William Hernández y el Obba Drums

Por Irina Echarry, fotos: Caridad

William Hernández

HAVANA TIMES, 3 ene — William Hernández es un percusionista venezolano enamorado de la música afrocubana. En el mes de noviembre (*) presentó, junto a Los Muñequitos de Matanzas, su creación: el cajón Obba Drums.

Un cajón con el que se pueden tocar diversos géneros musicales y que reúne la sonoridad de muchos otros instrumentos, algunos utilizados en la música afrocubana.

Este cajón lo creé en un momento difícil en mi vida, estaba sufriendo una depresión muy grande porque un hijo de tres días de nacido se me fue al cielo, y jamás pensé que en el momento más fuerte de mi vida iba a hacer un instrumento que diera mucha alegría,” contó William.

Con humildad mostró las virtudes de su obra y respondió algunas preguntas.

HT: ¿Usted se dedica a construir otro tipo de tambores como tumbadoras, batás?

William Hernandez: Hacía tambores batá, ya no los fabrico. Ahora me dedico solo al cajón porque el tambor batá es complicado, yo lo hago enterizo y entonces es demasiado trabajo para lo que la gente quiere pagar por un instrumento de esos. El cajón que hago es original, nadie lo había hecho antes.

HT: ¿Cómo aprendió a hacer los tambores?

WH: Bueno eso surge de necesidades, quién más que un músico para hacer los instrumentos, es una necesidad. Tampoco es fácil, y con esto no quiero pecar de no ser modesto, pero eso es un don. Como ser músico es un don; fabricar los instrumentos también. Lo que pasa es que a veces nos da miedo hacer las cosas, pero yo le tengo miedo a no hacer ná.

HT: ¿Cuáles son las ventajas de este cajón?

WH: Es un instrumento muy liviano, pesa 5 kilo, es muy fácil su maniobrabilidad. Está diseñado para tocar a 65 cm que es la altura de la banqueta del piano, para que la columna quede totalmente recta.

Tiene una superficie muy lisa para que no se le dañen las manos al percusionista. En esta superficie se pueden generar diferentes sonidos y ritmos: guarapanchangueo, bolero, los tres batá, tumbadora alta y baja, funk o rock, se puede toca flamenco, peruano, hasta reggaeton, y algo de afrovenezolano. Para tocar una rumba se hace la clave con la mano izquierda y con la mano derecha se hace un tumbao y un tres golpes. Es un aporte para que el músico percusionista desarrolle más su capacidad.

HT: ¿Qué madera utiliza?

WH: Es un compuesto de una chapa de 9 mm y la parte de arriba la superficie del cajón es de 3 mm, de cedro.

HT: ¿Ya lo ha comercializado?

WH: Sí, el cajón ya está en Nueva York, Canadá, Italia. ya se han hecho varias grabaciones con él, Alejandro Sanz grabó un tema con Sting y Alicia Key, la primera producción de Carlos Martín,  percusionista de Alejandro Sanz y arreglista a la vez de la Niña Pastori, que estuvo nominado al Grammy;  Michael Ciro que es guitarrista y director musical de la banda de Alejandro Sanz y de María Carey; Armand Sabal Lecco un bajista africano.  En Venezuela lo tiene el percusionista Vladimir Quintero, que lo ha difundido en el país.

HT: ¿Le interesa insertarlo en Cuba?

WH: Sí, sí, en cualquier parte del mundo.

HT: Es que nos parece muy bueno para los músicos jóvenes que no tiene dinero suficiente. Aquí es difícil adquirir una tumbadora o un juego de batá, con eso sería mucho más fácil.

WH: Bueno, sí, vamos a ver si se abre un convenio entre Venezuela y Cuba con el mercado del Alba, pero como yo no he tenido el apoyo del estado venezolano, todo esto lo estoy haciendo con mi dinero. Si me apoyaran sería genial para traer mi instrumento a Cuba, comercializarlo.

HT: Usted dijo que no era muy ducho en música afrovenezolana ¿y eso cómo es?

WH: Porque yo he vivido 27 años tocando la música afrocubana y la música es como la comida: tú te comes lo que te gusta. Yo no vivo de la música afrovenezolana y eso no me quita que sea venezolano o que sea más cubano que venezolano, porque la música es del mundo no es de nadie, no le pertenece ni a un color ni a una raza ni a una religión. Cuando hice se cajón no pensé si iban a tocarlo negros, blancos, amarillos o verdes, eso no me importó. Lo que pensé fue que era una necesidad para mí y un aporte para la música afro.

(*) William se une al público y baila con el ritmo que los Muñequitos sacan de su Obba Drums, cajón realizado de manera empírica. Al verlo bailar cualquiera piensa que William es un rumbero cubano.

 

One thought on “William Hernández y el Obba Drums

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *