Ángel Santiesteban antes que amanezca

Alfredo Fernández

Ángel Santiesteban
Ángel Santiesteban

HAVANA TIMES — Nada más escuché la noticia de que el escritor Ángel Santiesteban irá  a prisión por cinco años y automáticamente vino a mi mente dos escritores de los tantísimos que han tenido una relación difícil con el socialismo: el cubano Reinaldo Arenas, Antes que Anochezca; y el polaco Czesław Miłosz, El pensamiento cautivo.

Ambos, al igual que Santiesteban tuvieron serios problemas por denunciar a voz en cuello lo que ocurría en el sistema que en algún momento les tocó vivir, el socialismo.

Miłoz, sobreviviente a la Segunda Guerra Mundial,  tuvo en la Varsovia de postguerra el lugar que lo haría padecer el socialismo real, con una opresión a su existencia casi similar a la de sus flageladores precedentes, los Nazis.

Reinaldo Arenas, a su condición de escritor crítico le sumaba su preferencia sexual fuera del canon, dejaba así la mesa servida para que el régimen se ensañara no solo con su “libertad”, sino también con su literatura. Más de dos décadas de fallecido Arenas y aun no se publica en Cuba.

Próximamente, cuando Ángel Santiesteban cambie su ropa de civil por la de un uniforme horrible de mezclilla gris, nada nuevo bajo el sol de la Cuba revolucionaria estará ocurriendo.  La condena por “violación de domicilio y lesiones” se la informó, previo a un tribunal pertinente, un “cortes” oficial de la Seguridad del Estado.

“Pronto te vamos a meter  cinco años” Le aseguró el policía que en su afán de no mentirle al escritor, también le aseguró llamarse Camilo. Luego el juicio, la defensa, la apelación y ya todo quedó debidamente concertado.

Ángel Santiesteban, escritor cubano, miembro de la UNEAC, ganador de los premios literarios Casa de las América y Alejo Carpentier, es hoy por hoy todo un delincuente que responderá ante la sociedad (socialista, y valga la aclaración) con cinco años de su libertad.

Se me antoja que Santiesteban es solo un conejillo de indias, él, al igual que Reinaldo Arenas se atrevió a ir más allá de lo permitido a los intelectuales, “…fuera de La Revolución nada”, precisaba Fidel en Palabras a los Intelectuales.

Reinaldo Arenas a su literatura le incorporaba el plus de su homosexualidad a ultranza, Santiesteban a sus cuentos de “ficción” que repletos de prisiones, policías corruptos y seres empantanados en una sociedad sin salida, le sumó un blog, “Los hijos que nadie quiso”, acaso este el verdadero motivo de su encierro.

A no dudar, Ángel deviene el último conejillo de indias para aleccionar al resto de escritores de la UNEAC que con peligroso interés se acercan a la disidencia, “… miren lo que inevitablemente les ocurrirá de seguir los pasos de Santiesteban. Esto, por si se olvidaron de Padilla, María Elena Cruz Varela y demás, ahí tienen para que vean quiénes somos”.

Eso y no otra cosa parecen decirles los Órganos de la Seguridad cubana a esa parte de la UNEAC que todavía metida en el closet de la autocensura, la simulación y la parálisis mental, intenta tímidamente desperezarse.

La proximidad de la ergástula para Ángel Santiesteban, le llega al escritor con la misma proximidad con que también pueden ocurrir cambios drásticos en el futuro a corto plazo del país.

Un Fidel Castro en senectud extrema más un Chávez ausente a los medios de comunicación, hacen creer hasta el más ateo que Santiesteban no cumplirá jamás tan indecente condena, mucho menos ahora, pues para cuando amanezca el escritor ya contará con su pensamiento libre.

Alfredo Fernandez

Alfredo Fernandez: No me fui de Cuba, pues uno no se marcha de donde nunca ha estado. Luego de gravitar por 37 años en esa extraña isla, logré pisar tierra firme, sólo para comprobar que no he llegado a ninguna parte. Quizás y nunca perteneceré a sitio alguno. Ahora vivo en Ecuador, pero por favor, no me crean del todo que ando donde digo, mejor localícenme en la Cuba de mis sueños.

Alfredo Fernandez has 175 posts and counting. See all posts by Alfredo Fernandez

6 thoughts on “Ángel Santiesteban antes que amanezca

  • Estimado Alfredo,

    Para hablar sobre el tema de un debido proceso al escritor Santiesteban, quizás habría que leer, investigar, escuchar todas las partes.

    Me llama la atención en todos los escritos, comentarios, que no aparece la preocupación, ni siquiera el recurso judicial de la debida sospecha, hasta que no se compruebe, sobre el lugar de la violencia contra las mujeres.

    Lo invisbilizan, no lo refieren, lo normalizan, no aparece ni siquiera en un recurso digamos periodistico: deseando que el escritor, no sea responsable de cometer ningún tipo de violencia: física, psicológica, sexual, etc.

    Ojala que la dignidad de las personas, y las critícas que realizan, incluyan a todas las mujeres cubanas, ojala que no piensen que ella se lo merecía, o lo provocó, ojala que comprendan cuánto nos daña a todos los seres humanos, cualquier forma de violencia.

    Yo no me conformó con leer un buen periodismo, si me escamotea un milimetro de la realidad. El tono de lamento, creo que es simplista, esencialista, ignorar un tema, que nos haría mejores personas.
    El racismo, el sexismo, la discriminación de cualquier tipo, nos ayudan a entender que la igualdad no es un tema menor, sino una condición necesaria para vivir mejor.

    Por la libertad de expresión celebró el debate, por la responsabilidad periodistica a ejercer el derecho a la comunicación, un derecho diferido por todas las personas en Cuba, a quienes ejercen el oficio en los medios de comunicación, ojala aparezcan en tus palabras las voces, pensamientos de las mujeres cubanas.

  • Parece que los segurosos están usando a Santiesteban como escarmiento para aterrorizar a los plumíferos del batey, y eso es tan normal en la isla-prisión; pero lo que no entiendo es la pasividad de la víctima.
    Ángel refutó las acusaciones, denunció las irregularidades del proceso e hizo voto de firmeza; actuó como un tipo valiente… e INGENUO.
    Él tuvo la oportunidad de crearle un dolor de cabeza al desgobierno cubiche, de meterse en una embaja y provocar un incidente diplomático, o hacerse un harakiri frente a las cámaras de CNN :-)

  • Cuando los nazis vinieron a llevarse a los comunistas,
    guardé silencio,
    porque yo no era comunista,

    Cuando encarcelaron a los socialdemócratas,
    guardé silencio,
    porque yo no era socialdemócrata,

    Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas,
    no protesté,
    porque yo no era sindicalista,

    Cuando vinieron a llevarse a los judíos,
    no protesté,
    porque yo no era judío,

    Cuando vinieron a buscarme,
    no había nadie más que pudiera protestar.

    Martin Niemöller autor del poema Cuando los nazis vinieron por los comunistas, que trata acerca de las consecuencias de no ofrecer resistencia a las tiranías en los primeros intentos de establecerse

  • Bueno, ¿pero el tipo va al bote por “violación de domicilio y lesiones” o por hablar mal del Gobierno? Hay una ligera diferencia…

  • Excelente tu post, Alfredo, coincido plenamente con tu análisis y manifiesto mi solidaridad con Ángel Santiesteban.Es una miseria moral que sus colegas escritores de la Isla acepten y callen frente a esta jugarreta de la Seguridad del Estado cubano.
    El efecto de demostración que quieren hacer con el castigo de Ángel debería producir lo contrario de lo que quieren los arbitrarios órganos de la seguridad. Pero lamentablemente todos tienen miedo.
    Gracias por tu solidaridad y la calidad moral de tus principios.
    Yo leí la apelación al Tribunal Supremo de Justicia de Cuba y no hay pruebas para dictaminar esa sentencia.
    Eso demuestra que los tribunales en Cuba están dirigidos por el MINIT y no por el Ministerio de Justicia.
    El delito de Santiesteban ha sido romper con “la doble moral” que nos han impuesto durante más de cincuenta años.
    Toda mi solidaridad con Ángel, sigamos denunciando el atropello.
    Felicidades por tu post.
    Saludos.

  • Me alegro de que alguien haga periodismo creíble y me entristece pensar que la mayoría de la población cubana tenga que conformarse con las noticias que quieran darle.
    En cualquier caso, gracias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *