¿Quién se comió el cable?

Alfredo Fernández

El cable fue extendido de Venezuela a Cuba por la empresa francesa Alcatel-Lucent,.

Desde hace días y pese a que el gobierno cubano aún no se ha pronunciado, se viene comentando en las calles del país, que el cable de fibra óptica que une a los poblados de La Guaira en Venezuela,  y Siboney en Cuba, no existe.

Sí, resulta que el cable más esperado de la historia de Cuba, “se perdió sin haber nacido.”   Según estos comentarios callejeros, éste fue comido por los “tiburones.”

Se comenta que era de  un material de pésima calidad, lo cual le facilitó la labor a los insaciables escualos del Caribe.  Aunque, según estas “lenguas viperinas,” fue comprado a ex profeso por los altos dirigentes del Ministerio de las Comunicaciones.

Sin embargo, esto debe de tener algo de verdad, por las detenciones y posteriores encarcelaciones de dos viceministros, conjuntamente al paso “a realizar otras labores de importancia” del entonces Ministro del ramo Ramiro Valdés.

Ahora, me traslado a aquellos días de mi infancia donde mi maestra de primaria me hablaba de unos “ministros muy malos,” durante la República, claro está, que se lo robaban todo, incluso el desayuno escolar.  A mí ingenuidad infantil aquellos hombres “tan malos,” también le resultaban muy lejanos, al punto,  que jamás volverían a instalarse en nuestro país.

Lo cierto es que hoy, a mi entender, los verdaderos tiburones que “se comieron el cable,” viven lejos de las profundidades del Caribe.  Es más, su hábitat se localiza en el interior de autos lujosos con aire acondicionado, o en las piscinas de “sus casas,” junto a platos de langostas y camarones, con un vaso de whisky, a un lado, y una chica bonita del otro.

Los “tiburones” que se engulleron el cable, de 70 millones de dólares, entre la Guaira y Siboney, aguardan con cautela “el día después,” por esto, hoy “estiran y estiran,” el remendado disfraz de “compañero,” para llegado el momento, embestir a sus anchas, esta vez  sin restricción de movimiento.

También, dicen que uno de ellos gusta de comparar a Internet con “Un caballo salvaje que hay que domar.”   Quizás, detrás de este símil pueda esconderse la verdadera razón que hizo que el anhelado cable nunca nos llegara, y así el país, al menos por ahora, no entrará a la nueva era, al galope de tan indomable equino.

Alfredo Fernandez

Alfredo Fernandez: No me fui de Cuba, pues uno no se marcha de donde nunca ha estado. Luego de gravitar por 37 años en esa extraña isla, logré pisar tierra firme, sólo para comprobar que no he llegado a ninguna parte. Quizás y nunca perteneceré a sitio alguno. Ahora vivo en Ecuador, pero por favor, no me crean del todo que ando donde digo, mejor localícenme en la Cuba de mis sueños.


8 thoughts on “¿Quién se comió el cable?

  • el 20 noviembre, 2011 a las 5:40 am
    Permalink

    Eso es verdad mi hermano!!…se “perdio” el cable!

  • el 31 octubre, 2011 a las 8:19 pm
    Permalink

    Alguien dijo una vez algo más o menos así: “quien controla la información controla el poder…”. Tenía entendido que uno de los objetivos de ese cable era aumentar el flujo de información en las redes virtuales cubanas.
    Es muy triste ver que la Isla no solo está rodeada por “insaciables escualos”, sino que algunos también la controlan…
    Muy buen artículo este, felicito al autor por su claridad, ironía y agudeza.

  • el 17 octubre, 2011 a las 10:57 am
    Permalink

    No, pero luego que no se quejen de las especulaciones.

  • el 14 octubre, 2011 a las 12:22 pm
    Permalink

    Los tiburones que se comieron el cable ya hicieron la digestión en Isla Margarita, Pana, ponte para eso y revisa quiénes se han vuelto nuevos vecinos de esa tierrita fiestera y sabrosona del Caribe venezolano, toda vez que buena cantidad de terrenos se vieron expropiados, y ahora se les reparten a distinguidos caballeros que despachan en la capital de “la mayor de las antillas”. Los tiburones no sólo se han comido cable sino también se han forrado en billetes, pocos, realmente pocos para los parámetros que se estilan en “el mundo de verdad”, pero entendamos que estos tiburoncitos -que por su precio y su capacidad parecen rémoras- recién van empezando a “capitalizarse”, y da lo mismo si se valen de una mentirita como esta o de truquitos imbéciles como la de jinetear en tierras sudacas y centroamericanas a doctores, profesores, ingenieros y demás profesionales que buena falta hacen en la Isla y de cuya necesidad abusan para moverlos hacia pueblos hermanos.

  • el 14 octubre, 2011 a las 10:52 am
    Permalink

    Charlene y tu de verdad crees que van a decir la verdad en el Granma, diran las medias verdades como estan acostumbrados y de que discusion hablas, no hay discusion de ningun tipo con ellos, ellos un dialogo civilizado o un confronto no lo hacen

  • el 14 octubre, 2011 a las 9:11 am
    Permalink

    Vaya que buena manera de contar algo, me ha gustado.

  • el 14 octubre, 2011 a las 8:05 am
    Permalink

    Mis felicitaciones por este post donde dices a los 4 vientos toda la verdad sobre otra gigantesca mentira de nuestros honrados y queridos ministros que tanto aman al pueblo cubano

  • el 14 octubre, 2011 a las 7:56 am
    Permalink

    Alfredo, luego Cuba es tan surrealista. He leído mucho sobre “el cable”. Y ese cable, que no es cualquier cable resulta tan ansiado y tan perdido. Cualquier especulación sobre el cable es permitida, hasta que no haya un pronunciamiento oficial y una discusión sobre lo que realmente pasó con el famoso cable. Mientras, todos los que necesitan el cable, seguirán comiendose un cable hasta que no aparezca otro cable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *