El perro soy yo

Alfredo Fernández

Foto: Ula Cisak

Con demasiada frecuencia me sucede que no me siento humano. A diario me siento como uno de esos perros de carrera que salen en las películas norteamericanas.

Resulta que ando increíblemente parecido a un Galgo hambriento que espera en su “puesto celda” por el disparo de arrancada y así correr en desenfreno, junto a otros perros, tras el cebo de una liebre mecánica que jamás alcanzaré.

Y es que no encuentro otra comparación a la interminable circunstancia de estar siempre corriendo detrás de un producto de primera necesidad. Por estos días la “liebre en turno” que me hace “correr y correr” por toda la ciudad es una colcha de trapear pisos.

Con anterioridad lo fueron un pomo de aceite, una docena de huevos, unas cuantas libras de papas, el arroz, los frijoles, la leche en polvo y otros muchos productos.

A veces pienso que esta política de “carrera de perros” para nada es casual, al contrario, creo que ha sido concienzudamente orquestada en el mismo Estado.

Pues, de no existir en el país, desde hace más de veinte años, la siempre imperiosa necesidad de estar corriendo detrás de al menos un producto vital, entonces  los cubanos tendríamos mucho más tiempo para analizar los verdaderos orígenes de esas y otras esenciales carencias.

Disponiendo de tiempo aparecerían preguntas como ¿Por qué no tengo Internet? ¿Por qué la telefonía celular es tan cara? ¿Por qué no puedo viajar al extranjero? ¿Por qué los impuestos son tan elevados si las calles no se arreglan? ¿Por qué mi salario no permite comprar casi nada de valor? ¿Por qué el agua escasea?

Debo de aclarar que estos “por qué” jamás nos abandonan, al contrario, es uno el que los abandona a ellos para así volcar todas las energías en pos de la “liebre del momento.”

Por eso, creo que la constante escasez de los productos de primera necesidad en Cuba es una estrategia de entretenimiento para que ese híbrido de canino y humano, que uno termina por sentirse, pase desapercibido ante sus vitales carencias.

Alfredo Fernandez

Alfredo Fernandez: No me fui de Cuba, pues uno no se marcha de donde nunca ha estado. Luego de gravitar por 37 años en esa extraña isla, logré pisar tierra firme, sólo para comprobar que no he llegado a ninguna parte. Quizás y nunca perteneceré a sitio alguno. Ahora vivo en Ecuador, pero por favor, no me crean del todo que ando donde digo, mejor localícenme en la Cuba de mis sueños.

Alfredo Fernandez has 175 posts and counting. See all posts by Alfredo Fernandez

5 thoughts on “El perro soy yo

  • Pero Amigo…si lo “tienes todo”?no hay un incentivo para vivir,para luchar,o para hacer “cambiar las cosas”
    Si embulla a la “discusion ” y al “debate”…lo que “falta en Cuba”..lo hace Alfredo Fernandez
    Pero no me enfado!!tampoco lo hago contigo….lo de “perrrito”??…ahi si me enfadastes??

  • El perro no es Alfredo es el “otrodiferente”, el del comentario anterior. Tan diferente es que se comporta como un verdadero perrito.
    La metáfora “perro” que usó Alfredo Fernández para dar una idea del corre corre detrás de lo que falta en Cuba, ha sido totalmente desbaratada por su lector. En fin, la realidad supera la ficción.
    Es una broma con “otrodiferente”. Es que la ironía de Alfredo es de alto kilate y eso embulla.

  • Para mi tambien es “aburrido” tener todo lo “necesario”yo no cocino,ni me “preocupo”si voy a comer o no?,si me da hambre,solo camino hasta la esquina.y como algo,claro pagando?Fijate que a veces me da deseos de comer “pan con aceite”..voy con los Turcos,ya me conocen,me “regalan el pan”vengo del trabajo,solo me dicen “ya bruder ” llevate el Pan,es una pequena fabrrica de hacer pan..entre extranjeros,hay menos “tension”y mas cuando dices soy “cubano(a)”es como una “palabra magica”.
    A veces no se que hacer?…….si lo tengo “todo”?.

  • q vola mi consolte.

    “Pues, de no existir en el país, desde hace más de veinte años, la siempre imperiosa necesidad de estar corriendo detrás de al menos un producto vital, entonces los cubanos tendríamos mucho más tiempo para analizar los verdaderos orígenes de esas y otras esenciales carencias.”

    si no hubiera esas necesidades seria imposible analizar sus orgienes pues no existirian, de otras sí, pero de esas mismas imposible. digo yo…

    “Por eso, creo que la constante escasez de los productos de primera necesidad en Cuba es una estrategia de entretenimiento para que ese híbrido de canino y humano, que uno termina por sentirse, pase desapercibido ante sus vitales carencias. ”

    si esta pendiente de esa escasez como es posible que pase desapercibido ante ella?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *