Se despejan incógnitas y generan otras en inminente campeonato cubano de béisbol

Rogelio Manuel Díaz Moreno

Higinio Velez.  Foto: cubadebate.cu
Higinio Velez. Foto: cubadebate.cu

HAVANA TIMES —Por estos días, se han perfilado varios detalles relativos a la celebración del próximo campeonato cubano de béisbol.

En primer lugar, se reveló el cronograma del evento, que prevé un par de paradas con motivo de la celebración de otros dos eventos deportivos, los Juegos Centroamericanos y la Serie del Caribe.

El acto de divulgación del calendario, en sí, constituyó un indirecto desmentido al rumor de que el dirigente de la Comisión Nacional de Béisbol, Higinio Vélez, había sido relevado de su cargo. Este comentario se había propagado mediante los foros y peñas deportivos, para el regocijo de muchos aficionados, críticos con la gestión del directivo.

Recientemente, se clarificaron también detalles de la situación respecto a los peloteros que cumplen contratos en el extranjero con la mediación del INDER (Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación). Específicamente, se trataría de los hermanos Yunieski y Yukieski Gourriel, además de Alfredo Despaigne, Frederich Cepeda y Héctor Mendoza. El primero se desempeña en las ligas canadienses, mientras que los demás integran nóminas japonesas.

Estos peloteros ya no van a participar en la primera mitad, clasificatoria, del clásico cubano, por encontrarse activas las ligas que los contrataron. Para la segunda mitad de la serie cubana, libres de aquel compromiso, podrían incorporarse a los equipos criollos a los que pertenecían anteriormente, en caso de que estos hayan clasificado. Si este no fuera el caso, otros equipos cubanos que hayan trascendido a la segunda fase podrían solicitar sus servicios.

Yulieski Gourriel. Foto: escambray.cu
Yulieski Gourriel. Foto: escambray.cu

Esta situación afecta de manera dispar a las selecciones del patio. El equipo Industriales –con el que juegan los hermanos Gourriel– se verá afectado por no disponer de uno de los mejores bateadores de la liga cubana actual, Yulieski. No obstante, la capital cubana provee a este equipo con suficientes recursos y desarrollo deportivo que le permiten cubrir hasta cierto punto la ausencia de este pelotero.

Así es como ha podido resistir, justamente, el desangre que significa la emigración sistemática de muchos de sus mejores peloteros. Este año, para mencionar solamente los últimos casos, ya no podrá contar con los servicios del poderoso toletero Yasmani Tomás y el talentoso joven lanzador David Mena.

En cambio, los territorios de la provincia de Granma y el de la Isla de la Juventud se las verán más difícil para suplir el poderío ofensivo de Alfredo Despaigne y las actuaciones del lanzador Héctor Mendoza. El equipo de Santi Spíritus perderá asimismo uno de sus puntales ofensivos con Frederich Cepeda. Despaigne es el cubano con el record de más batazos de vuelta completa para una serie nacional, y solo emulaba con él, en esa provincia, otro pelotero que ahora descuella en las Grandes Ligas, Yoenis Céspedes. El pinero Mendoza es un joven talento con una velocidad supersónica, que será muy extrañado en el dolorido bull-pen del equipo de los Piratas. Sin estas figuras, las posibilidades de clasificación de estos equipos se antojan más difíciles.

La Serie Nacional comenzará entonces a finales de este mes de septiembre. Se habrá visto culminar antes el evento para menores de 23 años, una novedad con potenciales y debilidades que discuten ampliamente aficionados y directivos. Este evento ha reforzado la impresión del retraso de las provincias orientales, también en materia deportiva. El representante de la región a la etapa semifinal del Sub-23, Santiago, gozó de un inicio arrollador para clasificar entre sus vecinos. Sin embargo, al enfrentarse a selecciones del centro y Occidente, no ha podido imponerse en la mayoría de sus compromisos.

Otra transformación que toma cuerpo lentamente en nuestro campeonato, no sin encontrar resistencia, es la posibilidad de movimientos de peloteros entre provincias. Para este año, el lanzador Jonder Martínez se muda de Artemisa para Matanzas. Aparentemente, lo mismo harían los santiagueros Dany Betancourt y Yaumier Sánchez, que no habían sido convocados inicialmente por su provincia. Esto incrementó el escándalo alrededor de aquel equipo y su más que polémico director Víctor Mesa. Sin embargo, a última hora, la provincia de Santiago de Cuba decidió incluir a estos dos peloteros en su equipo.

Noelvis Etenza.  Foto: juventudrebelde.cu
Noelvis Etenza. Foto: juventudrebelde.cu

El lanzador cienfuegueros Noelvis Entenza, por su parte, permuta definitivamente de su Cienfuegos original hacia los Industriales. Hay otros movimientos inter provinciales, pero estos son los más notables.

Hablando de Industriales: se informó también que el estadio Latinoamericano, que le sirve de sede, tendrá listo el terreno para la fecha de apertura, a pesar de que los trabajos en el tejado no se habrán concluido. Sería posible, entonces, que la instalación abra pero con limitaciones en cuanto a la disponibilidad de las secciones de gradas afectadas.

Los movimientos de deportistas y la Serie sub-23 parecen adelantar futuras realidades del pasatiempo nacional cubano. Hace tiempo ya que crece en fuerza el criterio de que la Serie Nacional la integran demasiados equipos para el tamaño de nuestro país, y que debería montarse una primera división con alrededor de ocho equipos.

Esta posibilidad nunca ha sido bien recibida por las autoridades de la materia, que se aferran al principio de la representatividad territorial. Estos directivos han podido argumentar que otros torneos, celebrados anteriormente con equipos que han combinado varias provincias, no han gozado de gran popularidad. Sin embargo, con la continua pérdida de peloteros hacia ligas foráneas y el deterioro económico de muchos territorios, varias provincias parecen destinadas a ocupar eternamente los lugares más desdichados si se mantiene el actual sistema.

La segmentación de la Serie Nacional en dos divisiones, con posibilidades de traspaso de deportistas, podría constituir una alternativa. En todo caso, vuelve a crecer el rumor, con seguridad y hasta en los medios de prensa, acerca de que nos encontramos en el umbral de nuevas transformaciones en la estructura competitiva para las siguientes ediciones de los campeonatos cubanos de béisbol.

Vea el calendario del campeonato


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *