Beisbol cubano erosiona viejos tabúes

Por Rogelio Manuel Díaz Moreno

Juan Carlos Muñiz

HAVANA TIMES — Para el espectador cubano, lo más sorprendente del juego de béisbol perteneciente a la etapa clasificatoria del III Clásico mundial, que disputaron el pasado jueves las selecciones de Panamá y Brasil, no fue la victoria del equipo sudamericano frente a los favoritos panameños.

Más bien debe haber sido la trasmisión, en Cuba, de un choque donde se registró la presencia de deportistas de origen cubanos de esta modalidad, jugando para un conjunto extranjero.

En el encuentro alinearon, por Brasil, el jugador de cuadro Juan Carlos Muñiz y el lanzador Ernesto Noris, ambos ex – miembros de equipos habaneros en la serie nacional de la mayor de las Antillas. Cuando les tocó aparecer, el locutor cubano los anunció con tono sobrio, y remarcó su formación en la escuela cubana de este deporte.

Es conocido que centenares de beisbolistas antillanos han emigrado y probado suerte en ligas de otras naciones. Hasta el presente, este fenómeno constituye una fuente de profundas mortificaciones para el gobierno cubano, cuyos medios de divulgación acostumbran a llamarlos “desertores”, y todavía les niega la posibilidad del regreso al país, al menos hasta la puesta en vigor de la Reforma Migratoria en enero próximo.

Este discriminador tratamiento se suele complementar con la anulación de sus personas por los medios de prensa oficialistas, que dejan de mencionar sus acciones y méritos incluso aunque hayan servido para importantes victorias del equipo nacional.

Este ostracismo se ha extendido al béisbol de países extranjeros, particularmente el de las Grandes Ligas estadounidenses. El aficionado cubano recibe decenas de horas semanales de varios deportes con participación de atletas foráneos, particularmente fútbol, pero le es vedada la contemplación de su deporte nacional practicado allende los mares.

En el pasado se estilaba el argumento del rechazo al deporte rentado, pero obviamente ya esta razón no se puede esgrimir. Lo que motiva entonces a los censores es, en opinión de los aficionados, que es en el béisbol donde más deportistas cubanos emigrados pueden encontrarse.

Esto no impide que selecciones de jugadas, juegos y temporadas enteras sean perseguidos por la fanaticada en las trasmisiones reservadas al turismo y a través de discos pirata, que recogen con frecuencia la actuación de destacados beisbolistas cubanos en las Grandes Ligas.

En el verano pasado, la afición cubana se ilusionó brevemente con el anuncio oficial de que la televisión nacional trasmitiría juegos de béisbol de torneos extranjeros, pero llegado el momento se sustituyó el espacio por fútbol.

Otra ocasión creadora de expectativas luego defraudadas la constituyeron las negociaciones para la posible participación de una selección nacional en la llamada Serie del Caribe. En el marco de este evento muchos previeron que, si finalmente se concretaba la participación de un equipo cubano, se verían muchos rostros de beisbolistas cubanos integrantes de las nóminas portorriqueñas, dominicanas, venezolanas y mejicanas.

Finalmente, en el juego de este jueves trasmitido por la televisión nacional del país aparecieron estos dos atletas emigrados a Brasil, y sus actuaciones no pudieron ser mejores: el bateador impulsó la carrera decisiva para su equipo y el lanzador se anotó el juego ganado. Brasil debe jugar al menos en otras dos ocasiones como parte de la eliminación de su grupo, así que es de prever que sus actuaciones vuelvan a ser trasmitidas.

Es posible que la fuerza de la vida esté erosionando algunos tabúes del Instituto Cubano de Radio y Televisión. Algunas emisoras provinciales mencionan ya con cierta libertad los resultados de la liga estadounidense.

Ernesto Noris Chacon. Foto: lasavispas-sc.blogspot.com

Aficionados y periodistas analizan las ventajas y desventajas de participación de deportistas cubanos como jugadores contratados temporalmente en equipos extranjeros, previo acuerdo con el INDER, organismo que atiende la actividad deportiva en Cuba.

Por mucho que se esfuercen los funcionarios reaccionarios, la vida es demasiado poderosa e impone lo inevitable. Un ejemplo patente puede encontrarse en la selección de España, que posee varios atletas cubanos y, posiblemente, coincida con Cuba en su grupo eliminatorio.

Al jugar y triunfar en un grupo de pre clasificación, la actuación del equipo ibérico fue comentada con cierta amplitud y, dentro del mismo, el rendimiento de sus atletas de origen cubano fue resaltada más o menos someramente, en dependencia de la fuente.

De enfrentarse al equipo nacional cubano, estos peloteros enfrentarían a sus ex – compañeros, evento común en el deporte profesional pero extraño y casi intolerable para las autoridades de aquí, que no podrían en ningún caso omitir algún reconocimiento respecto a la actuación de aquellos atletas.

Es posible que, dado que el Apocalipsis no ocurrió después de la trasmisión del juego de Brasil con sus cubanos emigrados, los censores del ICRT se relajen un poco, se erosione otro tabú, y los medios estatales cubanos de divulgación den otro tímido pasito hacia el reconocimiento de los nuevos tiempos.

Aunque los censores, en realidad, no estarían obligados a dar muchas explicaciones para volver a imponer el silencio luego de terminado el evento.


One thought on “Beisbol cubano erosiona viejos tabúes

  • el 17 noviembre, 2012 a las 3:31 pm
    Permalink

    Este tipo de trato a los deportistas cubanos, ademas de esa politica ridicula, tiene los dias contados, por las buenas o por las malas. A tomar purgante!!!!!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *