“Ver las cosas donde nadie las ve”

Puente Musical desde Cuba*

Osmel Almaguer

aliesky-2
Aliesky Pérez

HAVANA TIMES — Aliesky Pérez es uno de esos trovadores que mantienen viva la esencia de su condición. Guitarra y mochila en mano, no duda al emprender un viaje para compartir su música con el público de los más disímiles lugares de la Isla.

Desde su natal Pinar del Río hasta el oriente,  pasando por Matanzas, donde actualmente reside, o tomando el catamarán para darse un brinquito hasta la Isla de Pinos, todo “el caimán” le vale para nutrirse e interactuar.

Sus letras destacan por la belleza y profundidad, llegando a tocar lugares hondos en quienes le escuchan; así como por su espíritu crítico y sagaz.

Desde el punto de vista musical, “sus composiciones tienen influencias del jazz, el rock, el reggae, la música brasileña, el flamenco, entre otros géneros, logrando una fusión particular en su búsqueda de un lenguaje auténtico y contemporáneo”.

De su trayectoria, ha dicho Manuel Leandro Ibarra: Un joven que apuesta por una canción comprometida, contando la historia de su generación sin trampas ni atuendos para el engaño.

Se inició como cantautor en el año 2007 cuando emigra a la “Atenas de Cuba”. Integra el trío Miscelánea y es invitado al 3er Encuentro Provincial de trovadores auspiciado por el proyecto Suerte de Cangrejos, de la ciudad de Cárdenas.

Como integrante de esa agrupación, compuso para dos espectáculos teatrales del grupo La Proa: Cenicienta y Aventura con el televisor, y participó en concursos musicales donde obtuvo resultados significativos.

Trabajó como aficionado con la Orquesta Pelayo y su Iyá, tocando la trompeta. Ha compartido escenario con los trovadores Raúl Torres, Erick Méndez, Tony Ávila, Geraldo Alfonso, Diego Gutiérrez, Adrián Berazaín, Rey Montalvo, Carlo Fidel Taboada y el grupo Moncada. Actualmente conduce y dirige el espacio Entre col y col, en Matanzas. Es miembro de la Asociación Hermanos Saiz.

Reptil propio  (Demo: “A contra viento”)

Mi realidad se disfraza con viejas carencias / y la nostalgia parece más grande que Dios. / Del otro lado del muro le miro de frente, / cuando era niño aprendí a vivir del valor.

Tintos en sangre mis padres soñaron su tierra, / sueño que trajo consigo / pasión y dolor. / Si regresaran mis padres tan solo un segundo / me tocaría pedir, de rodillas, perdón.

Aliesky Perez, centro.
Aliesky Perez, centro.

Y habrá que encontrar nuestra revolución / dentro de un latido que vive escondido, profundo en el pecho. / Hoy toca disparar: fuego a discreción. Que un caimán que parece asustado y vencido me mira de espalda. / Un caimán que parece / dormido.

Estribillo:

Cocodrilo verde de las intenciones (buenas) / con moral de un noble porvenir, / ¿dónde fue que se quedaron tus razones? / ¿dónde fue que preferiste morir?

Cocodrilo verde de las ilusiones (raras) / con moral de un doble porvenir, / ¿dónde fue que se quedaron tus canciones?, / ¿dónde fue que preferiste morir?

Aunque parezca perdido en mi tiempo  / un detalle, / puede que salve al que sigo / y al que sueño ser. / Me dijo la historia querer es saber que se puede. / Me grita la rosa la espina / no solo es dolor.

Tenacidad, debe ser quien nos muestre el camino, / que se versiona a sí mismo para confundirnos. / Hoy toca mirar con el ojo más fino y amigo, /  sobre mi fuerza he corrido por llegar a ti.

Y habrá que encontrar nuestra revolución / dentro de un latido que vive escondido, profundo en el suelo. / Hoy toca disparar: fuego a discreción, / que un caimán que parece asustado y vencido me mira de espalda. / Un caimán que parece asustado y dormido me mira, se calla. / Mi caimán…

Estribillo:

Cocodrilo verde de las intenciones (dobles) / con moral de un noble porvenir,  / ¿dónde fue que se quedaron tus canciones?,  / ¿dónde fue que preferiste morir?

Cocodrilo verde de las ilusiones / con moral de un noble porvenir, / ¿dónde fue que se quedaron tus canciones?,  / ¿dónde fue que preferiste morir?

Aliesky Perez
Aliesky Perez

Se trata, a todas luces, de un canto a Cuba; pero no de un panegírico desprovisto de objetividad, sino de un poema lleno de amor y dolor; un resumen de lo que hemos sido en estos años de revolución.

Refleja la realidad que se vive desde un punto de vista anímico, pero también histórico. Habla de valores que se vuelven contra nosotros, de intensiones buenas y dobles, y de ilusiones raras.

Habla también de una realidad disfrazada con viejas carencias; porque resulta increíble, pero cierto, que aún no hayamos superado ciertos problemas, y que encima los usemos como palancas movilizadoras del pueblo, evadiendo la dureza de nuestro vivir.

Contrasta así el discurso de la historia con el de la rosa. Aquel, centrado en el sacrificio por un objetivo concreto; esta, creyendo posible, también, la belleza.

Aliesky, a pesar de su juventud, demuestra un sólido basamento ético. Forma parte de sí, como también la sensatez y la intuición.

Integralmente, se trata de alguien que sabe lo que está en juego, que no se conforma con las injusticias y pone su guitarra a disposición, cual fusil, para encontrar esa revolución que todos llevamos dentro.

“Reptil propio” es esa canción comprometida, que no se entretiene en banalidades, conoce y cumple su papel en el contexto histórico al que pertenece, y lo hace con belleza y sensibilidad.

Llena de cubanía, le canta a su cocodrilo; ese reptil que también, de cierta manera, todos llevamos en nuestro pecho, que ayudamos a construir y que es único y múltiple.

Aliesky Pérez no es un cazador de cocodrilos buscando sacar partido de la situación. Solo intenta buscar lo perdido, aquello que había de bueno y de noble cuando nuestros padres, tintos en sangre, soñaron la tierra que pisamos.
—–
(*) El Puente Musical desde Cuba: Este material es parte de una serie con el fin de promover la comunicación entre la gente de las diversas regiones del planeta.  Estaré utilizando una narración sencilla para hacer llegar al público interesado el mensaje que trasmiten esas canciones cubanas que por su escaso potencial comercial y las dificultades que supone su traducción, a veces permanecen en un estancamiento comunicacional, a pesar de ser verdaderas joyas de la cultura cubana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *