El deporte en Cuba, otro logro de la Revolución

Por Elio Delgado Legón

La Ciudad Deportiva de La Habana

HAVANA TIMES — Antes del triunfo de la Revolución cubana, el primero de enero de 1959, el deporte en Cuba se limitaba a cuatro equipos de béisbol profesional y algunas individualidades que se destacaban, siempre por esfuerzo propio, porque la actividad deportiva y la recreación carecían completamente de apoyo estatal.

En la época pre-revolucionaria, no existía una infraestructura deportiva. El béisbol se jugaba, casi exclusivamente en la capital. Tampoco el país contaba con escuelas deportivas. Sólo podían practicar deportes los jóvenes de familias adineradas, que asistían a escuelas privadas, donde había algunas instalaciones para practicar deportes, pero casi siempre como entretenimiento.

Cuando triunfa la Revolución, la cultura física y el deporte son reconocidos por el gobierno como un derecho del pueblo y una forma de mantener una buena salud. Comienza entonces a construirse una infraestructura que fuera capaz de desarrollar el movimiento deportivo cubano y alcanzar la práctica masiva del deporte en todo el país.

Durante los últimos 54 años, a pesar de ser Cuba un país pobre, sin grandes recursos naturales, que depende, en lo fundamental, de la importación de petróleo para producir energía, que ha duplicado su población y que ha estado sometida a un bloqueo económico, comercial y financiero, cuyo objetivo confesado es crear dificultades, hambre y enfermedades para que el propio pueblo derroque al gobierno, la infraestructura deportiva se ha desarrollado y los resultados en esa actividad han convertido al país en una potencia en ese campo.

Es difícil resumir en el breve espacio de un comentario todo lo que ha hecho el país en materia deportiva, pero los resultados hablan por sí solos. Desde el comienzo de los Juegos Olímpicos, en 1896, hasta 1956, en 60 años, Cuba había obtenido sólo cuatro medallas de oro olímpicas. Sin embargo, partiendo de la nada, en los 54 años de revolución se han obtenido 67 hasta el 2012.

En todos los juegos Panamericanos en que Cuba ha participado, ha quedado en segundo lugar, detrás de Estados Unidos, excepto los celebrados en Cuba (1991), en los que quedó en primer lugar y en 1951, que quedó en tercer lugar. Antes de 1959 hubo dos Panamericanos, en el 51 y el 55, en los que Cuba obtuvo 10 medallas de oro entre ambos. Después de 1959, se han obtenido 829 medallas de oro.

Cuba ha desarrollado una infraestructura deportiva a lo largo de todo el país, que incluye estadios de béisbol en todas las capitales de provincias y en algunos municipios, muchos de ellos con iluminación para jugar de noche.

En La Habana se construyó un conjunto de instalaciones deportivas para celebrar los juegos Panamericanos de 1991 que incluyó espacios para todos los deportes.

El sistema de escuelas deportivas cubre todo el país y tiene su punto culminante en la Escuela de Superación para Atletas de Alto Rendimiento, en La Habana; pero mención aparte merece el Instituto Superior de Cultura Física Manuel Fajardo, en La Habana, una universidad dedicada al deporte y la cultura física.

Colaboración deportiva

En el campo de la colaboración en el deporte, cuba brinda ayuda técnica a más de 50 países a lo que se dedican más de ocho mil profesores y entrenadores. Como resultado de esa colaboración, para poner un ejemplo, en los Juegos Panamericanos del 2003 participaron 71 entrenadores al frente de equipos de 17 países. En las Olimpiadas de 2008, participaron 18 colaboradores, entre entrenadores, fisioterapeutas y médicos de 14 países.

Cientos de profesores, entrenadores y especialistas deportivos, de países del tercer mundo, se han graduado en Cuba en las escuelas de superación profesional o en el Instituto Superior ya mencionado. También en Cuba se creó la Escuela Internacional de Educación Física y Deporte, donde estudian más de mil 300 estudiantes de 71 países.

En el campo de la medicina deportiva, Cuba presta colaboración en los países de América Latina, los que tienen acceso al Instituto de Medicina Deportiva. Además, se construyó un laboratorio antidoping, que es el quinto en América y brinda servicios a los países subdesarrollados para contribuir a la lucha contra las drogas, que tanto daño hace al deporte y a los deportistas.

He tratado de reflejar en una apretada síntesis, lo que ha hecho la Revolución cubana en el campo del deporte, considerado un derecho del pueblo, citando sólo los elementos más sobresalientes, pues hay tema para escribir varios libros. Me refiero sólo al deporte de los músculos, pues el ajedrez lo trataré en un próximo trabajo.


6 thoughts on “El deporte en Cuba, otro logro de la Revolución

  • el 1 abril, 2013 a las 7:16 am
    Permalink

    Gracias a la revolucion, los logros en el deporte en nuestro país, son incalculables, pero ojo, nos estamos decuidando de algunas cosas, como por ejemplo,es hora que haya un estadio de futboll con categoria, y este nuevo sistema de la pelota cubana, acabará con ella, he perdido el interes por el beisbol, gracias a decisiones de no se quien, que acabó con nuestro pasatiempo nacional, no creo que esta sea la forma de elevar el techo de la pelota cubana, para mi debian ser los noventa juegos y que clasifiquen los 8 primeros, sin privilegios de regionalismo,por otra parte , parece que en la pelota solo existe el equipo de industriales, es el unico equipo que mas es televisado, y no pide tanto permiso para jugar de noche, gracias.

  • el 27 marzo, 2013 a las 5:21 am
    Permalink

    sin mencionar las exclusiones como las sufridas por el futbol. una pregunta, ha el periodista visitado la mayoria de las instalaciones nombradas?

  • el 24 marzo, 2013 a las 11:05 am
    Permalink

    No dudo que se dedicaron importantes recursos al deporte de alto rendimiento, eso es innegable. Lo que cuestiono es que otras cosas se dejaron al garete.
    Por ejemplo, el deporte de la gente común, las ligas de barrio, eso no tuvo ningún incentivo.
    Y aún hay una mancha en el expediente, el INDER prohibe el boxeo femenino.

  • el 24 marzo, 2013 a las 12:42 am
    Permalink

    No hay dudas que el esfuerzo ha sido intenso y en su momento rindió frutos. Hay que quitarse el sombrero. Pero no se puede vivir de memorias. El mundo cambia día a día y quien no se adapte perece. Cada vapuleada que sufre nuestro béisbol (¡ay, Holanda!) así lo indica. No hay que esperar a que un buen día hasta China nos derrote 12 carreras por cero…

  • el 23 marzo, 2013 a las 10:59 pm
    Permalink

    Esto parece un anuncio pagado. Havana Times deberia poner una seccion aparte para los clasificados. Por otro lado, con el mismo exito, Fulgencio Batista hubiera podido cantar loas a los logros del deporte durante su dictadura comparandola con los tiempos de la colonia, y que se lograron mas medallas que en todos los 5 siglos anteriores (contando los tiempos de Hatuey).

  • el 23 marzo, 2013 a las 4:18 pm
    Permalink

    Para leer esta basura compro que ano tras ano publican en granma compro el peridico que despues lo reciclo en el bano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *