Guillermo Rigondeaux: El que duerme último, duerme mejor

Alfredo Fernández

Guillermo Rigondeaux.  Foto: wikipedia.org
Guillermo Rigondeaux. Foto: wikipedia.org

HAVANA TIMES — Luego que en el año 2008 supe del comienzo de la carrera profesional del boxeador cubano Guillermo Rigondeaux, me dediqué a seguir  cada combate de la vertiginosa y fenomenal ascensión del “Rigo”, como le conocen sus seguidores , en el deporte profesional para verlo derrochar su talento; coraje y valentía en cada presentación del deporte de los puños.

En el 2007 durante la celebración de los Juegos Panamericanos de Rio de Janeiro, el Rigo intentó, junto al también pugilista cubano Erislandy Lara, desertar de la delegación cubana, lo cual concluyó con el bochornoso episodio por parte del gobierno de Brasil de la detención de ambos púgiles y de su posterior devolución a la isla.

Como se recordará el hecho suscitó una serie de “Reflexiones” de Fidel Castro en donde este desde su habitual soliloquio cuestionaba la actitud “apátrida” de ambos púgiles, que ya de regreso en la isla apartó ipso facto de su carrera deportiva.

Poco importó que le mostraran, hasta el cansancio, su arrepentimiento ante la prensa nacional así como que la superestrella del boxeo cubano Teófilo Stevenson intercediera por ellos.

Jamás olvidaré que el día que el avión procedente de Brasil trajo de vuelta a Lara y a Rigondeaux, Fidel sentenció su reflexión en aquella  ocasión con la expresión de “ya puedo dormir tranquilo”.

Resultó penoso, por no decir cruel, que la tranquilidad de sueño para Castro se la brindaba  el hecho de hacer añicos  la carrera de dos estrellas del boxeo nacional.

Para su desgracia la buena estrella de Rigondeaux y Lara estaba a prueba de icebergs, y así al año siguiente, poniendo mar por medio, ambos boxeadores continuaron carrera en el deporte rentado, dejando en alto en cada una de sus presentaciones la calidad de la escuela cubana de boxeo.

La máxima nota dada por los boxeadores cubanos profesionales ocurrió el reciente sábado 13 de abril en el Radio City Hall de la ciudad de Nueva York. Teatro para 6000 personas, que repleto vio como el boxeador cubano Guillermo Rigondeaux se alzaba ante el filipino Nonito Donaire, el mejor boxeador profesional del mundo en el 2012, con el título de Campeón Mundial en las 122 libras.

El Rigo, lejos de su público natural ha hecho la proeza de con tan solo 12 peleas coronarse como el mejor del planeta en las 122 libras, frente a Donaire se le vio dominar casi todo el tiempo, a quien hizo lucir desconcertado y escaso de recursos para enfrentarlo.

Rigondeaux con su inobjetable victoria no solo dejó boquiabierto a la crítica del boxeo profesional que por unanimidad daba favorito al filipino, sino que también, y es lo más importante, se hace dueño de un sueño más humano, ese que se consigue con el sacrifico propio y sin dañar a nadie.

La noche del 13 de abril de 2013 Guillermo Rigondeaux Ortiz durmió, a no dudar, mucho más tranquilo que Fidel Castro cuando en aquella victoria pírrica  creyó, ingenuamente, haber terminado su carrera.

Alfredo Fernandez

Alfredo Fernandez: No me fui de Cuba, pues uno no se marcha de donde nunca ha estado. Luego de gravitar por 37 años en esa extraña isla, logré pisar tierra firme, sólo para comprobar que no he llegado a ninguna parte. Quizás y nunca perteneceré a sitio alguno. Ahora vivo en Ecuador, pero por favor, no me crean del todo que ando donde digo, mejor localícenme en la Cuba de mis sueños.


10 thoughts on “Guillermo Rigondeaux: El que duerme último, duerme mejor

  • el 17 abril, 2013 a las 9:33 pm
    Permalink

    Yo vi que Nonito intentó recomponer el camino y meter mas revoluciones a la pelea en un par de veces ; pero Rigo supo muy bien como neutralizarlo con muy buenas pegadas que Nonito las resintió regresandolo a su letargo de cautela del que no pudo salir. Ya Rigo nos mostró que Nonito no es de peleas largas, pues siempre acostumbraba terminar sus encuentros rápidamente.

    Dato curioso, no vi los primeros rounds de la pelea pero los que si vi, note que nunca se tiraron ganchos al hígado famosos por minar la movilidad de cualquier peleador.

    En lo particular a mi si me gusto mucho el estilo de boxeo de este chico incluso me recordó un poco a Roy Jones Jr.

  • el 17 abril, 2013 a las 9:14 pm
    Permalink

    Pedro Llera leyendote dicir tanta tonteria de la calidad de Rigo como boxeador, me imagino que tu debes ser una de los buenos. Esos que dices que se suben a dar peleas de matar o que los maten. Pero te busque en Internet y parece que no has ganado una pelea de esas que te gustan, ni en la primaria defendiendo la merienda que te quitaban los guapos del barrio. Espero que seas mexicano por la envidia que derrochas en tu comentario y el desconocimiento del estilo reconocido de la escuela cubana de boxeo. Te pregunto ¿viste pelear a boxeadores cubanos como Adolfo Horta, Jorge Martinez de la historia reciente? ¿Viste algunas peliculas antiguas de peleas de Kid Chocolate? Esos fueron grandes entre los grandes y ganaban sus peleas limpiamente sin recibir apenas unos golpes por su depurada tecnica.
    Rigondeaux es uno de los mejores boxeadores de la historia del boxeo en el mundo y la pelea contra Donaire fue brillante por su correcta estrategia y depurada tecnica. Solo hay que ver como quedo inchada la cara de Donaire que apenas pudo tocar a Rigo con su poderosa pegada.
    Pedro aprovecha que Rigo ya no tiene rival en su peso y subete al ring con el para que le demuestres con golpes y no con blablabla que no tiene calidad y que es un fraude. Si que eres hablador compadre

  • el 17 abril, 2013 a las 7:11 am
    Permalink

    Sr, puede que tenga razòn…Bueno, puede no…tiene razón…Pero porquè decirle especulador a Rigondeaux…o porquè decirle transfuga?….No sè…yo respeto muchìsimo a todos los que se suben a un ring…Quien lo lee a usted se lleva la impresiòn de que escribe con odio, tanto a Rigondeaux como a Lara.

    Ahì en la foto lo veo con la bandera cubana..Ganò fiel a su estilo, en su esquina el mejor heredero de la escuela cubana de boxeo amateur…què otra forma de boxear se le podìa pedir..y ademàs ganò..en la boleta de los jueces…Què no es bueno para el negocio profesional, es verdad…pero que boxeò a su rival, quien no se dejò ganar, sino que no pudo ganar, tambièn es verdad

    Voy a poner lo que puse en otro post en cuanto al Rigo:

    Tenemos una grandìsima alegrìa, y como tal lo consideramos un gran logro de la escuela cubana de boxeo: El triunfo de Rigondeaux sobre el hasta ahora valorado como uno de los 3 mejores boxeadores lbs x lbs del mundo, y el mejor boxeador profesional del 2012, Nonito Donaire. El doble campeòn olimpico Guillermo Rigondeaux se llevó la victoria por decisiòn unánime en 12 rounds, haciendose con el cinturòn de campeòn mundial de Nonito y unificándolo con el que ya tenìa.

  • el 16 abril, 2013 a las 8:24 pm
    Permalink

    Es cierto que hay diferencias en los dos boxeos, en el profesional hay que agradar y hay Rigo perdio, el espectaculo tiene que satisfacer al publico y no lo hizo, y si Mayweather practica un estilo bastante similar, pero es un experto armando shows y escandalo para promocionar sus peleas, a Rigo eso le va a resultar dificil de igualar, el no tiene el carisma necesario.
    Dicho esto, creo que Rigo no quiso arriesgar su triunfo porque irse a los pinazos depues de tener la pelea ganada por puntos era arriesgarlo todo a un solo golpe y eso le convenia a Donaire. Pero de que le dio una clase magistral de boxeo al filipino no se atreve a refutarlo nadie. Ahora que Rigo es campeon mundial se puede lanzar a aniquilar gente, con la misma seguridad que lo hacia cuando boxeaba en el amateurismo.

  • el 16 abril, 2013 a las 5:35 pm
    Permalink

    Sr. Pedro Llera:
    Disculpe, pero si la pelea en algún momento lucio deslucida, que lo admito, fue totalmente culpa de la cautela de Donaire, él llegaba al ring con todos los medios de su lado, siendo campeón del mundo en 5 divisiones y dueño, según también los medios, de una “superpegada”. Siendo así, era Donaire quien tenía que haber apretado el paso para noquear al Rigo y no lo hizo, se quedó a atrás esperándolo todo el tiempo. ¿Le tendría miedo al Rigo?

  • el 16 abril, 2013 a las 4:05 pm
    Permalink

    A ver, el meollo del asunto radica en que hay una divergencia brutal entre BOXEOPROFESIONAL(así, en una sola palabra para que quede completamente deslindado de lo otro) y el boxeo, o boxeo amateur(aunque ese término a veces quede grande a algunos por sus muy distintos motivos para practicarlo, no siempre como simples “amantes” de la actividad lúdica). Esa pequeña inmensa diferencia está en el fin que se persigue en el BOXEO RENTADO, que no es otro sino agradar al público brindándole eso que supone una lucha encarnizada, brutal, con un tanto de técnica pero siempre y cuando esta no opaque la sangría. Veamos, la crítica especializada no ha convertido nada, la crítica le debe su existencia a un puñado de mafiosos que por medios ilícitos las más de las veces se hacen de dinero para montar esta clase de espectáculos, sin siquiera ensuciarse un poco las ropas, a costillas de dos que ponen en riesgo totalmente la integridad física-mental. No sé a qué estilo mexicano te refieres, desconozco si hablas de Ricardo López y Miguel Canto o estás mencionando a Rabanales o Antonio Margarito, en ningún caso por supuesto podrías hacer referencia de Julio César Chávez (el único, por supuesto, no el homónimo más jóven) o Juan Manuel Márquez por citar lo más menos contemporáneo. Si tienes un mínimo de datos entenderás que la diferencia abrumadora de estilos entre estos que recién menciono es brutal. Curiosamente todos campeones del mundo, los dos primeros en la lista con estilos mayormente técnicos, pulcros en las acciones defensivas y de ataques chispeantes y suficientes apenas para ganar decisiones una sí y otra también. Me parece que tienes un ligero problema de interpretación. Mi conocimiento del boxeo radica de estar en el gimnasio, de acudir a las arenas y de conocer de primera mano el andar de los boxeadores profesionales, este panorama ligado a la claridad con que Bosch y Cortázar, por citar dos de pronto, delinean la podredumbre del negocio boxístico. Yo en ningún momento asumí preferencia por ninguna clase de boxeadores ni de enfrentamiento. No tengo como preferencia el boxeo por encima del beisbol, el futbol soccer, o el futbol americano, me son totalmente irreleventes estos negocios. Si quisiera saber de sangre tendría suficiente mención de eso en diarios y televisión. Y discrepo totalmente contigo al considerar a boxeo amateur y profesional por igual. Sencillamente no hay punto de comparación, y te aseguro que los parámetros estéticos con que a esto se le consideraría un arte son tan pobres que no le alcanzan para esa categoría.

  • el 16 abril, 2013 a las 3:18 pm
    Permalink

    Pedro Llera, por partes para no perderme
    1- Debes reconocer que Rigondeaux si debo boquiabierta a la critica especializada. Recordar que nadie apostaba por el cubano. Es más se llego a decir que del 4 round no pasaba. El único que apostó por el cubano fue el entrenador de Campeón Mexicano Juan Manuel Márquez y hasta de viejo loco lo trataron.
    2. He tenido la posibilidad de disfrutar los dos (amateur y pro), hay algo que es innegable el Boxeo (Pro y amateur) es el arte de pegar y que no te peguen. Esto es el ABC del Boxeo como deporte, que la “critica especializada” lo haya convertido en la actualidad en un circo romano es otra cuestión a debatir.
    3- Por todo lo que dices evidentemente no te gusta el estilo de Rigondeaux, me imagino que el del Maywether tampoco te debe gustar para nada. Me imagino que lo te gusta es un estilo más frontal. En otras palabras dos tipos cayéndose a trompones y el que gana es el que más aguante, pero eso es tu elección y te la respeto. Ahora el asunto es que porque no te guste Rigondeaux, no debes desacreditarlo. Te pongo un ejemplo inverso, a mi no me gusta para nada el estilo mexicano. Creo que aguantan un vendaval de golpes por gusto esperando el momento en que un golpe lo decida todo y a veces ganando (toda victoria es bien merecida) terminan con la cara toda abollada, pero eso no me da el derecho de decir que son unos subnormales encima de un ring.
    4- Tu tocas un punto bueno y es la comercialización del boxeo y al parecer para que en la actualidad sea vendible, tal y como quiere una de las personas que le ha hecho más daño al Boxeo (ARUM) hay que ver a dos tipos destriparse. Y me surge la siguiente pregunta. si tu lo que quieres es ver sangre porque no ves las peleas de la UFC, ahí todo es permitido, la sangre y las peleas decididas al límite de la muerte es lo más normal del mundo.
    5- En fin amigo, no se trata de diferencias reales. Boxeo hay uno solo, con algunas diferencias entre el pro y el amateur que no hacen perder la esencia. Esto es un arte, no un circo romano.

  • el 16 abril, 2013 a las 11:34 am
    Permalink

    Dices así: “su inobjetable victoria no solo dejó boquiabierto a la crítica del boxeo profesional…”

    Y de inmediato denotas tu nulo conocimiento del boxeo profesional, que tiene casi nada de boxeo, muchísimo menos de deporte, que sencillamente es BOXEOPROFESIONAL, y ese término dista tanto de una actividad lúdica como Cuba de ser superpotencia económica. Al punto: este especulador de apellido Rigondeaux sólo tiene boquiabierto al mismo Bob Arum al darse cuenta de que le echó dinero bueno al malo, así de simple. Este transfuga(por su condición de correlón en el ring, sus determinaciones migratorias no cabrán en este comentario) no es boxeador profesional, así de sencillo, el mismo Arum(cabeza visible de una poderosísima mafia mundial), se ha dejado notar en comentarios, con un arrepentimiento terrible por haber subido al enlonado a este de estilo “apestoso”. El colega de motivaciones de este chacal del BOXEOPROFESIONAL, eterno suspirante de peleas grossas, de apellido Lara, no tiene una suerte un tanto diferente, salvo que los reflectores no le han favorecido al igual, y es claro que la calidad de ambos es de medianona hacia abajo para “este negocio”. El boxeo(entiendase este como el amateur), es un verdadero deporte, una actividad que requiere condiciones determinadas y basa sus reglas en movimientos de ataque y defensivos casi en igual proporción, donde la determinación está dada para ganar, vía anotando puntos, en acumular en una cuenta que los jueces dificilmente pueden perder de vista. El BOXEOPROFESIONAL no tiene mas que una lista de reglas no escritas que dictan inicialmente una preparación para evitar la muerte, porque esta es una posibilidad real arriba del enlonado de paga; un soporte económico considerable si es que se pretende llegar a lo más alto; no hay aliciente mayor para el boxeadorprofesional que llenarse las bolsas de dinero, “porque es su negocio”; el tener una correa que le ostente como campeón le supone el privilegio antes mencionado, aunque no siempre, ubíquese en este supuesto al “novel campeón” mencionado en este texto. Y como el BOXEOPROFESIONAL no admite doble error, habrá pronto un remiendo para que el cinto lo ostente un fajador, uno de esos sujetos que brindan sangre encima de sangre, carne y carroña para los que pagan buena cantidad de dólares por acudir a una función de ese tipo o disfrutar del circo a través de su televisor. Vaya, el boxeo y el BOXEOPROFESIONAL nada tienen en común, ni el peso de los guantes, ni las dimensiones del cuadrilatero, quizá como una mera alusión queda al ámbito amateur queda el campanazo… aun cuando en el BOXEOPROFESIONAL haya “descuidados” campaneros a los que de pronto “se les va el tiempo o los minutos se les hacen tan cortos”… será que el dinero determina también los patrones de tiempo en ese circo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *