Holguín logra “No-hit, no-run”

Por Ray Otero

Raimar Navarro Mendoz. Foto: radiojuvenil.icrt.cu

HAVANA TIMES, 14 mar — Dos lanzadores, los derechos Raimar Navarro de 20 años de edad y el cerrador Pablo Millán Fernández de 23, regalaron a la presente temporada una nota sobresaliente cuando este martes unieron fuerzas para pasar al libro de los récords, propinando el “No-hit, no-run” número 52 en nuestros torneos nacionales, pero además, el primero a cualquier nivel en el mundo bajo la nueva Regla de la IBAF para decidir partidos de extra innings.

Los dos jóvenes  holguineros lograron la hazaña en patio ajeno, el estadio camagüeyano Cándido González, en donde anularon a una batería de jóvenes y veteranas figuras, para con marcador de 1-0 lograr el triunfo de Holguín en el juego.

Navarro (8-6) trabajó durante 9 entradas en las cuales ponchó a 8 hombres, propinó un pelotazo pero asombrosamente concedió un total de 7 boletos, sin que los agramontinos pudieran ni siquiera pisarle el “home-plate”. El derecho, que se encuentra en su tercera temporada en la pelota grande de Cuba, dominó con su recta que topa las 90 millas en los momentos más difíciles y logró salir de bateadores de peligro como los jóvenes Dairon Varona (4-0) y Dariel Alvarez (1-0, BB) y veteranos como Marino Luis (3-0) o Alexander Ayala (5-0).

En el décimo, cuando ya su equipo había tomado ventaja ante el respetable rival, el zurdo Frank Madán (6-4), llegó el cerrador por excelencia de los Cachorros holguineros, Pablo Millán Fernández, para liquidar de 1-2-3 la entrada con un ponche incluído y así sellar el histórico triunfo.

Para Pablo Millán fue su salvamento 15 de la temporada y de seguro uno que jamás olvidará.

El encargado de impulsar la del triunfo fue el veterano jardinero Oscar del Rosario, con indiscutible que trajo a Luis Domínguez desde tercera base, después de aplicar la Regla IBAF para el desempate, y la ejecución de un buen sacrificio por parte de Maikel Céceres para adelantar los corredores.

Madán fue efectivamente un digno rival con sus 10 entradas de trabajo, 3 indiscutibles, 3 ponches y 3 boletos y su solitaria carrera concedida que a la postre y según la regla de anotación, va sucia a su récord personal.

El choque resultó el “No-hit, no-run” número 52 en nuestros torneos nacionales de 1962 a la fecha y desde que el primero fuera protagonizado por el derecho Aquino Abreu de Centrales un 16 de enero de 1966 contra Occidentales y con marcador de 10-0 en el marco de la V Serie Nacional.

Precisamente Abreu posee el récord de ser el único lanzador con dos encuentros consecutivos de este tipo cuando el 25 de enero del mismo año 1966 de subió a la lomita del estadio Latinoamericano y guió a su conjunto a triunfo de 7-0 sobre los campeones de Cuba del momento en una hazaña muy difícil de superar en cualquier béisbol.

Anterior al archivado hoy, el pinareño Vladimir Baños había inscrito su nombre en los libros de récords con el logrado durante la 51 Serie Nacional a Matanzas, con marcador de 5-0 un 23 de diciembre del 2010.

Para Holguín resultó este el segundo juego de este tipo que el conjunto consigue dentro de nuestros campeonatos cubanos. El primero lo protagonizó el derecho Osvaldo Fernández Rodríguez durante la 32 Serie Nacional ante Metropolitanos, un 29 de noviembre de 1992 con marcador de 10-0 en el estadio Latinoamericano capitalino.

El logrado hoy especial resulta pues al realizarse a dos manos constituye el primero bajo la Regla IBAF de este tipo, pero además, solamente el segundo que se realiza a dos manos en nuestros torneos.  El primero data del 16 de enero de 1971  cuando los derechos Walfrido Ruíz y Elpidio Páez por La Habana dejaron con marcador de 10-0 sin hits ni carreras a nada más y nada menos que a Camagüey dentro de la 10ma Serie Nacional y precisamente en el mismo escenario de este segundo juego, el estadio Cándido González, el cual ahora posee un récord bien difícil de igualar o romper.

Curiosamente en hechos de juegos de “no-hit, no-run” los camagüeyanos pecan de poseer todo tipo de hazañas pues son ellos los que tienen el récord del lanzador con más encuentros de este tipo, por intermedio del ultra rápido derecho Juan Pérez Pérez con un total de 3, pero además, en tres temporadas consecutivas de 1973 a 1975.

Por último cabe adicionar que el estadio Cándido González ahora resulta el segundo junto al Augusto César Sandino de Villa Clara en ser protagonista de este tipo de encuentros con un total de 6 definiciones por esta via. A ambos parques los supera el Coloso del Cerro, el estadio Latinoamericano, quien cuenta con un récord de 13 pleitos terminados de esta manera.

Para ver los 52 partidos de “No-hit, no-run” en el béisbol cubano de 1962 a la fecha visita baseballdecuba.com

 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *