Cuba Campeón con 4-1 sobre Holanda

Ray Otero (baseballdecuba.com)

Miguel Alfredo Gonzalez permitió solo dos indiscutibles y ninguna carerra en ocho entradas.

HAVANA TIMES, Oct. 31 — El equipo Cuba venció con marcador de 4-1 a su similar de Holanda y se coronó campeón de la XVII edición de la Copa Intercontinental de Béisbol en el estadio Intercontinental de Taichung, Taiwán, logrando así su onceno título en la historia de estas citas y reteniendo la corona que conserva de manera consecutiva desde el año 2002.

Un excelente pitcheo del derecho habanero Miguel Alfredo González, trabajando 8 capítulos completos, más relevo espectacular del también derecho Jonder Martínez para acreditarse el salvamento, ambos combinados con oportuna ofensiva de 10 indiscutibles de los nacionales, dieron al traste con las aspiraciones holandesas de destronar al vigente campeón y le permitieron a Cuba retener el título obtenido ante los propios holandeses en estas mismas tierras cuatro años atrás.

Y el triunfo tuvo un sabor diferente, diferente por todo lo que ha pasado el conjunto cubano durante los últimos años de competencia en la arena internacional, diferente por la desconfianza de sus propios fanáticos que por momentos parecían más críticos que sus propios enemigos sin siquiera considerar lo mucho que ha cambiado el béisbol alrededor del mundo pero en específico porque por vez primera este equipo no participó con hombres como las leyendas Pedro L. Lazo y Frederich Cepeda o además dentro del torneo el mentor Eduardo Martín efectuó cambios necesarios que hicieron ver al menos a tres de sus regulares como Alfredo Despaigne, Yoenis Céspedes y Michel Enríquez ir a la banca.

Pero este domingo Cuba demostró una vez más que no se dejará quitar la vanguardia del béisbol en el mundo, demostrado con un triunfo merecido por el conjunto haber jugado un gran torneo, terminar invicto y por el papel desplegado por  uno y cada uno de los jugadores integrantes de la nómina.

El Juego

El mentor Eduardo Martín mandó al montículo al derecho Miguel Alfredo González quien había tenido actuación ante China Taipéi en su anterior salida y el ya consagrado lanzador no lo hizo quedar mal. El habanero lanzó una joya de pitcheo durante sus 8 entradas de trabajo a tal punto que solo dos indiscutibles permitió, ambos dobletes, el último a la altura de la cuarta entrada. A partir de ese momento, MAG, trabajó de manera impecable  retirando a los últimos 14 bateadores enfrentados, 4 de ellos por la vía del ponche, y permitiendo a Cuba mantener una ventaja de 2-0. Tal fue el dominio del derecho, que a partir del último indiscutible aceptado en la cuarta y hasta la octava, solo empleó un total de 52 lanzamientos en su labor.

Y las que le dieron ventaja a Cuba llegaron en la parte baja de la tercera ante el abridor holandés Rob Cordemans. El derecho permitiría en ese inning doblete de José D. Abreu abriendo la entrada, sencillo de Ariel Pestano y un muy oportuno doble de Yorbis Borroto al izquierdo, que empujó las dos que hubieran sido suficientes para el triunfo.

Pero Cuba también desperdició oportunidades. En la cuarta los cubanos ubicaron corredores en tercera y segunda y un out y ante el relevista Nick Stuifberger – quien se hizo cargo de la situación y logró mantener el marcador cerrado hasta la octava entrada – falló Ariel Pestano con ponche y la amenaza se esfumó. En la quinta, nuevamente dos hombres anclaron en circulación, pero esta vez Alexei Bell cerró la entrada bateando para “doble play”. La última amenaza de Cuba fue en la séptima, por el indiscutible de Pestano al izquierdo pero esta vez Borroto terminaría la entrada conectando para otro fatídico “doble play”.

Pero en el octavo Cuba recibiría la compensación a sus esfuerzos. Otras dos carreras anotarían los nacionales ante el segundo relevista holandés, el derecho Driel Van Berry, cuando Duvergel disparó doble al central y Alexei Bell descargó toda la fuerza de sus muñecas sobre un lanzamiento en recta para meter la pelota sobre las cercas del jardín central. Cuba ganaba 4-0.

Todo parecía indicar que el conjunto ganaría de manera fácil y la dirección trajo al cerrador Yadier Pedroso para terminar lo que Miguel Alfredo había comenzado. Y el derecho, seleccionado un día antes como parte del Todos Estrellas del torneo, no tendría su mejor noche siendo recibido irrespetuosamente por la ofensiva rival. Pedroso abrió la entrada concediendo boleto a Kingsale, y luego permitiría sencillos consecutivos de Gregorious, Sydney de Jong y Smith, para que Holanda descontara una carrera y mantuviera las bases llenas sin aún el primer out en la pizarra.

La situación resultaba harto complicada cuando se apeló al derecho Jonder Martínez para tratar de contener la inspiración Naranja y al menos preservar la ventaja cubana. Y el relevo realizado por el habanero se debe poner a la par de cualquier otra hazaña realizada por alguno de nuestros jugadores a cualquier nivel anteriormente. Jonder primero retiró a Schoop en elevado corto al izquierdo que no pudo  usar el corredor de tercera para anotar, para luego ponchar sin tirarle  a dos de los más peligrosos hombres del lineup holandés, el tercera base Ray Legito y el jardinero Danny Rombley. Solo 9 lanzamientos necesitó Jonder para sacar los tres outs y dar el triunfo a Cuba, 9 lanzamientos que por lo visto en televisión llevaban mucho pero sobre todo cerraban una campaña internacional de lujo para el ya veterano de 32 años.

Al culminar el juego  la alegría desbordó el banco de los cubanos y el terreno de juego a donde todos corrieron a celebrar y saborear un triunfo de ellos bien merecido pero que de no haber ocurrido, hubiera de seguro encendido a la fanaticada nacional o a los más terrible críticos de nuestro béisbol fuera o dentro de la isla, pero al final, como siempre sucede, se impuso el mejor y esta vez, una vez más fue Cuba.

Pese a la Victoria todos deben saber que sin duda un triunfo en el béisbol internacional actual no resulta nada fácil, pues sino preguntar a la misma China Taipéi que con estrellas se su propia liga profesional y jugando en su propio patio fueron sin embargo desbancados de hasta la tabla de medallas del torneo, por un equipo italiano que merece también un especial reconocimiento por su trabajo consciente que los ha vistos no solo lograr el título europeo en este 2010 sino además su primera medalla de cualquier color en una cita intercontinental en la historia.

Por todo esto y mucho más, el valor del triunfo de Cuba posee un peso diferente, no importa los rivales presentes, el béisbol que se juega alrededor del mundo ha demostrado que ya no hay enemigo pequeño, que el solo hecho de mantenerse en la cima significa de por si un espectacular logro y en esto se basa el orgullo y respeto que sienten muchos fanáticos alrededor del mundo hacia el equipo nacional de Cuba, el respeto que se ha ganado el conjunto por su inigualable consistencia – pese a todas las adversidades conocidas y desconocidas por la afición – en lo más alto del béisbol mundial.

Héctor Olivera seleccionado Jugador Más Valioso

Olivera fue una de las bujías del equipo cubano durante el torneo liderando el bateo con .593 de average, los hits con 16, el porcentaje de embase con .607, el slugging con .926 y las carreras anotadas con 10. Su aporte al equipo fue vital en la obtención de triunfos ante Holanda en la segunda ronda donde bateó de 3-3 con 2 impulsadas, o ante Italia en donde conectó de 4-3 con una de las cinco empujadas de su conjunto y par de dobles. Olivera en este torneo asumió dos importantes turnos al bate pero a la vez muy diferentes, el de primer hombre y segundo en la alineación de Cuba.

En ambos cumplió su cometido y el reflejo de esto es su trayectoria por todos los  juegos del torneo.

Junto a Olivera otros cuatro cubanos se incluyeron en la nómina estelar. Son ellos el tercera base Yulieski Gourriel (.444 AVE, 1 HR, 8 CI), los jardineros Giorvis Duvergel (.391 AVE, 9 C, 2 HR), Alexei Bell (.476 AVE) y el lanzador relevista Yadier Pedroso (5 Inn, 9 SO, 0.00 PCL, 2 JS).

La relación completa de seleccionados es la siguiente:

C: Juan Angrisano (Italia)

1B: Curt Smith (Holanda)

2B: Héctor Olivera (Cuba)

3B: Yulieski Gourriel (Cuba)

SS: Mariekson Gregorius (Holanda)

LF: Lin Cheng Hsuan (China Taipei)

CF: Giorvis Duvergel (Cuba)

RF: Alexei Bell (Cuba)

LA: Pan Wei Lun (China Taipei)

LR: Yadier Pedroso (Cuba)


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *