Albertico Pujol a golpes de remembranzas

Alfredo Fernández

Alberto Pujol.  Foto: radiorebelde.cu
Alberto Pujol. Foto: radiorebelde.cu

HAVANA TIMES — Los cubanos con más de cuarenta años pareciera que quedaran reducidos a las remembranzas. Partir, sobrevivir y sobre todo recordar son verbos comunes a todos los cubanos emigrados.

Albertico Pujol no es la excepción. Hace unos días visitó Miami para trabajar en la obra “Oficialmente Gay”, pieza teatral escrita y dirigida por el humorista cubano Alexis Valdez y la ocasión fue propicia para que Albertico visitara el programa “El espejo” que conduce el presentador, también cubano, Juan Manuel Cao.

La entrevista transcurrió a golpes de remembranzas. Albertico se centró en sus inicios en la televisión, justo en aquel boom televisivo cubano que fue el programa “Para bailar” el cual paralizaba la nación de domingo en domingo. Lo acompañó en el programa quien por esos años fuera uno de los rostros más bellos del cine y la televisión cubana, la actriz Lily Rentería, hoy todo una señora, y lejos del esplendor de entonces.

Ver a Albertico y a Lily recordando unos años ochenta, muchos mejores que los noventas, de cierta manera me entristeció y empezaron las remembranzas. Las mías no las de Albertico. Recordé a mi hermana y a sus amigas reunidas terminado “Para Bailar” haciendo el recuento del mismo. “Viste lo que se lo ocurrió al loco de Salvador”, otro presentador del programa. “Viste el vestido de Lily”, y así se pasaban media hora haciendo un resumen del popular programa.

Esos años ya no volverán, pues ni Albertico, ni Lily, ni mi hermana, ni Cuba, ni yo, nos parecemos en nada a los de hace 33 años cuando mirábamos “Para Bailar”. Hoy quizás más descreídos y desconfiados y emulando a ese país, el nuestro, que no parece encontrar su rumbo.

¿Porque siempre estás viendo cosas de Cuba? Me pregunta un amigo ecuatoriano. No le respondo y luego me pregunto por qué lo hago. Algo de masoquista o de enamorado, debe haber en mí. Siempre buscando la isla en todas partes, en cada expresión, en cada suceso.

El hecho no es solo mío ni de Albertico Pujol con su locura de hacer recetas cubanas por Youtube para que el público ideal de estas recetas no las vea, y en caso de que esto suceda, no las pueda hacer.

Joan Manuel Cao no se queda atrás. Ya llevó a su programa “el teté que no cae al piso”, “el sartén que cocina sin grasa” y todos esos mitos que los cubanos nos armamos para tener algo de qué hablar en medio de los apagones de los noventas.

Una isla a cuestas, es lo que nos espera a todos los cubanos, sin importar si vivimos “afuera” o en Cuba, llámese Albertico Pujol, o Juan de los palotes en el municipio Buey Arriba. Si algo ha sabido repartir la Revolución Cubana ha sido la nostalgia, sino que lo diga la inmortal Celia Cruz.
—–

Entrevista con Alberto Pujol en el programa El Espejo de Juan Manuel Cao en www.americateve.com

Alfredo Fernandez

Alfredo Fernandez: No me fui de Cuba, pues uno no se marcha de donde nunca ha estado. Luego de gravitar por 37 años en esa extraña isla, logré pisar tierra firme, sólo para comprobar que no he llegado a ninguna parte. Quizás y nunca perteneceré a sitio alguno. Ahora vivo en Ecuador, pero por favor, no me crean del todo que ando donde digo, mejor localícenme en la Cuba de mis sueños.



27 comentarios sobre “Albertico Pujol a golpes de remembranzas

  • Muy bien Alfredo. Todo muy refrescante y ameno.

    Respuesta
  • Alfredo, una vez fuera de Cuba cuando logramos resolver los problemas materiales y espirituales mas elementales, hay que cuidarse mucho del síndrome conocido como “el gorrion”. A mi se me quito volviendo a Cuba para entender que ya no pertenecía a esa isla surrealista y hecha leña. La ultima vez que estuve, en la segunda semana tenia unas ganas de irme que me dio mucha tristeza porque se supone que es mi país, pero estaba invivible, vi a casi todo el mundo en la calle serios, bravos y tristes. Duele ver apagada la alegría natural de los cubanos por la pasadera de trabajo y la desesperanza.

    Yo cuando he ido a Cuba me hospedo con mi familia en mi barrio y teniendo suficiente dinero en el bolsillo he tenido que coger una jaba y salir a chancletear comida porque los agromercados estaban vacíos en mi barrio. Intente sacar una fotocopia a un documento que necesitaba y tuve que andar un día entero por La Habana porque en los correos de mi municipio todos estaban rotos. En aquellos días se perdió de las tiendas en CUC el aceite vegetal y el papel sanitario. Fue toda una odisea que era algo normal cuando vivía en Cuba pero ya eso eran problemas resueltos en mi vida.

    Respuesta
  • Yo sigo pendiente de Cuba por supuesto, pero siempre que pienso visitarla me parece que es un hoyo negro para ir a pasar trabajos. Tengo varios amigos a los que extraño mucho, pero me entristece cada vez que los veo porque están igual o peor económicamente que cuando salí de Cuba. Cansados, desesperanzados, y contando los absurdos múltiples de la vida cotidiana y de la política del gobierno. Sobreviviendo en unos niveles de angustia permanente.
    Hubo una época en que soñaba que estaba de nuevo en Cuba y era una pesadilla de la que me despertaba asfixiada. Mis recuerdos de los ochentas con mis amigos siguen siendo hermosos pero no superan la sensación de asfixia con la que salí de Cuba, ni la que siento cada vez que he visitado la Isla. Es una sensación de atropello desde que entro en el aeropuerto hasta que salgo hacia el exterior.

    Respuesta
  • Me sucede exactamente lo mismo; y diría una gran mentira si digo que extraño otra cosa que no sean los pocos amigos queridísimos que todavía viven allá. Por suerte la mayoría esta aquí. Si, por arte de magia yo tuviera que volver a vivir en Cuba tal como está ahora, o estaría preso o muerto a las 72 horas, o me tiraba hasta en una palangana; o me ahorcaba en la primera guásima que viera.

    Respuesta
  • Ja…si como dice el dicho, “recordar es volver a vivir”, los cubanos ya hemos conquistado varias veces la sobrevida…

    Respuesta
  • esto es de prescolar. mi hija escribe mejor. y la nostalgia es tan vieja como… la humanida, el asunto es sacarle el filón de estilo, y éste ni lo busca

    Respuesta
  • Yo en 22 años solo fui una vez de visita y el re encuentro fue chocante. En cinco años que llevaba fuera del pais ya habia obtenido una maestria universitaria y si no era rico, vivia decentemente gracias a que llegue a tener tres trabajos en un momento determinado. Encontrarme con la familia y las amistades me dejo un sabor agridulce, alegria pues los volvia a ver, tristeza porque para ellos nada habia cambiado para mejor, uno seguia con la gotera en el cuarto, la otra seguia vendiendo croquetas en una cafeteria de mala muerte, otro que seguia en el mismo trabajo que no le gustaba. Las calles del barrio peores que cuando me fui, la casa sin pintar como cuando me fui,el mismo problema del transporte, la misma vieja chivatona del CDR que lanzaba miradas de puñales al verme de regreso. Era un dialogo como este:
    “hola Fulano, que es de tu vida?
    -Ahi, igual que siempre
    Y ya acabastes de arreglar el portal?
    -no, no he conseguido las tejas impermeables para el techo
    y como te va en el trabajo?
    -igual, sigo haciendo lo mismo que cuando tu te fuistes
    y tu hermana como esta?
    -Bien, con sus dos niños viviendo con la suegra
    y aun no le han dado la vivienda que le prometieron?
    -no, dicen que aun demora un tiempo mas, ….
    Comprendi que ya no quedaba nada en comun con ellos a no ser los tiempos buenos y malos vividos juntos, Ni siquiera podia decirles lo que habia logrado en cinco años para evitar aquello de que “ya esta restregandonos por la cara lo que tiene” sin valorar el sacrificio para lograrlo. Fue entonces que comprendi que no podia vivir del pasado. Nunca mas he regresado

    Respuesta
  • De nuevo coincido con el Bobo:En cada viaje que doy a Cuba me sirve para reafirmarme en la idea de que mis 9 dias en el mar y el bojeo a la isla a lo Sebastián de Ocampo para salir de alli,valio la pena .En cada uno de mis amigos contemporaneos,de los pocos que no se llevo el alcohool o el exilio,me veo a mi mismo y le agradezco a Dios infinitamente por permitimr vivir una buena parte de mi vida de un modo distinto y poder ayudarlos.

    Respuesta
  • Parte el alma oír a los ciudadanos de un país hablar así de su tierra. Todos sabemos que NINGÚNA persona de otros paises que conocemos se expresa así, al contrario, se van felices, porque aunque su familia viva de la manera mas humilde, tienen jabón, y papel de baño, y nadie tiene que corretear el país para poder comprar esto o aquello. Y esto se lo he oído decir a gente que hasta esta bien posicionada con el régimen allá, tranquilamente me han dicho que viven en Cuba pero que al mes TIENEN que salir, a desconectarse, a coger aire, porque dicen que es insoportable.

    Que mentiras que digan que la situación de “antes” era peor, nunca se oyó que un cubano se tirara al mar, es mas que el cubano no tenía que emigrar para ser feliz, “ahora” todos saben leer y escribir, tienen gratis titulos universitarios, con doctorados, el mejor sistema de salud y de reformas sociales del mundo y entonces vemos y oímos estas cosas, ¿que dice eso?, que los estafaron, los embarcaron y los pifiaron, que esa “revolución” fue un total fracaso, no hacia falta.

    Por mi parte, crecimos oyendo historias de Cuba, sin cesar, constantemente, igual que como lo siguen haciendo ahora, entiendo era el antídoto para contrarrestar la tristeza y angustia por la que pasaban. Ya con 45años fuera de Cuba, y todavía con la dictadura-castrista en pie, Cuba se nos ha vuelto extraña y más lejana, y aunque dejara las convicciones (que no lo voy hacer), a un lado para ir a Cuba, porque si quiero volver a Cuba, no podría, y cito textualmente a la Dra.Azor, porque lo puso tal cual como yo lo veo “un hoyo negro para ir a pasar trabajo”.

    Respuesta
  • Confieso que la primera vez que regrese a Cuba, veia a todo el mundo “empercudido” y las calles horriblemente sucias. Claro, despues de vivir en Sydney que es inmaculadamente limpia y llena de muchos anglosajones con su blanca palidez, no en balde.Incluso hasta me confundieron con un extranjero, sera por lo blanco que estaba. Despues de eso, he estado otras ocho o nueve veces mas y ya no me parece tan contrastante. Ciertamente, hay escasez de ciertos productos e inestabilidad en los suminsitros de muchos mas. Eso me afecta, pero no tanto ( o sera que yo trato de no auto machacarme por lo que no tengo mientras estoy alla?) Lo que mas valoro es poder pasar tiempo con los mios, con los amigos de antaño que no pudieron o no quisieron irse de Cuba. Se que nuestras experiencias son muy diferentes y estos largos años de escasez y privaciones han hecho lo suyo, pero cuando nos vemos, parece que fue ayer cuando me despedi de ellos. Tambien me place ver los pequeños cambios en el barrio donde creci y vivi parte de mi vida (La Habana Vieja) cada vez que voy. Realmente no paso trabajo cuando voy, mas bien hago algunos ajustes y trato de disfrutar lo que tengo a mi alcance sin recomerme los higados con problemas que no esta a mi alcance resolver ni amargarme la vida con discusiones esteriles de politica con quienes piensan diferente.

    Respuesta
    • Javier cuenta la formula para ver tu país y tu pueblo hecho leña y no entristecerte.

      Respuesta
      • Bobo,
        Tal vez no ver el vaso medio vacio, sino medio lleno…
        O crees que donde tu vives o donde yo vivo todo es magico, perfecto, la hierba es mas verde, etc, etc?
        Creo que el haberme dado una vueltecita por varios paises me da otra perspectiva y me hace ver que “aquello” no es el infierno como algunos lo pintan. Que puede ser mucho mejor, concuerdo. Lo que pudo haber sido y no fue puede ser dicutible y se pueden llenar miles de posts sin llegar a nada.

        Respuesta
        • Javier pensé que me darias una respuesta mas especifica. Te cuento que un amigo me contó que resolvió el problema de ver La Habana y a los cubanos emperdudidos como tu dices, llevándose a su familia a Varadero a un todo incluido. Me confeso que la paso de maravillas y evito ver el espectaculo deprimente de la Cuba real.

          Respuesta
          • Bobo:

            Como dice Javier, quizás la cuestión es de vaso medio lleno o medio vacío. Una parte de mi familia habita en la misma ciudad que Javier, uno de los lugares que según varias encuestas internacionales califica entre los sitios más habitables y “felices” del planeta, con todas las condiciones del Primer Mundo. Y a pesar de ello, según me cuenta mi hija, mi nieto nunca es tan feliz como cuando pasa temporadas en Cuba, y tiene el privilegio de mezclarse en juegos con los cubanitos “empercudidos”, comiendo y bebiendo lo mismo que ellos. Mal agradecido que es el género humano, ¿no?

  • A mi hijo le pasa lo mismo, pero un día le pregunté, como de casualidad, si estaría dispuesto a regresar a vivir allá, y me contestó que ni loco.

    Respuesta
    • Jaja..se puede amar el terruño, pero no hay que ser kamikaze…

      Respuesta
    • A mi hijo que nació en Miami también le gusta ir a Cuba. Curiosamente dice lo mismo que el tuyo. Ya lo dije, una cosa es ir de visita y con dolares y otra vivir allí con pesos.

      Respuesta
  • Te entiendo Alfredo, yo en mi infancia amaba los ojos de Lily y no te puedo explicar lo que sentí un día que la vi (en un disco alquilado claro está) en un programa de Alexis Valdés. Yo estoy en Cuba y sufro por ver como se destruye algo cada día, las calles cada vez peores, las casas, los ríos, donde quiera un basurero, las personas van perdiendo la esperanza y con ella el amor a lo bello, lo limpio y hasta el respeto por la propia vida, se maltratan los animales y cualquiera corta una mata o arranca una planta por el simple placer de hacerlo.Hoy en pleno siglo XXI el transporte dentro de mi pueblo sigue dependiendo de coches y carretones según sea el caso(personal o mercancía).
    Yo nunca olvidaré una mañana aciaga de 1980 cuando descubrí que una vecinita mía, de mi edad,a quien quería y por obvio nunca se lo dije, se había ido y sin despedirse(no podía). Yo tenía 10 años entonces y más nunca volví a saber de ella. Yo defiendo a Cuba, a la Cuba de verdad, donde tienen que estar ustedes aunque no estén aquí. Nadie tiene el derecho de decir quien es cubano y quien no por su forma de pensar o lugar de residencia. La vida son los recuerdos que nos humanizan y los sentimientos que nos mantienen en pie. Dice el proverbio ¨mucho le duele al perro cuando le cortan el rabo, pero más le duele al rabo cuando le cortan el perro¨ A uds le falta Cuba, pero a nosotros nos faltan Uds. ¿Cuántos más tendrán que irse?
    Los invito a todos a escuchar la canción de Pablito Milanés ÉXODO. Un abrazo cubano estés donde estés.

    Respuesta
    • Has colocado el dedo en la llaga, Liborio. Un sentimiento similar me embarga cada vez que en la Isla un joven que puede ser mi hijo me suelta eso de “Puro, aquí lo que hay es que irse. No hay más ná..”. Y ¿qué le voy a decir en sentido opuesto, si yo también ando de aviones?…

      Respuesta
    • A largo (ojalá corto) plazo la sociedad cubana debería plantearse una política de retorno de emigrantes. Sin condiciones, sin penalidades, sin cobros exhorbitantes, sin castigos. Solo así podríamos hablar de una reconciliación nacional.

      Respuesta
      • 100% de acuerdo contigo…por ahí deberíamos de empezar…que luego fluye todo lo demás..

        Respuesta
        • 100% de acuerdo con Gusa e isidro. ¿Nos veríamos algún día en Cuba? Yo por lo menos cobro mi jubilación en dolares. ¿Isidro a como esta el yuan?

          Respuesta
          • Jaja…buena pregunta, Tony. Bajo presión del “captalismo real”, sus seguidores en China han ido manejando la tasa de cambio del yuan hasta dejarla en 6,2 por dólar, lo cual ha ayudado a compensar un tanto los desbalances en el comercio con EEUU, aunque todo apunta a que este último no estará contento hasta que la paridad alcance algo así como cinco por uno, cuando menos. Pero lo interesante del caso es que cuanto más sube la tasa, mayores son las posibilidades de que el yuan devenga moneda en la canasta mundial de divisas, junto al dólar, el euro, el yen y otros.

            Ya los chinos tienen su base de transacciones bancarias y comerciales directas en yuanes en Brasil y casi todo el planeta acepta los pagos del conglomerado bancario chino Unionpay en sus ATM, Cuba incluida. Así que vete preparando para cobrar tu jubilación con el rostro del camarada Mao.

  • En la encuesta de UNIVISION a la pregunta sobre que es lo que le gustaría lograr en los próximos años, la mas respondida fue; “viajar al extranjero”,( el 64%), y entre los mas jóvenes el 70%. Una cosa es ir por un tiempo y con dolares y otra es vivir todo el año allí y con pesos.
    En Cuba hasta los comunistas te dicen que es bueno salir, “para coger aire”. ¿Habrá falta de espacio para respirar?

    Respuesta
  • Yo tambien siento estar lejos de mis amigos y los pocos familiars que tengo alli aun. Pero tengo otros amigos que han nacido con el trato diario en mi pais de acogida, tambien mis amigos han emigrado a varios continentes. Pero sinceramente cuando pienso en regresar me entra como que me falta el aire, que me pican mosquitos, que me entra los escalofrios de la fiebre de dengue (me dio dos veces), me arden los ojos, (la conjunctivitis), la diarrea por las guiardias, las amebas, el calor, la humedad, la debilidad del hambre por haber desayunado café aguado y medio pan desmoronado, la claustrophobia del transporte, el sudor ajeno pegado por la aglomeracion, el mal character. Para mi Cuba es un campo de concentracion , los Nazis viven bien y tienen de todo y los presos viven al borde de la desaparicion. El judio que pacta con obediencia salva su vida y le dan mas pan y una cama mas limpia y el que no …a la camara de gas…(Villa Marista, Combinado, Kilo 8 etc etc etc. Todo se repite en la vida. Estudien como se comportaron los franceses cuando la ocupacion, los mismos alemanes con los judios , Hasta tus vecinos se pueden convertir en delatores , te tiran huevos, ( si los hay en ese momento por la libre) te rompen las ventanas, te entran a golpes y te gritan maricon!!!delante de tu propia madre. Eso en tu pais….No..para mi Cuba no existe , es como una novella de Orwell, interesante como studio humano. Cuando tengo dinero me lo gasto en cualquier pais menos, en los que tengan infulas de socialistas, seudo , especifico. Porque Suecia es un paraiso aunqque con un invierno cruel. Y que??te compras muchos abrigos…

    Respuesta
  • VOLVER A CUBA
    Por Emilio Cossio
    VOLVER A CUBA ???

    ¿Volver?
    ¿Cómo puedo volver si no me he ido,
    si llevo en mi alma sembrado mi pasado,
    si no he cesado de sufrir lo que he sufrido,
    ni dejado de amar lo que yo he amado?

    Sólo pueden volver los que han dejado
    perdidos en el polvo del olvido
    los sueños en la patria aprisionados,
    por el sueño en suelo extraño prometido.

    Sólo pueden volver los que se han ido,
    y en suelo extraño han enterrado
    sus recuerdos, sus anhelos y el pasado.
    ¡Yo no puedo volver! ¡Yo no me he ido.!

    Respuesta
  • Isidro, no pienses que te le vas a escapar. Si cambiaste de estatus a cubano con residencia en el extranjero, solo puedes pagar en pesos cubanos, UNA SOLA VEZ. . De ahí en adelante, pagas en CUC. Un consejo; Envía un contenedor y mete hasta los muebles. Oye, ¿Por que tu crees que los médicos cubanos están alzao y no quieren salir mas fuera?

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Foto del día

Foto del día
Imagen 1 De 1

Odio el invierno, Ontario, Canadá. Por Janice Lally (Canadá). Cámera: Sony CyberShot

Usted puede participar en la Foto del Día
No tienes que ser fotógrafo profesional, solo envía una imagen (en blanco y negro o color), con un pie de foto indicando dónde fue tomada (ciudad y país), tipo de cámara o celular que usaste y una pequeña descripción sobre la misma.
Para nuestro formato es mejor que las fotos sean de orientación horizontal, ya que tenemos problemas con las verticales.
Envía tu foto, con tu nombre y país natal o de residencia a esta dirección de correo: [email protected]