Cuando tú no me hablas

Alfredo Fernández Rodríguez

Un "botero" en La Habana.

Esta nota la realizó con la desagradable impresión que me ha provocado en días recientes la negación de tres entrevistas para este sitio, havanatimes.org.

En todos los casos las personas me dieron autorización a entrevistarlas, todas solicitaron una guía de preguntas para responder con precisión, prometiéndome que luego de revisarla se me avisaría día y hora para la entrevista, más ninguno avisó.

Mientras le comentaba a Erasmo e Irina, mis colegas de Blog, lo sucedido con mis entrevistados, me hablaron de su “suerte”, similar a la mía.  Coincidimos en lo difícil de hacer periodismo en un espacio donde la gente se niega a responder las preguntas más sencillas.

Grande debe ser el daño experimentado por una sociedad que por acuerdo tácito ha optado por el silencio más ensordecedor cuando se le pide opinión para un soporte mediático que no sea oficial.

No puedo dejar de ver sin dolor como los cubanos de hoy, han reducido su derecho a opinar críticamente a un espacio tan limitado como los taxis boteros.

Estos híbridos de piezas ex socialistas con carrocerías norteamericanas anteriorores a La Revolución son un espacio inocuo para los habaneros puesto que en estos taxis de ruta fija, se agrupan de 4 a 6 personas desconocidas que mientras se trasladan casi siempre conversan sobre la “la situación interna del país”.

Allí, puedo imaginarme, a cualquiera de los que me negaron la entrevista soltarse y hablar de temas sensibles con conocimiento de causas y sin mayores expectativas de soluciones a éstos.

Apena que un país con un nivel educacional como Cuba, para decir lo que piensa, tenga que utilizar esa extensión del confesionario católico que es un taxi botero.

Extraño lugar éste para confesarse, donde no se recibe otra penitencia que no sea el abono de 10 pesos en la billetera de un chofer anónimo, que poco sabe de Dios y mucho del Diablo.

Alfredo Fernandez

Alfredo Fernandez: No me fui de Cuba, pues uno no se marcha de donde nunca ha estado. Luego de gravitar por 37 años en esa extraña isla, logré pisar tierra firme, sólo para comprobar que no he llegado a ninguna parte. Quizás y nunca perteneceré a sitio alguno. Ahora vivo en Ecuador, pero por favor, no me crean del todo que ando donde digo, mejor localícenme en la Cuba de mis sueños.

Alfredo Fernandez has 175 posts and counting. See all posts by Alfredo Fernandez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *