Una noche con Temperamento

Irina Echarry, photos: Caridad

Roberto Fonseca, Javier Zalva, Omar Gonzalez.

HAVANA TIMES, 24 junio — Era la noche del jueves 17 de junio, la sala Chaplin estrenaba el documental Temperamento, de Jorge Fuentes. Un calor intenso inundaba el local. El público, ávido de buena música, pudo disfrutar, además, de un concierto del pianista Roberto Fonseca y el grupo Temperamento.

La cinta recoge fragmentos de la vida de los músicos, ensayos, reuniones familiares, escenas cotidianas, imágenes fotográficas, así como actuaciones en la Zorra y el Cuervo, la meca del jazz cubano.

Durante 52 minutos podemos vivir de cerca las emociones de la música hecha por Javier Zalva (saxofón barítono, alto, soprano, flauta y clarinete); Omar González en el contrabajo; el virtuosismo de Ramsés Rodríguez en el drums y la imaginación e impecable ejecución de Fonseca en el piano, atributos que han convertido a la agrupación en una de las favoritas de la Isla, en lo que al mundo del jazz se refiere.

Ramses Rodriguez

Si bien el documental no se caracteriza por grandes postulados estéticos, ni un discurso profundo sobre el género musical, sirve para inmortalizar a estos músicos que ya hace más de una década se unieron en un empaste armónico total. Jorge Fuentes utiliza el cine experimental para estar a tono con la múscia que muestra.

Constante innovador, Fonseca sorprendió al público presente con temas conocidos como Se te va la vida, donde Ramsés se destaca en un solo; Suspiro, El soñador está cansado que se refiere a la búsqueda de algo nos llene, y uno nuevo: San Miguel, dedicado al barrio donde el joven pasó parte de su juventud.

Dos invitados, la cantante Danay Suárez quien dio las gracias por la oportunidad y el percusionista Andrés Cuallo, habitual en las presentaciones de Temperamento, que nos dejó escuchar: Mi negra Ave María con su estilo “basado en los colores,” según dijo Fonseca, “en Cuba hay gente que piensa en los colores, en el silencio que también es música.”

Roberto Fonseca

La empatía de Fonseca con el público que lo sigue es más que justificada, el músico interactúa con la gente, las pone a corear, bailar y les dice: “la música que hacemos es para ustedes.”

Fonseca reconoce que el mundo está revuelto, lleno de problemas y desea que cuando el público acuda a sus conciertos: “salga como si hubiera dado un viaje a un lugar de paz.” Y lo logra, por la alegría que desborda cuando toca el piano.

Servirá este documental para el futuro: “la gente dirá que hubo en algún momento un grupo llamado: Temperamento….”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *