X Alfonso

El Puente Musical Desde Cuba*

por Osmel Almaguer

X Alfonso. Foto: caimanbarbudo.cu

HAVANA TIMES, 20 sep. – Figura entre los músicos jóvenes cubanos más talentosos y polifacéticos de la actualidad. Su obra de fusión combina diversos géneros como el jazz, el pop, el rock, la música electrónica, el hip hop, los timbres de origen africano, y cualquier otro ritmo que encuentre apropiado para un tema en  específico. Graduado de piano en la Escuela de Música elemental, y más tarde en la Escuela Nacional de Arte (ENA), comienza su carrera musical con el grupo “Síntesis,” dirigido por sus padres.

Posteriormente funda la agrupación de rock “Havana,” en la que se desempeña como bajista, vocalista, arreglista y compositor. Continúa su carrera en solitario a partir de 1993, ofreciendo conciertos en los teatros de La Habana con mucho éxito. Ha compuesto música para compañías y espectáculos danzarios, así como para largometrajes de ficción. Recientemente ha incursionado con éxito en la realización de videos clip. Muestra de su reconocimiento social, es que siendo un artista cuyos presupuestos son la marginalidad y la crítica a la degradación humana, su música es utilizada en secciones del Noticiero Nacional de Televisión (NTV). Ha realizado los discos: Mundo Real (2000), X Moré (2001), Delirium Tremens (2002), Civilización (2005) y Revoluxion (2007).

ÁNGELES del CD Revoluxion (2007)

Los ángeles son esos seres mitológicos a los que el hombre les ha atribuido las virtudes de la bondad y la inocencia. Esta es la historia de un ángel caído:

Amaneció. Corría cansado / huyéndole al sol. Sus alas ya / no tienen

la fuerza para / regresar. Se quedó / un ángel / perdido / queriendo

volver.

Entonces se sentó en lo alto de un tejado / con sus alas recogidas y

su vestido porcelana / y empezó a mirar / como la especie humana era

la única que se destruye y eliminan entre sí / y como las ciudades

viven dentro de una atmósfera agobiante absurda en decadencia. Tu piel

pervertida sin razón. Entonces se asustó.

Comenzó a llorar / perdido en el centro de una gran ciudad. Estaba mal

/ saturado del mundo que Dios / le enseñó. Preguntó / y nadie / nadie

/ lo oyó.

Corría y se caía con sus alas / arrastrando su vestido-porcelana /

preguntando en pleno tráfico y la gente se alejaba / le cerraban

ventanillas / le empujaban y gritaban. Le tiraban las monedas / y

hasta a veces lo humillaban / entonces empezó a cantar. (Vocalización de lamento).

Creían que era un lobo más. Lo esposaron y encerraron / por un largo

tiempo. Le arrancaron sus alas / su vestido-porcelana. Le arrancaron

de sus ojos / la inocencia que llevaba. Solo miró al cielo / y sus

lágrimas brotaban. Así pasó su tiempo en una cárcel muy lejana. Luego

lo soltaron.

Ahí va él / durmiendo en las calles / no sabe quién es. Los ángeles /

son los vagabundos que están / con él / que saben quién es / que

esconden / sus alas / de este mundo tan cruel.

Por eso es / que nunca los vemos / pasar.

—-

Lo expresivo y extenso de la letra de esta canción, me impele a comentar lo menos posible.  Solo lo esencial.  La idea que recorre este tema de una punta a la otra es que todos, en algún momento, hemos sido ángeles caídos. Almas que venimos de otra dimensión. Almas puras, que caemos en este mundo construido por la codicia de otros ángeles, que desde hace mucho perdieron sus alas, y se adaptaron.

Esta es una historia urbana. Quizás, la de esos seres que no pudieron alienarse, que no pudieron adaptarse a la ley del más fuerte.

Es una crítica furibunda a nuestra propia hipocresía, por soñar a diario con seres idealizados, y no saber ver que están entre nosotros, porque somos nosotros mismos esos ángeles.

Es una crítica a la superficialidad, por juzgar lo bueno por su apariencia y condenar lo que no conocemos. Es una crítica a la humanidad que hemos levantado, y una alerta porque se nos fue de las manos.

Es, también, una hermosa fabulación. Un canto homenaje a esas personas que muchos desprecian, los vagabundos.

Y viniendo de Equis, el instrumental de la canción no podía ser otra cosa que un vals moderno, colmado de timbres actuales (Hip hop, Trip hop) más bien tétricos; como fluyendo a través de un conducto metálico estrecho.

Sonidos parásitos de la tecnología, distorsiones utilizadas para recrear esa atmósfera de mundo intermedio, en la que los seres de dos dimensiones coinciden. Adecuada apoyatura a esta hermosa letra, que recicla elementos de la marginalización.

*El Puente Musical Desde Cuba:  Este material es parte de una serie con el fin de promover la comunicación entre la gente de las diversas regiones del planeta.  Estaré utilizando una narración sencilla para hacer llegar al público interesado el mensaje que trasmiten esas canciones cubanas que por su escaso potencial comercial y las dificultades que supone su traducción, a veces permanecen en un estancamiento comunicacional, a pesar de ser verdaderas joyas de la cultura cubana.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *