Víctor Mesa vuelve a robarse el show

Por Ronal Quiñones

Víctor Mesa regresa como manager a su segundo Tope contra Estados Unidos.
Víctor Mesa

HAVANA TIMES — Como acostumbra a hacer, tanto desde su época de jugador, como luego cuando asumió la dirección técnica, Víctor Mesa encendió las peñas deportivas cubanas con unas inesperadas declaraciones en las que adelantó sus intenciones de dejar de dirigir pelota en Cuba cuando termine la actual temporada.

Dos días después del anuncio, explicó que las principales razones para tomar esa decisión son la falta de apoyo de las autoridades del orden público y la poca seriedad de los directivos del béisbol.

La raíz de todo o la gota que colmó la copa, fue un desagradable incidente ocurrido en la occidental provincia de Pinar del Río.

Según el polémico mentor, desde su llegada a suelo pinareño exigió a la Policía Nacional que asegurara la integridad de sus peloteros, y esto no se logró, sino hasta el tercer y último desafío de la subserie. Durante todo el tope el estratega sufrió un ambiente hostil desde las gradas, que no pararon de gritarle improperios durante cada desafío.

Al concluir el último de esos duelos, y a la salida del hotel donde estaba alojado el equipo de Matanzas, un aficionado ofendió al director, y este se bajó del auto en que viajaba y agredió, no a quien lo ofendió, sino a unos estudiantes que pasaban por el lugar, según explicaron luego las autoridades policiales tras investigar el incidente.

Como resultado, los familiares del agredido impusieron una demanda judicial, y Víctor Mesa recibió una amonestación, pero al parecer se cansó de ser el enemigo público número uno de los aficionados cubanos, y tomó la decisión de abandonar los banquillos.

La decisión deja acéfala a la selección nacional de cara al Clásico Mundial de Béisbol de 2017, para el cual había sido anunciado Mesa como mentor desde hace cuatro años, y se suma a una serie de abandonos en los últimos años de figuras relevantes del deporte nacional como Jorge Fuentes, Luis César Valdés, Rey Vicente Anglada o Alfonso Urquiola, quienes de una manera u otra también criticaron el proceder de los directivos beisboleros.

Fanáticos hablen de la pelota en el Parque Central. Foto: Juan Suárez
Fanáticos hablen de la pelota en el Parque Central. Foto: Juan Suárez

Para palpar el sentir popular con semejante cubo de agua fría, Havana Times se desplazó al céntrico Parque Central, de La Habana, donde, como casi siempre, había opiniones de todo tipo.

“Yo creo que le hace un gran favor al pueblo cubano”, dice Martín para iniciar la polémica. “Sus payasadas ya estaban fuera de lugar, se estaba creyendo superior a los demás, y haciendo cosas que no se les permiten a nadie. La pelota cubana ha caído en una gran anarquía desde que él está en las altas esferas y hace y deshace con Matanzas.”

“A lo mejor los matanceros lo sienten”, opina Luis Ángel, “pero a la larga van a tener que agradecer esta medida, porque poco a poco estaba acabando con la pelota allí. Llegó y dijo que iba a rescatar el béisbol desde las categorías inferiores, pero luego a la hora de la verdad para hacer el equipo pensaba más en robarle peloteros a otras provincias que en desarrollar los que tenía allí. Si miran la nómina de la provincia, matanceros de verdad son la minoría, casi todos son descartes de otros territorios o robados descaradamente como pasó con Dainier Moreira (abandonó la selección de Pinar del Río en la Serie del Caribe de 2014), Jónder Martínez o William Luis.”

“Es verdad señores”, interviene José Manuel, “pero con lo mala que está la pelota cubana, se nos va el único que podía darle un poco de espectáculo. Aunque fuera para gritarle, es el único que llenaba los estadios. Ya no tenemos estrellas dentro del terreno, y si seguimos dejando ir a la gente que sabe, como Fuentes o Urquiola, jamás vamos a salir del bache. Con Víctor, a pesar de todos sus defectos, se pierde el mánager que más luchaba sus partidos, sacando provecho a cualquier detalle para hacer una carrera.”

“Mi hermano”, le corta Pablo, “una cosa es aprovechar los detalles, que lo sabía hacer, y otra es aprovecharse de todo, porque ese tipo lo que hacía era vergonzoso. Utilizaba sus prebendas en Matanzas y la selección nacional para llevarse peloteros, y buscaba sacar ventaja de todo, desde la hora de los partidos hasta los calendarios, y hasta por culpa suya suspendieron las conferencias de prensa. El ejemplo que daba cada día era el peor de todos, porque no tenía ética ninguna.”

“Bueno, en honor a la verdad”, lo defiende Danilo, “las entrevistas que yo he leído de gente que jugó con él, como el pitcher Cionel Pérez o Javier Sotomayor, que lo ha acompañado en todos los play offs, reconocen que el ambiente era pésimo a su alrededor, y eso no hay quien lo aguante.”

La peña deportiva del Parque Central. Foto: Juan Suárez
La peña deportiva del Parque Central. Foto: Juan Suárez

“Eso se lo buscó él solito”, señala Adrián, “lleva años siendo desagradable y por eso todo el mundo quiere que pierda. Yo no recuerdo nadie que se haya ganado tanto el odio de la gente. No justifico las agresiones, porque sé que a veces la gente se pasa, pero él debería preguntarse por qué son así con él y con los demás no. Es fácil echarle la culpa a los demás, -que también tienen su parte, porque en ningún lugar del mundo la gente se mete así con una figura pública, y si lo hace paga las consecuencias-, pero él mismo ha provocado todo con sus actitudes.”

“En Cuba todo el mundo vive lo mismo”, considera Rafael, “nadie del mundo del deporte o el espectáculo tiene guardaespaldas, y no le pasan estas cosas. La Policía tiene que hacer su papel, pero él nada más ve ahora la parte que le conviene, y no las veces que le han pasado la mano. Para mí que en el fondo quiere acabar ya con esto para irse a Estados Unidos a buscarle un contrato a su hijo en Grandes Ligas.”

“¿Quién va a contratar a ese?”, se pregunta Samuel, “malamente juega en Cuba, porque no hay muchos peloteros de calidad. Dicen que lo llevó a Dominicana y preparó un show en el medio de la Serie del Caribe, pero ese no impresiona a nadie, lo más que hará será llegar a Triple A.”

“Señores”, vuelve Danilo, “no especulemos con lo que no sabemos. Él dijo que si su hijo juega en Grandes Ligas es autorizado por el Gobierno cubano, por lo menos vamos a creerle hasta que se demuestre lo contrario”.

11 thoughts on “Víctor Mesa vuelve a robarse el show

  • Si estamos hablando de los problema de Víctor mesa en la pelota porque hay q hablar si es o no del partido si lo merece tal distinción o no son unos invesiles, el es algo indiciplinado ,pero también es verdad q es tremendo director levanta los equipos, pero que no tiene suerte para primer lugar es verdad, sin el bargo lleva al equipo a lugares simeros,,,tiene algo q he visto no tener otros mánager,, muy importante,, el béisbol consiste en fidear batear y correr con el el batea y no corre porque bateo una coneccion fasil se va quien sea,,tiene otra no le importa q juego sea para traer un relevo o abrir un partido, no le importa si es novato ni nada,, para mi esta correcto. Cuando se va hacer el hombre,cuando el juego no cobra importancia o cuando esta 15 a cero,,así pitchea cualquiera,,repito si usted batea y no corte se va que venga otro que pueda correr, por ahí,, correcto Víctor, sigue así te apollo,un saludo,

  • Bueeeeenoo, la catastrofe de la pelota cubana tiene un nombre, Higinio Velez y Compañia, destacado tambien en acabarla el eminente destructor Frangel Reinaldo, estos dos personajes dirigiendo destruyeron el beisbol en Cuba, ellos son los responsables.

  • Analice bien, para que se responda el porqué lo pusieron de dirigente del equipo y a Militante del Partido. ¿No es éste el sangrón, trofeo del comandante?, el que nunca desertó?. Sea lo que sea el tipo, ha sido un revolucionario ejemplar. Esa es la manera en que ha funcionado, funciona, y sigue funcionando la monarquia Castrista, o no?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *