A mí me gusta la Dra. Polo

Alfredo Fernández

HAVANA TIMES – Hace pocos días aquí, en Havana Times, se publicó un artículo que si bien no arremetía del todo contra el programa Caso Cerrado, si, metafóricamente hablando, terminaba por arrojar el madero al  piso, para que luego los comentaristas del sitio, lo hicieran leña.

Entiéndase que si escribo este post fue porque ni siquiera pude leer un solo comentario positivo.  Cuestión que hoy me brinda la posibilidad de defender Caso Cerrado y a su conductora y protagonista la Dra. Ana María Polo.

Puedo jurar que este programa, que fue acusado por los lectores de HT de banal, tonto y vulgar Es visto en Cuba por muchos más intelectuales de los que sus críticos puedan imaginar.

De hecho, lo descubrí por tres buenos amigos que, lo ven asiduamente, dos, son excelentes matemáticos y una, historiadora apasionada, aparte de ser empedernidos lectores los tres. Aunque en realidad sé de muchos más que lo ven.

De ahí que al argumento de que Caso Cerrado está hecho solo para imbéciles, o cuando menos  ingenuos y desocupados del pensamiento, no me lo crea para nada.

La Dra. Polo puede que como dijo un comentarista, cometa errores al hablar, pero no admito qué alguien me ponga en duda la cubanía de esta triunfadora, que salió de Cuba siendo niña y que habla como una guajira de Minas de Matahambre, su pueblo natal en Cuba.

Del programa he visto cientos de capítulos, también he visto lo didáctico que puede resultar para los latinos que emigran a los E.U.A. Especialmente para los cubanos, acostumbrados a vivir en una sociedad en donde el único delito verdaderamente punible es ese que se comete contra la Seguridad del Estado.

Yo, he visto a la Dra. Ana María Polo buscar ayuda incluso para los grupos sociales, la he visto alertar a padres para evitar a tiempo que sus hijos caigan en grupos del crimen organizado, terreno muy fértil para latinos.

La Dra. Polo, también nos muestra, y es lo fundamental, a los Estados Unidos tal cual es, mucho mejor que Taladrid en la Mesa Redonda. Creo que si el Gobierno fuera inteligente, pondría en la televisión cubana Caso Cerrado en horario estelar.

Por otra parte me gustaría decirle a esos comentaristas que unánimemente abdicaron de Caso Cerrado, que no sé por qué, pero he descubierto, que casi siempre que me tropiezo con personas como ustedes: que me dicen ser de un gusto estético tan “elevado” que no ven Caso Cerrado y ni hablar de La Belleza Latina o Alexis Valdés, así como tampoco escuchan al horrible reggueton, o incluso la salsa, curiosamente – y desconozco la causa- tampoco suelen leer a Thomas Mann, Alejo Carpentier, Jorge Luis Borges y esto por no hablarles de Kant y Hegel, ya que de antemano sé que le resultan tan, o más desagradables que la Dra. Polo.

La categoría de Snob es un acrónimo surgido justo al calor de la Revolución Francesa. Resulta que por entonces los jóvenes que arribaban a París a matricular los diferentes cursos de la Sorbona, al inscribirse, como es lógico, eran indagados acerca de su origen.

Luego de mencionado el apellido y comprobarse la ausencia de abolengo, el matriculador inscribía, “Sin Nobleza”, la frase se contrajo y pasó a la cultura como Snob. Término luego utilizado para identificar a esa persona que aparenta un conocimiento y una cultura de la que carece.

Nada queridos comentaristas, revisen lo que anoto arriba, quizás algunos de ustedes que no soporten a la  Dra. Polo, a lo mejor,  tampoco les haga mucha digestión las novelas de Carpentier o las Canciones de Serrat y Bob Dylan, entonces revísese a ver ¿acaso no será usted un S…?

Alfredo Fernandez

Alfredo Fernandez: No me fui de Cuba, pues uno no se marcha de donde nunca ha estado. Luego de gravitar por 37 años en esa extraña isla, logré pisar tierra firme, sólo para comprobar que no he llegado a ninguna parte. Quizás y nunca perteneceré a sitio alguno. Ahora vivo en Ecuador, pero por favor, no me crean del todo que ando donde digo, mejor localícenme en la Cuba de mis sueños.


21 thoughts on “A mí me gusta la Dra. Polo

  • el 4 octubre, 2012 a las 8:28 pm
    Permalink

    Es interesante la diversidad de comentarios, desde la izquierda hasta la derecha, desde lo mas alto a lo mas bajo. Todos vemos lo que nos guste. Hay personas pobres que se hartan de drogas , hay millonarios que se hartan de drogas. hay personas ricas que ven a polo, hay pobres que no la ven. hay letrados que la ven, hay iletrados que no la ven. Hay letrados muriendose de hambre, hay iletrados con mucho dinero. hay buenos, hay malos, hay regulares programas de tv. hay democratas, hay republicanos, verdes rojos, del te. Hay cristianos, musulmanes, hay de todo. hay letrados que no aprenden otro idioma, hay iletrados que se lo aprenden rapido y hasta tres y cuatro idiomas.
    Lo unico que si se es que el comunismo es la antitesis de que todo esto cohesista en lo mismo

  • el 4 octubre, 2012 a las 10:29 am
    Permalink

    A ver, según la gente televisivamente exigente que no disfrutan Caso Cerrado….. ¿Cuál sería un programa realmente bueno en su categoría?

    Y según los enemigos de la categoría, ¿Cuál es un tipo de programa realmente culto, biensonante, inteligente, creativo y elevado intelectualmente?

    Bueno, y para todos los enemigos de la televisión….. ¿Qué sugieren?

    A los que dicen que la doctora Polo habla mal…. ¿Se lanzarían contra ella en una carrera de bilingüismo?

    Y por cierto, ¿Alguien aquí ha puesto dinero o trabajo voluntario a favor del cáncer u otra enfermedad?

  • el 3 octubre, 2012 a las 8:58 pm
    Permalink

    Pues a mi también me gusta. No siempre lo puedo ver, tampoco ajusto mi agenda en función del programa, pero si estoy viendo tv y lo pasan lo dejo puesto.

    No sabía que era lesbiana ni de Minas de Matahambre. Sí supe que superó el cáncer de mama y que tiene una labor muy activa en este tema y eso me parece que tiene más pesó que su spanglish, ¡Por Dios, comparen con el de J. Lo!

  • el 3 octubre, 2012 a las 6:03 pm
    Permalink

    Esta bueno ya de decir que es lo que el publico solicita o elige. Los medios masivos detrás tienen poder y millonarias sumas de dinero. Ellos imponen gustos, tendencias, hacen legitima una noticia o una obra. No puedes construir un canal de televisión de un día a otro para promover algo diferente.

  • el 3 octubre, 2012 a las 5:27 pm
    Permalink

    ¿Y si surte efecto y crees que todo eso que ves en el programa es real, entonces, estas actuando como un que?

  • el 3 octubre, 2012 a las 5:15 pm
    Permalink

    Solo una cosa, ser intelectual no te hace un hombre creador, ser intelectual es en ocasiones almacenar información para archivarla y compartirla. Ser intelectual no te convierte en una persona útil. La sabiduría para construir, reciclar, interpretar, viene desde dentro.
    Mi padre era un hombre que aprendió lo básico, lo que necesito en cada etapa de su vida. Paso por diferentes universos profesionales como mismo pasaba de una generación a otra: carnicero, militar, ingeniero, botero, sacerdote de Ifa. Y de una sola mirada, a través del vidrio supo que la Doctora Polo era más show que otra cosa.
    Creo que hay cosas indecibles que solo se descubren al cruzar de una mirada y ese conocimiento esencial de vida nos pertenece a todos.

  • el 2 octubre, 2012 a las 7:27 pm
    Permalink

    Ño!!! me he quedado perplejo. Por primera vez coincido con Kurt en un criterio. Estaré equivocado acerca de este programa? jajaja.

  • el 2 octubre, 2012 a las 3:36 pm
    Permalink

    Tomando el concepto de “imbecilidad” del texto, y acotando que no es un término que me gusta, creo que hay una diferencia de matices.

    No creo que ese tipo de programa sea precisamente para imbéciles. En realidad está dirigido al ciudadano medio, pero con el propósito de imbecilizarlo.

  • el 2 octubre, 2012 a las 1:44 pm
    Permalink

    Aunque es demasiado extenso para un comentario, creo que es una opinión válida -y aligerada por el humor; lo escribí como tarea escolar -lo más difícil fue “tragarse” una semana viendo TV para aprender del tema:

    “Tele-Ñ es la más mejor”

    Tele-Ñ, la televisión en español que disfrutamos en Texas, es una (la única) desde donde el placer y la sabiduría se vierten en nuestros hogares a diario.
    Unos 30 y tantos años atrás, allá por los 80’s, en mi isla natal llegaron las primeras olas de este tsunami cultural que es la televisión de estos lares.
    Los primeros efectos se notaron en el enriquecimiento acelerado del lenguaje: Los vendedores ambulantes, se convirtieron en merolicos, las goticas en gotitas (de gente), las paticas en patitas, y las put… en jineteras.
    Nunca imaginé en aquellos tiempos de ávido aprendizaje, que escaparía de la ignorancia, y viajaría a la fuente del conocimiento: a Texas y su Tele-Ñ.

    La programación televisiva local es rica y variada, instructiva e interesante.
    Un día-TV típico esclarece tus neuronas con 999 telenovelas parecidas e interminables; donde todos los personajes son bellísimos y acaudalados, y hay uno malo, malísimo, y la muchacha protagonista es (y está) buenísima; pero es la única muerta-de-hambre, que al final se casa con el muchacho rico, o hereda los millones de su padre (que la abandonó cuando niña, y ahora es el malvado del pueblo, pero ella no lo conocía), y todos felices, después de 3877 capítulos.
    Entre novela y novela, entran diversos programas; como los concursos que es donde uno aprende que el Río Grande corre entre México y Texas, y es el más largo y caudaloso del mundo; del cereal súper-anticolesterol… ¡Ah y los horóscopos, tan necesarios para sobrevivir en este presente eco-apocalíptico y esquivar las profecías de Nostradamus Pérez!
    ¿Y los espacios deportivos?.. Esos 68 000 partidos de fútbol semanales, con sus chamacotas en pantaloncitos calientes, guiñándote sus ojitos picarones (¿o dormilones?) y ofreciéndote una lata de cerveza que te hará sentir como un rey… ¡Órale manito, pura vida!
    Y la rica cultura autóctona brota de las pantallas cada fin de semana en cada semana, durante todo el año, todos los años: los musicales, cuajados de narco-corridos, macho-corridos y otras joyas de la música norteña; amenizados por tipos comiquísimos que se fajan a pastelazos.
    Pero nada supera a los noticieros (noticiarios), unos 3 diarios por canal y con las mismas e interesantísimas noticias.
    El noticiero es el espacio de la familia; ahí si no hay aquello de que los novelones son cosa de comadres, el fútbol para los vatos y los corridos para los chamaquitos; no señor, el noticiero es para todos (incluyendo al inevitable perrito chihuahua).
    Ahí te enteras que en Guanajuato hay una tortuguita con 2 cabezas, en San Luis de los Sombrerotes vive un gallo-gallina, y que a una humilde familia se le quemó la casa, pero milagrosamente, sobre la única pared que quedó en pie, apareció la imagen ahumada de nuestra Sagrada Patrona (¿o matrona?).
    ¡Suerte que tienen algunos!
    Pero los Ñoticieros no son solo de ñoticias; también son espacios de reafirmación cultural e ideológica, donde nos enteramos con gozo que todos los inmigrantes somos gente buena y trabajadora, y los gringos son unos racistas explotadores que nos quitaron esta tierra.
    ¿Qué sería de Texas sin nosotros los inmigrantes?
    ¿Qué sería de nosotros sin Tele-Ñ?
    ¡No pierdan el tiempo, agarren el control remoto, prendan sus televisores y opriman el botón verde, blanco y rojo; ese, el grandotote como un medallón y con una Ñ grabada en oro de 18 kilates!
    ¡Disfruten y aprendan con Tele-Ñ!

    .

  • el 2 octubre, 2012 a las 1:16 pm
    Permalink

    La de cosas que uno aprende en Internet; ahora parto raudo y veloz a beber de la sabiduría de la Dr. PolO, experimentar una epifanía ante una tortilla mexicana con la imagen de la Virgen de Guadalupe, adentrarme en los misterios de la naturaleza con la “noticia” de una jicotea de 2 cabezas en Honduras, la última aventura sexual de la Cucusita de moda… y otras tantas exquisiteces de Tele-Ñ.

    Por favor… que si negarse a consumir basura es ser snob ¡apúntenme en esa lista!, pues ni siquiera veo TV.

  • el 2 octubre, 2012 a las 1:03 pm
    Permalink

    Por fin, ¿Es Polo o Apolo? No sabía que fuera lesbiana.
    Lo del término “imbéciles”, repito, lo usé porque el Alfredo lo hizo. Y que conste, mi crítica no va hacia las personas que ven este tipo de programa, sino a quienes los producen y promueven.
    La cuestión de los públicos, las demandas, gustos y preferencias, es demasiado compleja como para abordarlo en un comentario. A la gente hay que darle lo que quiere… pero es que, eso que quiere la gente, es casi siempre resultado de estrategias de mercado en las cuales se generan necesidades inexistentes con tal de vender un producto.
    A la persona comentarista 10: ¿tan pocas opciones tienes en tu repertorio? te recomiento safarte de las lógicas binaristas. Yo en lo particular, no me quedo con ninguna de tus dos opciones… prefiero ir a dormir (cosa que casi nunca tengo chance de hacer temprano)

  • el 2 octubre, 2012 a las 8:58 am
    Permalink

    Gracias Alfredo, por tu apoyo que de tan sincero es magnánimo. Miren, snobs cubichones, más cubana que yo hay que mandarla a hacer y ya quisieran uds tener el caché que yo tengo, por ni mencionar el cash, la buena casa, la carroza en la que me transporto, y las novias a tó meter que me mando.
    Isbel, mijo, que debieras ser más solidario conmigo, que tenemos algunas afinidades y no me niegues que trato, a mi manera, de meter el tema gay en la cazuela del sancocho de mi programa, primero en ratings porque ¿sabes qué? es popular, es lo que quiere el pueblo. Es más o menos lo que tú dirías sobre el socialismo cubano, es lo que quiere el pueblo… ese al que con la boquita llena llamas imbéciles. Pues eso, al pueblo se le da lo que el pueblo quiere. Toma, pueblo, ¿qué prefieres, entretenimiento estúpido a lo capitalista o abuso y mentira a lo comunista? HE DICHO!!!!

  • el 2 octubre, 2012 a las 8:10 am
    Permalink

    Yo no me acuerdo si fui yo quien lo dijo. Puede ser, porque en realidad eso es lo que pienso.
    Que ese programa esta hecho pensando en un publico no muy exigente intelectualmente. O que tiene muy escasas opciones y tiene que ver lo que le llega. La TV en ingles de la mañana es parecida, bien floja. Por la noche mejora sustancialmente porque la ve otro publico. La TV en Español es facilona todo el tiempo.
    Claro que si de escoger se tratara, yo de verdad entre la Dra Polo y mesa redodanda me pongo a ver a la doctora y hasta la disfruto. Pero cuando a un botonazo tienes mas opciones. No.

  • el 2 octubre, 2012 a las 6:33 am
    Permalink

    Si bien no me gusta mucho el programa ese aunque entretenido, porque hay que decir que entretenido es, no pudiera sennalar que es para imbeciles, creo que simplemente es un programa hecho a la medida de un publico que en todo momento desea ser sorprendido de una manera simple, aunque con un corte diferente asi mismo eran los programas de Cristina u otros, Si veo porque me gustan los shows de Alexis Valdes, es un programa de tipo comedia, te puedes reir con cualquier cosa y sobre cualquier cosa, ademas de que llevan a invitados aveces importantes o que solo se estan dando a conocer.
    Lo que si creo es que esos programas existen porque tienen audiencia, seran para tontos como algunos dicen, pero alli donde hay cable(hablo de Cuba) se ven Caso Cerrado y Esta Noche tu night.. hay publico para todo, pero no todo el que ve esos programas puede ser calificado de imbecil….

  • el 2 octubre, 2012 a las 1:03 am
    Permalink

    Alfredo:
    Has hecho bien en indicar desde el título que ésta es una defensa muy personal de un gusto, ya que a juzgar por el consenso de opinadores, parece que el programa de marras queda bien lejos de ser un estímulo gratificante para las neuronas.

  • el 1 octubre, 2012 a las 9:04 pm
    Permalink

    Si compraras a la Dr. Polo con Taladrid y la Mesa Redonda obvio que siempre va a ganar ella, eso no la hace buena, tampoco la hace buena el hecho de que muchos intelectuales cubanos lo vean, es un programa básicamente voyeurista. Los alemanes tienen el termino “Schadenfreude” que describe perfectamente esta actitud comprensible en la sociedad cubana de hoy, incluso entre los intelectuales que carecen totalmente de material de consumo debido a la carencia de contenidos en la sociedad cubana, que te guste la Dra. Polo no te hace un idiota, pero tampoco eso hace al programa bueno, por muy intelectual que seas. El contenido es malo, banal y tragicómico, la carga educativa es una fachada. (…puntos de encuentro con Taladrid)

  • el 1 octubre, 2012 a las 8:31 pm
    Permalink

    Alfredo:
    Bueno, si no está “hecho para imbéciles” (para usar tu frase) podríamos decir que está hecho mayormente para imbéciles. En esa lista te exceptuaría a ti, por supuesto, pues conozco de tu inteligencia.
    Sobre tus amistades, me es imposibe hablar; aunque también existen matemáticos e historiadores imbéciles (los he conocido personalmente). Repito que uso ese término porque lo usaste tú antes.
    No he tenido la oportunidad de VER ni uno solo de esos programas, pero sí de escuchar MUCHÍSIMOS, porque mi vecina los pone a to’ meter, y en tandas interminables.
    En mi criterio es de lo peor de la subcultura capitalista. Esa mujer se aprovecha de algunos traumas humanos verdaderos para aumetar el rating de su programa; pero en la mayoría de los casos inventa los dilemas, los personajes, etc. Y de modo general, son tan burdas las situaciones, son tan gratuitamente violentas muchas de las veces, que quisiera escaparme a otra galaxia el día que me toca el DVD de Caso Cerrado. Me parece que me estoy fajando con alguien toda la mañana (usualment elos domingos)
    Alfredo, no sé si debería poner en duda la cubanía de esa mujer… pero a fin de cuentas… ¿eso es de por sí, un valor? ¿acaso todo lo que sale de esta tierra, por ese simple motivo, debe ser reverenciado? ¿nuestra famosa impuntualidad debe ser tomado como elemento para enorgullecernos?
    Yo no me las doy de culto, pero ojalá la TV cubana nunca ponga en práctica tu recomendación… aunque por donde van los tiros, no me sorprendería demasiado verlo un día de estos.

  • el 1 octubre, 2012 a las 4:25 pm
    Permalink

    Pues yo ni soy “de alcurnia” ni nada por el estilo y digo que Caso Cerrado es una pesima copia de los originales norteamericanos que son tambien pura porqueria. en general la tele en español de USA es mala y para un publico bajito, bajito. lo que pasa es que si no sabes ingles te tienes que casar con ellos. hay excepciones en la television publica y algumos programas en VEME,

  • el 1 octubre, 2012 a las 2:43 pm
    Permalink

    jajaj..oye…eso del cubano no es aprendido en los 53 años de revolucion…es algo q viene en los genes de la nacionalidad…sino preguntaselo a Maximo Gomez y a Jorge Mañach…
    claro q el mundo no es igual…los gustos tampoco….pero lo q es MEDIOCRE…es MEDIOCRE…no importa cuantos lo vean….a cuantos les guste…eso no cambiara….como lo definio una orquesta de salsa cubana…..seria como comparar a los Rolling Stones con Wisin y Yandel!!!!

  • el 1 octubre, 2012 a las 1:45 pm
    Permalink

    Jerry Springer, Maury, Jersey Shore, programas que la elite culturosa considera vulgares, llevan multiples temporadas en el aire, porque kurt, en el mundo real la programacion la determina el cliente, no ninguna mente maestra. Ahora, si quieres ver History Channel, comedias, deportes o una serie, tambien hay cadenas televisivas que los transmiten. El punto es que hay espacio para todos, TODO EL MUNDO NO ES IGUAL. Ojala lo copiaras enla pizarra mil veces a ver si se te pega kurtcito. Uno de las peores conductas aprendidas y fortificadas en los ultimos 53 annos de historia cubana se resume en que el cubano no dice: “No estoy de acuerdo con su argumento”, sino dice “Usted esta completamente equivocado”. Y gritao.
    Alfredo, mis respetos, hace falta mucho valor para ser honesto y expresar lo que uno cree.

  • el 1 octubre, 2012 a las 12:45 pm
    Permalink

    jaja..no compares a los grandes con la doctora Polo..por favor…ese programa es MEDIOCRE…como todo reality show…prefiero perder mi tiempo viendo una pelicula de Tarantino, o seriales como Person of Interest, Homeland o Los pilares d ela Tierra..ahi si hay maestria, inteligencia….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *