¿Aumentará la solidaridad?

by Alfredo Fernández

Foto: Irene Perez / cubadebate.cu

HAVANA TIMES – Por estos días el concepto de solidaridad ha regresado con fuerza inusitada. Ayudar a otros, dígase a amigos, personas en situación de vulnerabilidad, animales abandonados, por suerte, se ha vuelto cotidiano.

El mundo se ha detenido, más de 150 países protagonizan una cuarentena que ya cumple unos cuarenta días. El capitalismo, con su producción material frenética, que parecía imparable, se ha detenido, un verdadero milagro.

Una pregunta pende, no ya sobre intelectuales y especialistas de la cultura, sino sobre toda la humanidad, ¿qué cambiará luego de todo esto?

Especulo que muchas cosas lo harán luego de que termine lo peor de esta pandemia.

¿Dónde están los pastores evangélicos que curaban enfermedades horribles al colocar la mano en la frente? ¿Dónde se metieron? ¿Tiene sentido que las personas que, a raíz de esta situación, comenzaron a teletrabajar, vuelvan a desplazarse hasta su centro de trabajo a diario?

¿La estética Milenians y Centenials de regusto por lo vacuo y lo intrascendente tiene sentido? ¿Vale la pena vivir para consumir, autos caros, ropa de lujo, etc.? ¿Las Asambleas Nacionales de los países, con políticos asambleístas con un salario descomunal, tiene sentido seguirla manteniendo con el dinero del contribuyente?

Estas, y muchas otras preguntas más cuelgan desde hace días en cualquier cabeza con un mínimo de materia gris. Muchas cosas cambiarán a partir de ahora, cuáles, nadie sabe con precisión, y quién se aventura a descifrarlas, de manera precisa, es un verdadero vendedor de humo.

Por citar un ejemplo: recuerdo que ningún analista político le concedía al proceso político cubano más de dos años de vida, luego de la caída del muro de Berlín, en noviembre de 1989, y ya vemos lo qué sucedió. La vida suele exceder nuestras expectativas; con frecuencia, lo más esperado no resulta tal, lo inesperado, muy a menudo, nos suele sorprender, incluso en donde no debería ser tal, así es.

Luego de La Gripe Española de 1920 la humanidad experimentó, quizá, la más grande bonanza económica conocida hasta entonces, interrumpida con el crack bancario de 1929.

¡No sé qué será, pero muchas cosas buenas arrojarán esta crisis, que, como todas las anteriores, luego de concluida abrirá un océano de oportunidades! ¡Siempre fue así!



Alfredo Fernandez

Alfredo Fernandez: No me fui de Cuba, pues uno no se marcha de donde nunca ha estado. Luego de gravitar por 37 años en esa extraña isla, logré pisar tierra firme, sólo para comprobar que no he llegado a ninguna parte. Quizás y nunca perteneceré a sitio alguno. Ahora vivo en Ecuador, pero por favor, no me crean del todo que ando donde digo, mejor localícenme en la Cuba de mis sueños.

Alfredo Fernandez has 176 posts and counting. See all posts by Alfredo Fernandez

3 thoughts on “¿Aumentará la solidaridad?

  • Seguramente algunas cosas cambiarán. Tal vez no tantas pero sí muy esenciales y se notará. Ahora no creo que sea ‘un milagro’ que se detenga la producción y los servicios capitalistas, más bien es una desgracia.

  • La solidaridad hermano es parte de nuestra humanidad y claro que en tiempos como estos se impone, al igual que vemos florecer el egoísmo cuando empeora más. Esperemos que la solidaridad venza. Pero estás seguro de que es milagroso que el capitalismo que el capitalismo deje de ser productivo? Será milagroso o catastrófico? Hasta los comunistas dependen de que el capitalismo produzca lo que necesitan sus pueblos paupérrimos o los lujos de sus líderes. Y en China quien produce es el capitalismo.

  • Es risible como en la televisión hablen tan mal de los capitalistas, seres muy malos, explotadores del proletariado, consumistas, y todo lo que se le ocurre al locutor o al que hace el escrito, y cinco mito después hablan que tenemos un plan de un millón de turistas extranjeros en el año, no es contradictorio, que esas personas de la que tan mal hablamos le hagamos hoteles cada ves con más lujo, los mejores lugares de cuba a su disposición, estos lugares que la clase trabajadora cubana ni con dos vida y su salario pueden soñar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.