Pinar detiene a Matanzas, iguala Final del beisbol cubano

por Ray Otero*

Extraordnario resultó el pitcheo del joven de 18 años Vladimir Gutiérrez para dar el triunfo a Pinar en el Juego 2 de la Final de Cuba. (Foto: R. López Hevia)
Extraordnario resultó el pitcheo del joven de 18 años Vladimir Gutiérrez para dar el triunfo a Pinar en el Juego 2 de la Final de Cuba. (Foto: R. López Hevia)

HAVANA TIMES — Cuadrangular con las bases llenas de Giorvis Duvergel, gran relevo del Novato Vladimir Gutiérrez y una despiadada ofensiva en un interminable segundo inning, dieron a los Vegueros de Pinar del Río un triunfo de 12-5 sobre los Cocodrilos de Matanzas, para llevar la serie igualada a sus predios del Capitán San Luis, en donde desde el viernes ambos elencos dirimirán el Juego 3.

A decir verdad, ambos mentores se equivocaron completamente en este Juego 2 de la Final cubana. Primero Urquiola cambió lo hecho en la semifinal ante Industriales, y le entregó la pelota al zurdo Julio A. Martínez, quien en el rol de abridor no ha mostrado nada en esta Postemporada, pero quien desde el “bullpen” ha brillado.

Al final el joven, de gran futuro en nuestro béisbol, se fue temprano cuando realmente fue maltratado por la ofensiva matancera. Del otro lado Víctor Mesa es verdad ha sido elogiado hasta la saciedad por el uso adecuado de su pitcheo de relevo, no solo en esta Postemporada, sino en todo el torneo, pero sustituir al abridor Cionel Pérez en un segundo inning cuando su elenco ganaba 5-1 y por solo permitir dos indiscutibles – uno de ellos cuadrangular – resulta un disparate que solo lo visto posteriormente en esa entrada lo ratifica.

Pero otro interesante tópico presenciado en este Juego 2 de la Final de Cuba fue el del “casual” enfrentamiento entre el mismo zurdo matancero Cionel Pérez – 1.0 INN, 3 H, 2 CL – y el pinareño Vladimir Gutiérrez (6-5). Ambos promesas del pitcheo cubano actual y quiénes luchan codo a codo por el título de Novato del Año, para el cual en esta noche de miércoles el Veguero Gutiérrez dio un paso de avance en lograr tal galardón, al detener a una ofensiva de los Cocodrilos que amenazaba con mostrarnos una aburrida serie favorable solo a ellos.

Boxscore

Si el abridor pinareño Martínez – 0.2 INN, 4 H, 5 C, BB – fue castigado hasta la saciedad, pese a no ser defendido bien y no conceder limpia a su cuenta, un joven de 18 años, Gutiérrez, llegó de relevo en una segunda entrada donde Matanzas volvía a amenazar, para con una recta que le caminó hasta las 93 millas, un curva pronunciada y sobre todo bien localizada y en general un pitcheo que mostró más a un lanzador maduro y hecho para estos momentos con mucha sabiduría que a un Novato, hacerse de su primer triunfo en Postemporadas cubanas y a su vez el más trascendente en la corta historia de su carrera beisbolera.

Gutiérrez maniató a una ofensiva matancera que había mostrado de todo en la entrada de apertura, completando 6 innings con solo 3 sencillos permitidos, 4 ponches y 3 boletos. El derecho supo salir de hombres de equipo Cuba como Fernández, González, Herrera y Heredia, pero además, se las ingenió para disponer de un veterano como Eriel Sánchez en su 12ma Postemporada o un bateador zurdo de poder como es Yadiel Hernández.

En el sexto inning, contrario a lo sucedido a su compañero Martínez, con bases llenas y dos outs, el estrenado torpedero Luis A. Valdés le hizo una jugada de lujo ante batazo de Eriel Sánchez, para así sellar el cero de la entrada y de paso conservar el marcador intacto.

Matanzas había iniciado agresivo el choque cuando después de dos outs Julio Alfredo concedió boleto a J. M. Fernández y permitió sencillos consecutivos de Yadiel Hernández, Lázaro Herrera y Raúl González, este último quien impulsaba la tercera y sacaba del montículo al joven zurdo. El racimo se completaría cuando Ariel Sánchez sonó doble ante el relevista zurdo Liván Moinelo.

Pero Pinar mostró algo por lo que mi amigo Daniel de Malas menciona a este elenco como claro favorito ante los matanceros, una garra, juego colectivo y sobre todo, entrega al mentor Alfonso Urquiola, que los hizo cambiar la cara de este juego y de la serie final en general.

En la segunda entrada, cayendo 1-0 en la serie y 5-0 en el choque en patio ajeno, sería el hombre grande de la ofensiva Verde quien iniciaría el “rally” de la victoria, William Saavedra, quien ante un recta alta y en la esquina de afuera del abridor Cionel, extendió sus brazos para poner la pelota del lado de allá de las cercas del jardín derecho con su 5to cuadrangular de la Postemporada 2014.

Era la chispa que encendería el tabaco de los Verdes y a la vez el inicio del fin para Matanzas en el choque. Indiscutible de Peraza expulsaría incomprensiblemente al abridor Cionel Pérez, pero esta vez el brillante relevo de los Cocodrilos no resultaría lo que su mentor esperaba y Alexander Bustamante primero cometió “wild pitch”, después concedió boleto a Lorenzo Quintana y produjo otro “wild pitch” moviendo a los corredores a segunda y tercera, para tras el ponche a David Castillo, lanzar cuatro malas a Quiala llenando las bases.

El mentor Mesa trajo a Lázaro Blanco (11-7) – al final el perdedor – para que se hiciera cargo de la situación, y el derecho primero dominó a Valdés en rolata al campo corto que no evitó la segunda de la entrada y después forzó la tercera con su boleto a Roel Santos. Un bateador más tarde y la entrada se colocaba a punto de mate con el ponche a Donald Duarte, pero llegaría a la caja de bateo el ex-internacional zurdo guantanamero Giorvis Duvergel, quien en conteo de 0-2 se encargaría de, con un solo “swing”, dejar definido el encuentro al poner la bola en las gradas del jardín derecho, con su cuadrangular con la casa llena. Pinar ganaba 7-5.

A partir de ese momento entre el pitcheo de Gutiérrez y una ofensiva tabacalera que aumentó su ventaja con racimo de cuatro en el quinto episodio y otra en la octava impulsada también por Duvergel, harían trizas los tempraneros sueños matanceros para coronar el triunfo de los Vegueros 12-5.

En el octavo, cuando Gutiérrez salía después de su casi inmaculada labor – tiró 97 lanzamientos, de ellos 63 strikes -, el cerrador Isbel Hernández se hacía cargo, completando dos entradas con solo un indiscutible concedido, dos boletos y un ponche, para mandar la serie a predios del Capitán San Luis con igualdad de condiciones, estadio en donde los Vegueros jugarán tres choques en los cuales serán mucho más difíciles de batir, sobre todo si cuentan con los brazos de sus principales hombres como Torres, Baños, Casanova y ahora también el zurdo Julio Alfredo.

El partido, por demás, tuvo un récord colectivo para Postemporadas, cuando el elenco de Matanzas utilizó a un total de 12 lanzadores en el mismo, algo nunca antes visto en este tipo de series desde el inicio de las mismas en 1986.

Por lo pronto el Juego 3 de la Final de Cuba está programado para el venidero viernes, en el mismo horario de las 7:15 de la noche en el San Luis pinareño. Alfonso Urquiola bien puede disponer para lanzar de los derechos Vladimir Baños y Erlis Casanova, mientras Matanzas pudiera echar mano a una de sus pocas opciones, el derecho Joel Suárez.

(*) Visita Baseballdecuba.com y leer todos los reportajes de Ray Otero.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.