cuba, mi ciudad natal, junto a Bahía en Brasil, conforman las ciudades más musicales de Latinoamérica. Allá en el pequeño Santiago se originaron al menos dos ritmos musicales que se cultivan en buena parte de América y del mundo: el bolero y el son, y también, como si fuera poco, surgió la trova cubana.

Yo, que soy un santiaguero inveterado, no solo siento orgullo por el inmenso aporte de mi ciudad a la música latina, sino, que también disfruto de la calidad de cualquiera de esos ritmos, al punto que puedo escucharlos por horas sin inconvenientes.

De adolescente estudié algo de música, no tenía talento para esta, así que nunca, como pretendía, me pude dedicar a ella, pero mi insistencia en estudiarla al menos me dejó un excelente gusto musical. Recuerdo que sobre los 15 años rompí relaciones con la música comercial. Recuerdo, exactamente, que me despedí de los baladistas de turno con Eros Ramazotti, en 1990.

Con 15 años comencé a escuchar de manera voraz jazz y música brasilera, eran tiempos difíciles, no había Internet y mi grabadora era rusa, la cual solía enredar los casetes. Así, por aquella edad, descubrí al saxofonista norteamericano Stan Getz y su disco homenaje a la música brasilera; fue como entrar a un mundo nuevo.

Por esos años de adolescencia hubo muchos programas de radio fundamentales en mi formación cultural, pero quisiera destacar a Esto no tiene nombre, de Jaime Almiral Suárez en Radio Progreso, los domingos en la noche; era imprescindible, Jaime ponía en su programa música de lujo. Yo procuraba no salir de casa los domingos, a fin de no perderme un minuto de cada emisión, que duraba alrededor de cuatro horas.

Luego, en 1996, emigré a La Habana y los festivales Jazz Plaza para mí eran como la puerta de entrada a otro planeta, pues poder ver a Irakere y a Ng la Banda en vivo haciendo jazz, resultaba impresionante, así como también figuras internacionales de primer nivel. De esos tiempos rememoro haber visto al trompetista Wynton Marsalis y sus míticos solos de trompeta, más el rock nunca me interesó, pues para mí, hasta hace un par de años el rock, si bien era buena música, seguía siendo inferior al Jazz, con músicos buenos, pero alejados del virtuosismo de la música de los músicos, eso pensaba.

Pero, como hombre estudioso que soy, he visto durante toda mi vida cómo grandes escritores, teatristas, pintores e intelectuales veneran al rock, priorizándolo, por encima de la salsa, el bolero y hasta el mismísimo jazz cuando de tomarse unos tragos se trata. Yo, que jamás supe cómo diferenciar entre una banda roquera u otra, o entre un cantante y otro, he decidido poner fin a esto, de una vez y por todas, desde hace un mes solo escucho rock.

Impresionante Pink Floyd y su disco Dark Side Of The Moon, un clásico del género que ha influenciado a la música en general con genial dinámica en el sonido. Qué decir de los chicos de Seattle con esos grupos que renovaron el rock; Soundgarden, Nirvana, y Audioslave. O cantantes como Jim Morrison, Janis Joplin, Freddy Mercury, Joe Cocker y Chris Cornell. Y ni hablar de las antológicas guitarras de Allen Collins y Gary Rossington en Free Bird, de los trágicamente desaparecidos Lynyrd Skynyrd.

En fin, a pocos días de escuchar el rock con verdadero interés, comienzo a encontrar auténticos clásicos del género para mi oído. Una verdadera y reconfortante nueva experiencia estética para mí.

Viva el rock, así como viva el rock en español, para mí liderado por el argentino Gustavo Cerati, viva el rock cubano, quizá, tal vez, teniendo su mejor grupo en Síntesis.

Viva la posibilidad de siempre renovarse en los gustos estéticos, viva aún en los cuarenta, pues es vida y, como siempre, esta vale la pena.

Alfredo Fernandez

Alfredo Fernandez: No me fui de Cuba, pues uno no se marcha de donde nunca ha estado. Luego de gravitar por 37 años en esa extraña isla, logré pisar tierra firme, sólo para comprobar que no he llegado a ninguna parte. Quizás y nunca perteneceré a sitio alguno. Ahora vivo en Ecuador, pero por favor, no me crean del todo que ando donde digo, mejor localícenme en la Cuba de mis sueños.

Alfredo Fernandez has 175 posts and counting. See all posts by Alfredo Fernandez

2 thoughts on “Fan del rock a los cuarenta

  • El Rock es una música divina y como todo género hay buenas canciones y malas canciones, es una lástima que los guajiros que están en el poder no lo entendieron y mucho menos el idioma, y lo más fácil fue cuestionar a las personas que gustaban de esa música, hoy lamentablemente enciendes el televisor y tienen puesto un video del grupo que más te gustaba y nunca lo pudiste ver

  • Despertaste al rock algo tarde..
    Pero la dicha sera buena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *