Carolina Cox y Regis Debray: la realidad como desencanto

Por Alfredo Fernández

Ilustración: esefarad.com

HAVANA TIMES – Don Quijote ve una polvareda a los lejos y fabula con la posibilidad de que se trate de ejércitos, acto seguido encaja la visera móvil de su casco sobre la barbilla, cubre con la adarga su pecho y coloca la lanza en posición de combate, previo a espuelear a Rocinante, como tenía que ser, convida a su escudero Sancho a envestirlos cuanto antes.

Este, más terrenal, le advierte que solo son unos cuantos aldeanos, que no existe tal ejército. El Quijote le llama miedoso y, por consiguiente, perturbado, decide envestir los ejércitos él solo, los aldeanos, que no entienden de locos, lo apalean hasta dejarlo por muerto; luego, mientras Sancho restaura sus heridas, el Quijote, en uno de sus atisbos de razón, admite que es mejor para hablar que para combatir.

La reciente directa de una angustiada Carolina Cox, en el aeropuerto de La Habana, rogándole al presidente chileno Piñera, funcionario, al cual meses atrás llamaba dictador, que la regrese a Santiago de Chile cuanto antes, demuestra la mezcla de cursilería e ignorancia que es inherente a buena parte de los integrantes de la izquierda.

La promotora, durante las protestas de noviembre en Chile, del modelo cubano como opción para ese país, ahora alude, entre otras razones, que no puede permanecer más en Cuba porque no hay comida, jabón, ni agua para bañarse, también, como si no fuera poco, dice que es merodeada por ratones. Carolina, en cuestión de horas, y a fuerza de una brutal experiencia, prefiere al neoliberalismo cruel y despiadado, de donde viene, al socialismo monopartidista e igualitario con el que sueña.

La historia no es nueva, antes, en 1967, el teórico marxista Regis Debray decidió abandonar la fría y distante academia para pasar a la acción, quería ser un vivo ejemplo para sus colegas intelectuales de la izquierda europea, algo así como el decano de los guerrilleros europeos, así que decidió incorporarse con el Che a la guerrilla de Bolivia como un miembro más. Los cálculos no podían fallar, su amigo Fidel Castro, días antes en La Habana, le había prometido que el triunfo de la guerrilla de Guevara era obvio, “dos años o tres a lo sumo, puede que menos…”, nada podía salir mal.

La selva boliviana se volvió en un aplastante infierno para el guerrillero snob; el hambre, la sed y las interminables jornadas de caminatas hicieron rápida mella en el carácter del guerrillero parisino. Pronto extrañó los debates sobre la Revolución en la Revolución a los que estaba acostumbrado en los cafés de París.

El destino es cruel, pensaba Debray en la guerrilla, “yo tan cómodo en París y venir aquí, tal vez, a una muerte segura”, su carácter no era tal, Debray era un hombre desmoralizado en la guerrilla del Che, así que le rogó a su amigo que lo dejará ir.

Dicen que días después, cuando fue detenido por el ejército boliviano, fue el causante de la delación del Che. Luego, enormes campañas desde Europa y el resto del mundo impidieron que fuera torturado por el ejército boliviano, así como que cumpliera la condena de treinta años de prisión a la que se le sentenció.

Carolina Cox y Regis Debray, al contrario del Quijote, no han tenido atisbos de cordura, al menos no antes los medios. Ambos, luego de la fatal experiencia con la realidad, vuelven por sus fueros y deciden colocarse sus armaduras de antaño. Claro, eso sí, teniendo más cuidado de donde se meten, pues, al igual que el Quijote, ya tienen claro que son mejores para hablar que para actuar. Algo muy propio de locos.

 

 



Alfredo Fernandez

Alfredo Fernandez: No me fui de Cuba, pues uno no se marcha de donde nunca ha estado. Luego de gravitar por 37 años en esa extraña isla, logré pisar tierra firme, sólo para comprobar que no he llegado a ninguna parte. Quizás y nunca perteneceré a sitio alguno. Ahora vivo en Ecuador, pero por favor, no me crean del todo que ando donde digo, mejor localícenme en la Cuba de mis sueños.

Alfredo Fernandez has 176 posts and counting. See all posts by Alfredo Fernandez

One thought on “Carolina Cox y Regis Debray: la realidad como desencanto

  • envestirlos??????????????????????

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.