Alexei Ramírez y José Dariel Abréu: el regreso inesperado a Cuba

Por Ronal Quiñones

HAVANA TIMES — En parte, porque la prensa oficial ocultó la información, la presencia en Cuba de los peloteros Alexei Ramírez, José Dariel Abreu, Brayan Peña y Yasiel Puig resultó inesperada para la mayoría de los fanáticos.

Incluso en los medios informativos había incertidumbre sobre la llegada o no de los jugadores cubanos, y en la escueta nota divulgada solamente se hacía mención a Joe Torre y David Winfield, por lo que no fue hasta que los vieron en las inmediaciones del Hotel Nacional que se corrió la voz.

Alexei Ramirez (der) with Rey Anglada in Cuba.
Alexei Ramirez (d) con Rey Anglada en Cuba.  Foto: cubadebate.cu

Desde Estados Unidos sí se anunciaba desde semanas atrás el arribo de los beisbolistas, con nombres y apellidos, pero el silencio del lado de acá provocaba incredulidad. También se informó, sin muchos detalles, en la cadena multinacional Telesur, que puede ser vista en Cuba por señal abierta, pero en todo lo relacionado con el diferendo Cuba-Estados Unidos la prudencia recomienda esperar hasta que las cosas sucedan.

Finalmente llegaron todos, y la calurosa acogida que les brindaron sus compatriotas, ávidos de selfies y autógrafos, hace pensar que nadie hubiera podido controlar una avalancha popular en caso de darle mayor difusión a la visita.

Havana Times logró acceder hasta el hotel más famoso de Cuba y entrevistar a dos de los más seguidos, casualmente compañeros de equipo en los Medias Blancas de Chicago: Alexei Ramírez y José Dariel Abreu.

Ya Alexei había cumplido sus ocho años de “exilio” y había estado en su natal Pinar del Río, por lo que podía moverse por fuera del Hotel al igual que Peña, a diferencia de los otros dos.

“No fue una sorpresa”, me confesó al preguntarle por la visita. “Había estado en Cuba hace cuatro semanas, pero sí me puse contento por la oportunidad de volver a ver a mi gente, y feliz.

Estuve muy bien en Pinar del Río, compartí con la familia, al máximo por los ocho años que no pude regresar y estuve separado de ellos. El reencuentro fue algo muy especial y muy bonito, que hay que vivirlo y disfrutarlo.

“A quienes no veía hacía más tiempo era a mis hermanos y a mi sobrina, que cumple los 15 la próxima semana y se lo vamos a celebrar; también compartí con mis tíos, porque mi familia es bien numerosa.

“El equipo de Pinar no puede faltar, estuve en casa de (Pedro Luis) Lazo y compartí con él, con (Luis Giraldo) Casanova, con Juan Carlos Linares, con otros que jugaron conmigo en Pinar de muchachos, y si Dios quiere cuando regrese trataré de reunirlos a todos y recordar anécdotas.”

Con respecto a su futuro en las Grandes Ligas, dijo que su representante está negociando actualmente, y él, por su parte, se prepara, entrenando todos los días.

Allá has jugado una posición que no era la habitual aquí, ¿cómo lo asumiste?

“Realmente allá fue donde se dio la posibilidad de jugar en la posición que siempre preferí, que era el campo corto. Logré aprovecharlo, porque desde que comencé en el béisbol era mi posición natural; lo que pasa es que en Pinar se me hizo difícil, porque (Onel) Olivera estaba establecido, y como lo que yo quería era jugar béisbol, se me dio la posibilidad de jugar otras posiciones y acepté.”

¿Te mantienes al tanto de lo que sucede en la pelota cubana?

“¡Claro!, del equipo Cuba y de la Serie Nacional, el cubano no pierde esa esencia. Lo sigo por Internet, porque la señal es complicada.”

¿Fue dura la adaptación?

“Ozzie (Guillén) me dio la posibilidad de jugar todos los días, y la confianza que necesitaba por haber atravesado por tantas situaciones difíciles. El idioma no puedo decir que me haya afectado, porque el deporte no cree en idiomas, sino en saber hacer las cosas. Más me afectó el frío, tuve que adaptarme rápido porque son varios meses de temporada. Por suerte, en los últimos años siempre ha habido cubanos, y todo el que llega a mi equipo será bien recibido. Así hizo (José Ariel) Contreras conmigo, y así trato de hacer yo, para ayudar en lo que pueda.”

Para Pito sí fue una sorpresa

José Dariel Abreu
José Dariel Abreu

A diferencia de Alexei, para “Pito” Abreu la convocatoria para regresar a Cuba sí fue una sorpresa, más aún porque legalmente él no puede visitar la mayor de las Antillas durante ocho años, como resultado del veto para quienes abandonan el país de manera ilegal, como fue su caso.

“En primer lugar me siento muy agradecido por esta oportunidad de regresar a mi Patria. Me sorprendió, nunca me imaginé que regresaría tan pronto, y mi principal objetivo era ver a mi niño, que no lo había visto desde que me fui.”

¿Cómo es la relación entre los cubanos en Estados Unidos?

José Dariel Abreu: Desde que llegué a Chicago, los cuatro cubanos nos hemos ayudado mutuamente. No hay palabras para agradecerles. Estoy satisfecho de lo que he hecho hasta ahora, pero lo veo como un punto de partida en mi carrera en Grandes Ligas, y con el favor de Dios espero obtener más logros. Lo primero es estar saludable para poder hacer las cosas que queremos.

¿Estarías dispuesto a volver a jugar con la selección nacional?

JDA: Todo cubano que está fuera siempre está en disposición de jugar con la selección, por nuestra Patria. Tengo bien en cuenta a Cuba y a mi Cienfuegos, los sigo mucho, porque me siento cubano y veo a mis compañeros tratando de hacer las cosas de corazón.

De Cienfuegos extraño todo, soy cubano ciento por ciento, ojalá tuviera la oportunidad ver a la gente que me hizo pelotero, pasear por el malecón de Cienfuegos y saludar a Peter (el niño discapacitado al que le dedicaba sus jonrones en su tierra natal), mantenemos una comunicación bastante buena. Tengo la idea de hacer una especie de donación en mi provincia, pero ahora mismo no tengo nada concreto en la mano, porque no depende solo de mi deseo.”

¿Te parece que esta visita puede normalizar el arribo de cubanos a Grandes Ligas?

JDA: Creo que esta visita es un punto de partida para todas las cosas buenas que pueden llegar, personalmente no sé si podré venir con más frecuencia, pero es mi deseo.”

One thought on “Alexei Ramírez y José Dariel Abréu: el regreso inesperado a Cuba

  • espero que tambien les diga a los “futuros prospectos” de grandes ligas que no dejen que el gobierno cubano les “negocie” los contratos, que lo hagan ellos personalmente, sin intermediaries.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *