¿Una Federación Cubana de Golf?

Fernando Ravsberg

golfHAVANA TIMES – Golfistas de EEUU y España se han comprometido en apoyar la creación de una federación nacional cubana del golf. ¿Dedicará el Instituto Nacional de Deportes parte de su escaso presupuesto a financiar la práctica de un deporte que no practica casi nadie en Cuba?.

El embajador de España, Juan Francisco Montalbán, reconocía que “hoy es un deporte incipiente en Cuba, pero seguro que pronto tendrá campeones y se insertará en su tradición deportiva” y recordó que el último campeón de este deporte fue Antonio Castro Soto del Valle (hijo de Fidel Castro).

5 thoughts on “¿Una Federación Cubana de Golf?

  • el 11 octubre, 2015 a las 5:47 pm
    Permalink

    Para que no se diga que el golf es un deporte de élite, acá está la nómina del primer equipo de jugadores cubanos, que intervendrán en el próximo campeonato Copa Montecristo para VIP:

    -Kiko Quimbumbia (de la preselección del Canal del Cerro)
    -Antolín el Pichón (de la preselección de Manacas)
    -Joseíto Bate Largo (cuatro veces campeón de taco en La Habana Vieja)
    -Melesio Capote (preselección de La loma del León)
    -Pepe Vista Fija (tricampeón de cuatro esquinas en Villa Clara)

    La presidencia, técnicos, asesores, médicos, psicólogos, pantristas, choferes y demás están por definir.

  • el 10 octubre, 2015 a las 4:37 pm
    Permalink

    No hay que esforzarse mucho para adivinar quien será el presidente de la federación cubana de golf. Después de mucho análisis los guardianes de la fe han encontrado la solución perfecta para justificar las millonarias inversiones en este caro deporte y de paso crearle una “botella” a nuestro vacilador en jefe Antonio Castro.

  • el 9 octubre, 2015 a las 1:05 pm
    Permalink

    Hay un run run por ahí que dice que en el Este de La Habana se va a construir un club de golf…,aun pecando de crédula tengo que decir que cuando el río suena…es porque algo trae…

  • el 9 octubre, 2015 a las 11:27 am
    Permalink

    Fernando, así de simple éste artículo?, sobre esto debistes haber elaborado mas, con toda la tela que hay por donde cortar al respecto, estas hablando de algo por el cual yo siempre he oído que fue la razón por la que se hizo revolución. Estos eran los pasatiempos de los adinerados burgueses que tanta roncha levantó en los que se alzaron para eliminarlos. Vergüenza que el estadio de pelota, que es el deporte nacional no lo reparen y que los peloteros tengan que jugar con guantes y zapatos desbaratados (así lo cuentan los que han abandonado los equipos nacionales), para que vengas a creerte que el régimen va a empezar a “crear” golfistas.

    Creo que aquí tuviste la oportunidad de hacer un análisis más profundo, como los que a ti te gusta hacer para criticar al capitalismo y sus desigualdades, por lo que esa pregunta vaga de que si el Instituto del Deporte va a dedicar fondos para promover un deporte que casi nadie en Cuba practica es cínica y nada ingenua cuando tú sabes bien que todos esos campos de golf que se están creando son para que vengan los millonarios a jugar con el único que juega golf en Cuba, el afortunado campeón hijo del dictador.

    Me encantaría oír el reproche de los que alegan que las penurias del pueblo son por culpa del “bloqueo”.

  • el 9 octubre, 2015 a las 11:15 am
    Permalink

    Cierto es que en el ¿último? campeonato Copa Montecristo para VIP (Very Important Person) celebrado en Varadero, si mal no recuerdo, en el 2013, el Grand Prix lo recibió ese Antonio Castro, cuyas fotos recibiendo el trofeo y otras de su estancia en ese campeonato estan publicadas en innumerables sitios de Internet, aunque nunca Granma, ni Juventud Rebelde publicaran nada al respecto y mucho menos, los noticieros deportivos de television, ni las secciones sobre deportes de todos los noticieros de la TV Cubana.

    Al parecer, por ahora, no se registrará ese deporte dentro del INDER. La ciudadanía normal no tiene derecho a practicar ese deporte que solo corresponde a las élites en todo el mundo…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *